#Coronavirus: Unidos contra la desinformación y el pánico en México y el mundo

El Dr. Gustavo Reyes Terán mencionó fármacos que podrían ser efectivos contra el coronavirus y provocó escasez que pone en peligro la vida de pacientes que necesitan el fármaco para tratar otros males.

De buenas intenciones está empedrado el camino del infierno. La frase puede aplicarse al mal manejo de comunicación que ha hecho el Dr. Gustavo Reyes Terán, titular de la Comisión Coordinadora de Institutos Nacionales de Salud y Hospitales de Alta Especialidad y uno de los expertos en los que confía el presidente López Obrador para que lo ayuden a sacar adelante al país frente a la pandemia del Coronavirus.

El Dr. Reyes Terán es un asiduo asistente a las conferencias de prensa del gobierno federal para informar sobre las acciones del coronavirus. Sin embargo, ha mostrado graves fallas en el manejo de información, lo que a continuación señalamos.

El lunes 2 de marzo de 2020, Reyes Terán acompañó al presidente López Obrador y al subsecretario Hugo López-Gatell a la conferencia matutina, considerado uno de los instrumentos de comunicación de mayor relevancia para el gobierno federal, debido a que se ha convertido en referente sobre lo que el gobierno considera importante dar a conocer a los medios de comunicación y al público en general. Participar en ese foro debería implicar un alto grado de responsabilidad no sólo en lo que se va a comunicar, sino en la manera en que se comunica. Reyes Terán no estaba preparado.

En su intervención inicial, sin que mediara pregunta, dijo que quería señalar que, en este momento no hay tratamiento específico para el coronavirus, pero que hay algunos medicamentos que según pruebas de laboratorio están resultando efectivos en su actividad contra el coronavirus. Dijo también que hay colaboración con institutos nacionales de salud de Estados Unidos para probar su eficiencia. Hasta ahí teníamos una declaración que evidentemente buscaba generar confianza en la actuación de las autoridades no sólo del sector salud, sino del gobierno mexicano. El problema surge cuando Reyes Terán menciona el nombre de los medicamentos sin prever que esa información podría generar compras de pánico.

Alguien podría argumentar que el funcionario no podía prever esa reacción. Estaría equivocado, porque la preparación para ser vocero ante una crisis proporciona herramientas para prever escenarios buenos, regulares, malos y catastróficos. El escenario de compras de pánico era previsible.

Escribo este reporte porque recibí un mensaje de WhatsApp de una amiga cercana que me dijo que tiene una enfermedad que requiere ese medicamento y ya no lo encuentra disponible en ninguna parte. Tenemos un grave problema mundial con el coronavirus y las declaraciones irresponsables de un funcionario han creado problemas adicionales para quienes tienen otros padecimientos que sí curan los medicamentos mencionados por Reyes Terán. Mi amiga me pedía que difundiera su mensaje de WhatsApp. Preferí investigar más a fondo para corroborar su información (que no estuviera difundiendo una cadena escrita en primera persona y que la información fuera falsa) y para dar contexto. En esta nota no doy los nombres de los medicamentos porque no quiero contribuir a las compras de pánico. Pero la información que doy a conocer se puede consultar en la versión estenográfica de la conferencia matutina del 2 de marzo 2020 (Enlace a la versión estenográfica).

El viernes 13 de marzo de 2020 el presidente López Obrador y el subsecretario López Gatell destinaron la mayor parte de la conferencia matutina a denunciar estrategias de desinformación deliberada que pretenden sacar provecho político o económico del pánico generado por el coronavirus. Se comprometieron a que el gobierno informará de manera permanente, reconociendo que la información precisa es el mejor antídoto contra el virus de la desinformación. El presidente reiteró su confianza en la información de los expertos y pidió a la gente que se informe y sólo difunda información confiable.

Gustavo Reyes Terán deberá ser llamado a cuentas por el presidente López Obrador y el gobierno deberá desautorizar de inmediato la desafortunada declaración. Es lo menos que merecen los enfermos que se están viendo afectados por las compras de pánico.

Mi nombre es Regina Santiago Núñez y soy presidenta del Observatorio y Monitoreo Ciudadano de Medios, OMCIM. Llevo 3 años en una intensa campaña contra las estrategias de desinformación deliberada. Creamos un personaje que es el “Monstruo de la Desinformación” y su lema es: “Verifica antes de compartir”.

En el OMCIM estamos convencidos de que el mejor antídoto contra la desinformación es la educación de las audiencias. Si tienes alguna consulta sobre la información que quieres compartir puedes localizarme en @regi_santiago y FB: Regina Santiago Núñez.