Dossier Internacional. La Guerra Fría de Trump contra los medios: José Carreño Carlón (El Universal)


Al observatorio de medios OMCIM le parece relevante el comentario siguiente:

 

Dossier Internacional. La Guerra Fría de Trump contra los medios

En un intento por imponer “su verdad”, el mandatario de EU no ha dudado en atacar a la prensa tradicional. Al hacerlo subestima el poder de ésta para cuestionar cada paso del magnate y obligarlo a depurar sus dichos

05/03/2017

José Carreño Carlón, El Universal

Asistimos a un embate sin precedentes, desde la cabeza de la República, contra uno de los más preciados valores republicanos. Éste sería el sentido de la condena como enemigos del pueblo a los medios que han exhibido los pasos en falso del presidente estadounidense Donald Trump, así como de la negación del derecho a preguntar —la herramienta básica del informador— que a estos medios les ha tratado de imponer la Casa Blanca.

 

Para leer el comentario completo sigue el vínculo

Anuncios

Un comentario sobre “Dossier Internacional. La Guerra Fría de Trump contra los medios: José Carreño Carlón (El Universal)

  1. La política de Trump, la polémica que ha creado y los ataques que constantemente emite hacia cualquier ente o personaje que llegue a irritar la comodidad de su entorno, pero también los que estos le envían, parecen estar fehacientemente cubiertos y defendidos por aquel pequeño círculo de personas que ha colocado para gobernar con él. El tema es que Trump se muestra conforme con tener ese apoyo, tal parece que piensa que su posición en la jerarquía gubernamental le faculta para arremeter contra quien quiera, y que siempre sus ataques serán respondidos con una cabeza agachada.

    ¿Que hay de malo con todo esto, si es el hombre más poderoso del mundo? Que meterse con periodistas y cadenas televisivas, que sin duda siguen siendo hoy por hoy el medio a través del cual más personas obtienen información respecto a la política y economía de su país, puede resultar contraproducente.

    No es solamente por las personas que están detrás de estas grandes empresas, sino por el poder que alcanzan cuando hacen su trabajo. Es decir, no se puede olvidar que si un presidente logra que una televisora proyecte hacia sus consumidores una imagen positiva de sí mismo, lo más seguro y obvio es que su aceptación y popularidad prosperen.

    Más es difícil que se pueda hablar bien de él si va buscando destruir por cada lugar al que va. Si no son los medios de comunicación, ¿quien va a informar al público respecto a las acciones y decisiones que el presidente tome y favorezcan a la ciudadanía? ¿Se estará olvidando que incluso, en un régimen tan rígido como el que él está ejerciendo, y tomando en cuenta ejemplos de personajes así en otros países, la relación con los medios de comunicación se debe convertir más bien una alianza?

    Hacerse de enemigos no puede resultar ser algo coherente cuando se tiene a gente protestando afuera y desconociéndolo como presidente. El poder se convierte en nada si no hay con quién contar, con quien levantarse de las derrotas, y sobre todo, si un gabinete está lleno de empresarios que de experiencia política tienen muy poco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s