Cinco errores periodísticos cometidos por Dolia Estévez (y Carmen Aristegui): Orquídea Fong (Etcétera)


Al observatorio de medios OMCIM le parece relevante el comentario siguiente:

Cinco errores periodísticos cometidos por Dolia Estévez (y Carmen Aristegui)

Orquídea Fong, Etcétera

09 de marzo 2017

El periodista no debe ser el protagonista de la noticia, sino simplemente quien la transmite, quien interpreta eventos o quien le da voz a quien no la tiene. En este sentido, su papel se reduce al de un modesto mensajero. Este asunto de la llamada entre Trump y Peña Nieto, en que Dolia Estévez afirmó conocer su contenido, se vuelve ejemplo casi de manual sobre lo que no se debe hacer. En este embrollo, Dolia Estévez estuvo muy lejos de ser la digna mensajera que la labor periodística indica. En lugar de ello fungió como instrumento de un grupo de poder.

Para leer el comentario completo sigue el vínculo

Anuncios

3 Replies to “Cinco errores periodísticos cometidos por Dolia Estévez (y Carmen Aristegui): Orquídea Fong (Etcétera)”

  1. Me parece acertada la afirmación que dice que el periodista no debe ser el protagonista de la noticia, que solo debe actuar como mensajero. La labor periodística consiste en esto precisamente, en mantener informado al público y que este se forme de una opinión con base en toda la información que reciba.
    Aunque la periodista Dolia Estévez ponga diversos pretextos para excusar la información que dio acerca de la llamada entre Donald Trump y Peña Nieto no puede cambiar lo que dijo, como lo dijo y el momento en el que lo dijo.
    De acuerdo a lo que he aprendido en la carrera, me parece totalmente incorrecto divulgar información que no tenga bases, que no esté sustentada, que no provenga de una fuente confiable y solo darla a conocer por ser la primera en dar la primicia. Considero que estas acciones si se realizan de manera continua hacen perder la credibilidad del periodista.
    Como lo sostiene la autora de la nota, las filtraciones deben dar pie a una investigación para verificar la información, su origen y compararla con lo que dicen otras fuentes y finalmente construir un trabajo completo y bien fundamentado.
    Finalmente no hay que olvidar que el periodismo es un trabajo donde no se debe dejar de lado la humildad, a pesar de tener premios y reconocimientos por el trabajo realizado, siempre debemos recordar que nuestra principal tarea, como ya mencione, es mantener informado al público; trabajamos para ellos, y que por más reconocidos que seamos eso no quiere decir que en nuestra labor siempre vamos a tener la razón.

  2. Es interesante la crítica que hace Orquídea Fong respecto a la falta de rigurosidad periodística, esto me recuerda a una crítica que leía hace poco en una revista especializada de comunicación donde el entrevistado comentaba que el mayor peligro para el periodismo eran los propios periodistas, y no el acceso a la libertad de expresión, opinión con la cual yo coincido puesto que la falta de ética dentro de la profesión la podría llevar a un estado de ilegitimidad y falta de credibilidad, sumamente terrible para hacer contra peso al gobierno. Sin embargo, regresando al punto que me atañe, creo que es inocente pensar en una ética periodística “pura” consagrada al lector, puesto que los medios desarrollan su actividad en un entramado de sujetos e instituciones, dirigidos por los propios intereses que tengan como empresa (no se me mal interprete, no estoy satanizando estos intereses que son inherentes a cualquier empresa) por ello se convierten en actores en la escena política, cuya función no se limita a reproducir información sino que seleccionan, interpretan y editan, en dirección a una línea editorial. En síntesis si este “error” periodístico ocurrió me parece inocente creer que no tenía un trasfondo de interés político para mover a otros actores dentro del mismo terreno.

  3. Me parece esencial el enfoque de la periodista Orquidea Fong acerca de la nota dada a conocer en recientes semanas en el portal de noticias web Carmen Aristegui, sobre la filtración del contenido de una llamada realizada por el presidente electo Donald Trump a su homólogo mexicano Enrique Peña Nieto.
    La crítica me parece muy plausible, pues es muy puntual al enunciar las diferentes fallas resumidas en cinco puntos, dentro de los cuales, resalto uno crucial; el exceso de confianza por parte de Dolia Estévez en su fuente al no corroborar la información y en un ansia por dar la primicia se cae en una falla nodal.
    Por otra parte, el tratamiento con el que se desenvolvió la nota así como la rapidez con la que se difundió, repercutió en un malentendido que pudo haber escalado a un problema de mayor magnitud. Más allá de la intencionalidad, que es inherente en cualquier medio y periodista, la falta de investigación es grave.
    No obstante, me parece que es muy exagerado decir que el sitio web Carmen Aristegui y la periodista Dolia Estévez pierden credibilidad, pero por supuesto que existe una falla ética y periodística.
    Concluyendo, es esencial la crítica para el enriquecimiento del manejo de la información y es necesario entender que polarizar a los medios de comunicación como “buenos” y “malos” es un error común, tal como en este caso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s