Trump, contra los medios: El País (Editorial)


Trump, contra los medios

El presidente de EEUU puede convertirse en una amenaza a la libertad de expresión

El País, Editorial

23 ENE 2017 – 17:00 CST

Durante la campaña electoral, Donald Trump tuvo una relación de enorme tensión y abierta hostilidad hacia los medios de comunicación. Ya instalado en la Casa Blanca, el presidente de Estados Unidos parece estar decidido a recrudecer su pulso con los periodistas, a quienes considera “los seres humanos más deshonestos de la Tierra”. Les ha acusado de falsear los datos y mentir solo por haber expuesto que la asistencia de público a su toma de posesión fue inferior a la registrada durante la inauguración del mandato de Barack Obama. Sus diatribas son insólitas, intolerables e impropias de un mandatario.

 

No hace falta más que ver las imágenes aéreas difundidas por los principales rotativos y televisiones norteamericanos para comprobar que Obama estuvo arropado por mucha más gente que Trump. Que el equipo del presidente de la nación más poderosa del mundo rebata datos de una obviedad aplastante afirmando que son “hechos alternativos” es un insulto a la inteligencia.

Siendo extremadamente graves las descalificaciones a la prensa, lo más aterrador es que ni Trump ni sus asesores parecen haber entendido que son los periodistas quienes tienen que someter a escrutinio al poder y no al revés. Cuestionar la credibilidad de los medios, burlarse de ellos, calificarlos de “escoria” y acusarlos de actuar por intereses políticos formó parte de una estrategia de campaña. Lo verdaderamente peligroso es que su Administración considere que los periodistas son un obstáculo para gobernar y deslegitime su labor. Si el presidente estadounidense sigue por ese camino, tiene todas las bazas para convertirse en una seria amenaza para la libertad de expresión y la democracia.

Anuncios

2 Replies to “Trump, contra los medios: El País (Editorial)”

  1. Existe una batalla constante entre prensa y gobierno por la agenda, quienes buscan conseguir el liderazgo de los contenidos que informan respecto a la administración pública. La prensa, por ejemplo, se ha establecido como un actor político de gran peso al poder influir en la opinión pública de los ciudadanos estableciendo referentes tanto en cuestiones de moral política o pública.

    Actores políticos, como Donald Trump, suelen sentirse criticados y juzgados siempre por la prensa, y es necesario admitir que la prensa pertenece a medios de comunicación privados, y por tanto, entender que sus contenidos pasan por un filtro que sigue una lógica de rentabilidad y que busca sea atractiva para el público, es por esto que, en ocasiones las eficacia de un gobierno no suele ser relevante, sino son los errores de gobierno, el descontento ciudadano, etcétera lo que llaman la atención.

    No obstante, hay que destacar que una parte importante de la labor del periodista es precisamente la búsqueda de información sobre las debilidades del gobierno en función. Es decir, mostrar otras posibilidades de la realidad que permitan a los ciudadanos construir una opinión respecto al gobierno en gestión.

    A pesar de esto, algunos actores políticos, no han sabido convivir con la prensa, razón misma por la que atacan a la misma, limitan su libertad de expresión o se cierran a ésta, y en consecuencia, aumentan la tensión y la posibilidad de que los medios de comunicación hablen de manera más desfavorable sobre ellos.

    Por otro lado, las redes sociales sirven en dos sentidos: en primer lugar, permiten una mayor expresión de los ciudadanos, sin necesidad de una mediador como son los medios de comunicación; pero a su vez, éstas plataformas han permitido que los actores políticos puedan prescindir un poco de los medios tradicionales, así como han servido para estar más próximos a los ciudadanos, sin embargo, es posible que Donald Trump, por ejemplo, no éste usando Twitter de la mejor manera, generando controversia y desconcierto en el mundo.

    Es decir, que los periodistas muestren realidades distintas a las que desearía un actor político, como es el descontento ciudadano, más que verlo de manera negativa o como un ataque, debería servir a los políticos, que al final son funcionarios públicos, a buscar soluciones a las problemáticas por las cuales los ciudadanos se manifiestan en primer lugar.

    Asimismo, no debe olvidarse la importancia de tener a una sociedad que pueda expresarse y estar informada para enriquecer la democracia, misma por la cual personajes como Donald Trump llegaron a la presidencia.

  2. El presidente electo de los Estados Unidos, Donald Trump, ha declarado en repetidas ocasiones que los medios de comunicación son una amenaza y que los periodistas son las personas más deshonestas del mundo.

    Los periodistas en repetidas ocasiones han manipulado la información en beneficio de algunas candidaturas, sin embargo no lo es de esta forma siempre, por lo cual el presidente de USA no debería de intentar reprimir la labor del que informa, del que escribe y aparte de todo lo hace con responsabilidad.

    El discurso de Trump, como en toda su campaña, ha sido en un tono agresivo y radical, en donde sus ideas se ante ponen a todo lo que cualquier otra persona pueda opinar o debatir, por lo cual las declaraciones acerca de los medios ya no sorprenden.

    Los medios deben de tratar con cuidado las noticias, sin embargo siempre diciendo lo real, sin temor a desenmascarar a nadie, ya que esa es su labor. Si el señor presidente de los Estados Unidos no soporta que el periodismo sea verídico, entonces que no lea los periódicos.

    -Rodrigo Rojas Ruano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s