La Casa Blanca veta a varios grandes medios estadounidenses (El País)


La Casa Blanca veta a varios grandes medios estadounidenses

Los reporteros de ‘The New York Times’, CNN, ‘LA Times’, Politico y Buzzfeed denuncian que se les impidió el acceso a un encuentro de la prensa. ‘Time’ y AP se retiran en solidaridad

El País / SILVIA AYUSO

Washington 24 FEB 2017

Varios grandes medios nacionales estadounidenses, The New York Times, CNN, LA Times, Politico y Buzzfeed, han denunciado este viernes que la Casa Blanca les impidió acceder a un encuentro rutinario del portavoz de Donald Trump, Sean Spicer, con la prensa acreditada. La decisión, insólita, de vetar a los medios se produjo después de que estos reportaran que la Casa Blanca había pedido al FBI que desmintiera públicamente contactos entre el Kremlin y el entorno del presidente estadounidense, una información que llevó a Trump a clamar contra las filtraciones, contra los agentes federales y contra los medios de comunicación a los que ya ha llamado “enemigos del pueblo” en ocasiones anteriores.

La celebración de una rueda de prensa diaria en la que se permite que medios nacionales e internacionales hagan todo tipo de preguntas sobre el gobierno ha sido, tradicionalmente, uno de los orgullos de las sucesivas administraciones que ocupan la Casa Blanca. Al fin y al cabo, la libertad de expresión está consagrada en la Primera Enmienda de la Constitución. Cuando por algún motivo no es posible hacerlo ante las cámaras en la sala de prensa, se convoca a un gaggle, que cumple el mismo principio —los periodistas preguntan al portavoz— pero, al no estar ante las cámaras, puede tener un carácter más informal. En todo caso, si se es un periodista acreditado ante la Casa Blanca y está presente, suele tener garantizado el acceso a ese encuentro con el portavoz, en este caso Sean Spicer. Hasta ahora.

Según han denunciado el Times y CNN, cuando sus reporteros acudieron a la hora del encuentro con Spicer, asistentes del portavoz “solo permitieron la entrada de un grupo elegido a dedo de medios que, dijo la Casa Blanca, habían confirmado previamente su asistencia”.

No es casualidad, señaló CNN, que entre los “confirmados” estuvieran los medios conservadores que habitualmente informan de forma favorable sobre Trump, como Breitbart News —cuyo antiguo jefe, Stephen Bannon, es ahora el estratega jefe de Trump—, The Washington Times o One America News Networks. Otros medios que sí pudieron acceder son las cadenas ABC, CBS o Fox News, además de diarios como el también conservador The Wall Street Journal. Dos medios, la agencia AP y Time Magazine decidieron no participar a pesar de que también habían sido “seleccionados” en protesta por el veto a los compañeros de las otras empresas informativas.

El director del New York Times, Dean Baquet, denunció una situación inédita en la historia reciente del país y que, advirtió, atenta contra la transparencia gubernamental.

“Protestamos fuertemente por la exclusión de The New York Times y otras organizaciones. El acceso libre de los medios a un gobierno transparente es, obviamente, algo de interés nacional crucial”, afirmó en un comunicado.

El presidente de la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca, Jeff Mason, dijo en un comunicado que la organización está protestando fuertemente por la forma en que se trató el ‘gaggle’ hoy” y prometió que discutirá este asunto con el personal de la Casa Blanca hasta que se aclare.

El incidente se produjo poco después de que Trump realizara este viernes un nuevo ataque furibundo contra la prensa. Lo hizo durante su discurso ante la Conferencia de la Acción Política Conservadora (CPAC, por sus siglas en inglés), donde el presidente republicano volvió a llamar “deshonestos” a los periodistas y llegó a reclamar que se le impida a la prensa el uso de fuentes anónimas. También reiteró su acusación de que los medios son los “enemigos del pueblo”, aunque puntualizó que solo aquellos que publican lo que considera “noticias falsas”.

