La prensa no es el enemigo: Jorge Ramos Ávalos (Reforma)


Al observatorio de medios OMCIM le parece relevante el comentario siguiente:

La prensa no es el enemigo

Jorge Ramos Ávalos, Reforma

04 Mar. 2017

No soy enemigo de Donald Trump. Pero tampoco quiero ser su amigo. Les cuento por qué.

Soy un inmigrante y soy un periodista. Esas dos cosas me definen y marcan mi trabajo. Por eso, cuando Trump lanzó su campaña presidencial en junio del 2015 y les llamó criminales y violadores a los inmigrantes mexicanos, yo sabía que él estaba equivocado y había que denunciarlo.

Para leer el comentario completo sigue el vínculo

Anuncios

Un comentario sobre “La prensa no es el enemigo: Jorge Ramos Ávalos (Reforma)

  1. Por: López López Rafael Oliver (FCPyS)

    En su columna de Reforma, Jorge Ramos aborda un comentario al respecto del discurso que ha proliferado en el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. El considerar a los inmigrantes como violadores y un peligro para la sociedad estadounidense lleva al periodista de Univisión a decir que su función como periodista es cuestionar a los que tienen el poder y además menciona que él nunca podría ser amigo de alguien que hace comentarios racistas y antiimigrantes. ¿Por qué prevalece aún el discurso de odio hacia los inmigrantes en Donald Trump?

    El conflicto es una lucha por determinados valores exclusivos en donde existe un propósito inmediato que va relacionado con neutralizar, eliminar o perjudicar a las fuerzas opuestas. En este caso, como abordaría Kimball Young en su libro Psicología social del prejucio acerca de las personas relativamente intolerantes: “ […] tienden a combinar varias características como la falta de disposición a aceptar la responsabilidad, aceptación de costumbres tradicionales, rechazo de los grupos “serios”, emotividad antes que racionalidad, egocentrismo extremo, le disgustan los agitadores y los extremistas”.

    Puede verse cómo mediante los estudios psicológicos, el discurso de Donald Trump coincide directamente con la personalidad del mismo y con los prejuicios que él tiene respecto a los inmigrantes. Además, Young menciona que el prejuicio funciona como una venda que impide ver la causa real de la inseguridad de la persona que los tiene. Y debido a ello, es difícil que exista una medida en contra de éstos.

    Por lo tanto, la única forma de combatir esos prejuicios que tiene Donald Trump es mediante aquello que mencionaría Jorge Ramos en su columna y que es: el contrapoder. Este podrá ejercerse a través del ejercicio periodístico donde la libre expresión se encuentra atentada por el gobierno estadounidense, pero es en ese escenario donde los periodistas no deben retroceder en el camino de cuestionar al poder, porque solamente así podrán revertir aquella información que Donald Trump afirma como verdadera, pero que no es del todo cierta.

    Bibliografía: Young, Kimball. Psicología social del prejuicio. Psique, Buenos Aires.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s