Las fake news y la retórica antimedios: Hannia Novell (Eje Central)


Al observatorio de medios OMCIM le parece relevante el comenario siguiente:

Las fake news y la retórica antimedios

Hannia Novell, Eje Central

El presidente de Estados Unidos es el mayor proveedor mundial de las #FakeNews o las informaciones falsas, y al decirse víctima de ellas, las utiliza para empujar una retórica contra los propios medios.

Para leer el comentario completo sigue el vínculo

Anuncios

3 comentarios sobre “Las fake news y la retórica antimedios: Hannia Novell (Eje Central)

  1. Por: López López Rafael Oliver (FCPyS)

    Hannia Novell, periodista ganadora del Premio Nacional de Periodismo por su cobertura en Irak, habla en su columna sobre el atentado ante la libertad de expresión y cómo esta situación ha llevado al declive a muchos países, que se consideraban poderosos, en el ranking de las naciones más democráticas en el mundo.

    Novell aborda el caso de Estados Unidos y Donald Trump donde menciona que la llegada al poder del magnate precipitó la caída de los periodistas, puesto que han sido acusados de difundir informaciones falsas. Estados Unidos actualmente se encuentra en la posición 43 al haber retrocedido dos lugares en este año según el informe de Reporteros Sin Fronteras (RSF) citado por la periodista.

    En dicho informe, Noruega es el país con mayor libertad de prensa, mientras que Corea del Norte se ubica en el último lugar al estar consolidada como una dictadura donde el simple hecho de escuchar una radio extranjera en dicho país, puede llevar a uno a ser recluido en un campo de concentración.

    La periodista diría al final de su columna lo siguiente: “Cuando un reportero es callado con las balas, la sociedad es herida en uno de sus derechos fundamentales: saber y conocer”. Y esto se relaciona directamente con aquellas palabras dichas por Javier Valdez, periodista y escritor asesinado en Sinaloa el pasado lunes: “Un periodista asesinado es una voz menos para el pueblo”.

    México, según datos de Reforma, es actualmente el primer país líder en asesinato de periodistas. Si bien, la importancia radica en informar a la gente, la responsabilidad recae en las instancias gubernamentales quienes no han brindado mecanismos de seguridad para cada uno de los periodistas que salen en búsqueda de historias.

    No obstante, a raíz de los múltiples asesinatos ocurridos en este año, el día de ayer Enrique Peña Nieto salió a dar una conferencia donde afirmó que fortalecerá la fiscalía con mejor personal y habrá una mayor coordinación entre policías locales y federales, porque para él “la violencia perpetrada contra periodistas y defensores de los derechos humanos ha abierto una profunda herida en nuestra sociedad”. Ante estas declaraciones será bueno dejar la duda con aquellas palabras también dichas por Javier Valdez: “la principal amenaza para el periodismo mexicano no es el narcotráfico, sino la clase política. Le temo más al gobierno que al narco”.

  2. “Cuando un reportero es callado con las balas, la sociedad es herida en uno de sus derechos fundamentales: saber y conocer” se lee en la columna de Hannia Novell. La situación de inseguridad en México es grave, pero aún es más grave en el gremio del periodismo. En lo que va de 2017, un periodista fue asesinado por mes. El último periodista asesinado fue Javier Valdez Cárdenas en Culiacán, Sinaloa. Javier Valdez era más que un escritor y periodista, era la voz de las víctimas del narcotráfico. Javier Valdez escribía lo que sucedía en el México real.
    Javier Valdez era conocido por su gran trabajo y gran valentía. En 2011 recibió el Premio Internacional de la Libertad de Prensa otorgado por el Comité para la Protección de Periodistas. En dicho evento dio un discurso y dijo: “ he sido periodista en estos 21 años y nunca antes lo he sufrido y gozado a la vez, con tanta intensidad y tantos peligros.
    Antes de criticar la casa de tu vecino da tres vueltas a la tuya. Llama la atención que en el texto no se haga referencia a la situación de México. México se localiza en la posición número 147 de 180 países. México está por debajo de países como Tailandia y Bangladesh. “México sigue siendo el país más mortífero de América Latina para los periodistas. Cuando cubren temas relacionados con la corrupción de las autoridades (sobre todo de los gobiernos locales) o con el crimen organizado, los periodistas padecen intimidaciones, amenazas, pueden ser asesinados a sangre fría.”, Reporteros Sin Fronteras.
    La libertad de expresión y el derecho a la vida son los derechos que deberían ser resguardados para cualquier persona y más para los periodistas. Lastimosamente, ya son cinco periodistas que fueron asesinados ante la falta de protección del derecho más fundamental, al de la vida. En México, la libertad de expresión está costando la vida.

  3. En esta breve columna se habla de las noticias falsas, de cómo son retomadas por Donald Trump, y de la libertad de prensa que se ha visto afectada en 6 de cada 10 países. Si bien es cierto que en México la libertad de expresión está muy bien establecido en la Constitución en su artículo sexto, la realidad es otra.
    En México, más allá de las noticias falsas, el tema preocupante es el ejercicio del periodismo. Nuestro país es el quinto más peligroso para ejercer dicha profesión de acuerdo con un informe de la UNESCO publicado el año pasado. A penas el mes pasado el asesinato de Miroslava Breach fue la noticia que más dio de qué hablar, y esta semana comenzamos los noticiarios del lunes por la tarde con la noticia de que Javier Valdés había sido acribillado afuera del medio que el mismo fundó en Culiacán.
    La situación a la que se enfrentan los periodistas en este país es realmente preocupante. De nada sirve que las autoridades “condenen” los asesinatos si no hacen nada para evitarlos. De nada sirve que se diga que se comenzarán las averiguaciones si sólo es en el momento. Bastaran un par de semanas para el tema de los periodistas asesinados sea olvidado y sólo volverá a la agenda cuando alguien más muera.
    ¿Hasta dónde deben llegar los criminales para que las autoridades hagan su trabajo?. Soy estudiante de Ciencias de la Comunicación, no en el área de periodismo, sino en política, pero eso no me hace sentir menos empatía. Saber que mis amigos están expuestos no me hace sentir segura, yo misma podría alguna vez desempeñarme como periodista y…¿con qué confianza?. Los hecho recientes son lamentables, pero más lamentable aún es que las autoridades no hacen nada. Exijo que #NiUnoMás. Basta de callar a quienes informan. Y como bien se ha dicho estos últimos días: “No se calla la verdad matando periodistas”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s