 

Anuncios

3 Replies to “La Casa Blanca veta a varios grandes medios estadounidenses (El País)”

  1. Es entendible la sospecha que causan los medios de comunicación al presidente Donald Trump, a fin de cuentas, los medios son manejados por empresas, las cuales se rigen por intereses tanto privados como económicos, sin embargo, no por esto Trump tiene la autoridad de eliminar dos de los derechos fundamentales de la democracia: la libertad de expresión y el derecho a la información.
    Si bien, las acciones de Trump al cerrarse a la prensa, no han causado más que inconvenientes en su gestión, por un lado, le da más razones a la prensa pata hablar mal de él, un presidente rompiendo relaciones públicas con la prensa, limitando el acceso a conferencias de prensa y sólo incluyendo a un grupo preferente ¿Qué imagen puede dar esto? ¿A qué le tiene miedo el presidente?
    Trump habla de una prensa mala y corrupta que sólo engaña a la ciudadanía ¿pero qué podemos decir de un hombre que se esconde de la prensa? ¿Qué solo mantiene a su lado a quienes hablan bien de su gobierno? Acaso eso no es eso engañar a la ciudadanía.
    Es claro que el actual presidente de Estados Unidos debe mejorar mejorar su estrategia de comunicación y aprovechar los espacios que les brindan los medios para esclarecer aquellos temas negativos que se hablan y giran en torno a su figura. Asimismo, debe aprovechar las conferencias de prensa y otros espacios para dar su versión de los hechos.
    Por último, el presidente de Estados Unidos, no debe olvidar que un democracia implica la pluralidad y una ciudadanía bien informada, por tanto, no puede haber democracia sin una prensa libre y adversaria. Si Trump no cambia su actitud pronto, su imagen -sobre todo a nivel internacional- será la de un hombre autoritario que ha roto con la democracia, así como la de alguien que le tiene miedo a la otra realidad que pueden dar los medios.

  2. De entre todas las virtudes que puede tener la democracia norteamericana, quizá la que más destaque es la libertad de expresión que tanto medios de comunicación nacionales como internacionales gozan, o han gozado hasta ahora.

    Es en este momento en el que las minorías en el Estado vecino al fin tienen democracia, el mundo experimenta incertidumbre; la incertidumbre que provoca lo políticamente incorrecto. Pero a pesar de este ambiente las instituciones estadounidenses son sólidas, hay que decirlo con todas sus letras.

    Desde el siglo XIX, Estados Unidos ha demostrado que un presidente que pone en riesgo los cimientos de sus estructuras políticas puede ser alejado del cargo a través del impeachment. Los casos más famosos fueron el de Bill Clinton, en los 90; y Richard Nixon, en los 70. Éste último fue el único que no resistió los embates del Congreso por el caso Watergate.

    Pero no sólo las instituciones políticas de Estados Unidos son estables y confiables; también las sociales, y el periodismo forma parte de ellas. Por ahora parece no tan importante el sesgo mediático que el presidente Donald Trump está ejercitando porque la agenda de los medios de comunicación jerarquiza de la siguiente manera: muro en la frontera con México; políticas migratorias en detrimento de países de mayoritariamente musulmanes. No obstante, es menester que los medios de comunicación den más importancia a los medios de comunicación mismos.

    Los regímenes democráticos pasan a ser autoritarios cuando la libertad de expresión, la prensa, y los medios en general ven coartado el espacio público, de discusión y consenso, que en teoría debería ser la arena por excelencia que refleje la pluralidad de una sociedad; pero en EU sólo los medios que refuerzan la ideología xenófoba y mezquina de Trump son los que tienen cabida en su gobierno. Y esta condición ideológica que impone el presidente norteamericano para el ejercicio de la libertad de expresión es peligrosa para el sistema político mismo.

  3. Es irónico que Donal Trump se queje de las noticias falsas cuando por la difusión de estas fue que él llegó a ser presidente, aunque claro estas no venían de los medios como ‘The New York Times’ o CNN.
    Pero claro es más fácil dejar fuera a los medios que desde el inicio de su candidatura jamás pensaron que llegara a ser presidente, y que nunca lo apoyaron ni se la pasaron diciendo maravillas de él.
    Obviamente es más fácil evitar que entren y de cierta manera neutralizarlos a dejar que estos publiquen noticias relacionadas con lo que dijo el portavoz de Donal Trump, Sean Spicer.
    Lo que logran es que todos nos enfoquemos en que no los dejaron entrar y nos olvidamos por completo de lo que dijo Sean Spicer.
    Estoy de acuerdo con que Trump debe buscarse una mejor estrategia de comunicación y en lugar de hacerse enemigo de los medios intentar hacer las paces y llevarse bien, los medios pueden ser sus mejores amigos o unos malos enemigos. Concuerdo en que debería usarlos a su favor y no en su contra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s