Facebook, señalado por ayudar al triunfo de Trump en Estados Unidos (CNN Money / Expansión)


Facebook, señalado por ayudar al triunfo de Trump en Estados Unidos

Algunos usuarios señalan que el algoritmo de la red social escondió información que hubiera sido relevante para tomar mejores decisiones durante la elección presidencial en Estados Unidos.

CNN Money-Expansión /  Por: SELENA LARSON

Jueves, 10 de noviembre de 2016

SAN FRANCISCO.  Existen grandes diferencias en el hilo de noticias de Facebook alrededor del mundo. Para algunos está lleno de mensajes de desesperanza e ira, para otros hay celebraciones, dependiendo de las amistades, clics, me gusta y compartidos en la comunidad online.

El algoritmo de Facebook sabe tus gustos basándose en los videos que ves, las personas con las que hablas y el contenido con el que interactúas, y luego te muestra más información relacionada con esto. Esto crea algo llamado como “burbujas que filtran”, las cuales, después de un tiempo, sólo te muestran contenido con el que estás de acuerdo, mientras que la red social “esconde” lo demás.

Esto quiere decir que las noticias de Facebook tienen cierta tendencia, refuerzan lo que ya conocías o en lo que ya creías y este hecho está frustrando a las personas, especialmente tras el resultado de la elección presidencial de Estados Unidos.

Los usuarios están señalando el auge de sitios de noticias tendenciosos que apoyaban a uno u otro candidato, y otros que distribuían historias falsas sobre fraudes electorales, conspiraciones y las vidas pasadas de los candidatos y culpan a la plataforma de no mostrar toda la información que necesitaban para tomar mejores decisiones durante la elección presidencial.

Los memes virales y la propaganda política se diseminaron entre las personas con creencias e intereses similares. Esto porque es más barato y fácil crear y diseminar información errónea que noticias trabajadas y reporteadas, y esto ocurre en todas partes. Adolescentes en Macedonia son responsables por gran parte de las noticias falsas sobre Trump, según un análisis del sitio BuzzFeed.

Facebook niega ser una compañía mediática, pero cerca de la mitad de los adultos en Estados Unidos se informa a través de ella según un estudio de Pew Research Center. El problema es que cuando la red social eliminó a los curadores humanos para basarse más en su algoritmo, comenzaron a elevarse el número de historias falsas en la plataforma.

Facebook encara ya señalamientos sobre su responsabilidad al no quitar las noticias e historias falsas. Aunque la firma no respondió a si cambiará la manera en que funciona su algoritmo, Mark Zuckerberg, CEO y fundador de la plataforma, había dicho en una conferencia en julio que la red social muestra más diversidad de opiniones que cualquier medio tradicional.

Pero Facebook es solo un vehículo por medio del cual los amigos y familiares comparten noticias. No se trata necesariamente de creer en el contenido que llega a la plataforma, sino en confiar en las personas que las postean.

La elección presidencial de Estados Unidos ilustró el problema de “burbujas que filtran” y la personalización en las redes sociales. Cerca de 2,000 millones de personas usan la red social, en donde amigos y familia comparten y alientan creencias similares y noticias falsas, y esto lleva a cuestionar la responsabilidad cívica que tiene una de las plataformas más grandes del mundo en estos temas y sobre si una herramienta de revisión de datos automática habría cambiado la elección.

 

Anuncios

5 comentarios sobre “Facebook, señalado por ayudar al triunfo de Trump en Estados Unidos (CNN Money / Expansión)

  1. Antes del pasado martes ocho de noviembre, cientos si no es que miles de personas estaban seguras de que la victoria en las elecciones presidenciales por parte de Donald Trump, era imposible, vaya sorpresa al descubrir que el candidato republicano salió vencedor y será el próximo presidente de los Estados Unidos.
    Facebook por su parte, es una de las redes sociales más influyentes a nivel mundial, por eso no es raro que algunos usuarios se hayan manifestado en contra de su algoritmo, el cual sabe qué es lo que le gusta a sus consumidores con lo que se muestra más información relacionada con las preferencias de cada quien.
    Los usuarios además de estar en Facebook, se relacionan con otras personas, amigos, familiares, profesores, ven televisión o escuchan la radio, tienen su propia visión de la realidad, es cierto que Facebook podría modificar dicho algoritmo, pero si se piensa lo suficiente los usuarios no estarían muy de acuerdo en ver cosas que no les “gustan”, por eso se hizo el algoritmo para ver lo que te agrada.
    En concreto no se debe culpar a un algoritmo porque Donald Trump haya ganado las elecciones del ocho de noviembre, ya que lo único que se comprobó es que miles de personas estaban de acuerdo con los ideales que el ahora electo presidente proponía por más radicales que éstas sean, aunque no lo vieran en Facebook o lo publicaran, y en conclusión es una salida fácil el culpar a la red por lo que los votantes hicieron.

  2. Creo que lo que el resultado de las elecciones podría poner en cuestionamiento no es el hecho de las “burbujas que filtran” información en Facebook o sus algoritmos de revisión de datos, sino la incapacidad de los verdaderos medios de información para permear en la sociedad o, incluso, la actitud predominante de la población estadounidense que derivó en la elección de un candidato como Trump cuyo discurso estaba lleno de odio.

    Se sabe que Facebook y demás redes sociales son empresas privadas y, como tal, sirven a intereses particulares. El interés económico, particularmente de Facebook, se ve reflejado en las tecnologías que personalizan la información que le es ofrecida a cada usuario ya que de ellas depende la eficacia de los anuncios publicitarios, principal fuente de ingresos de este tipo de plataformas.

    Ahora bien, incluso aceptando el hecho de que también existen intereses políticos que pueden influir en el comportamiento de Facebook y en los algoritmos que controlan la información que llega a sus usuarios, tampoco podemos culparlo del resultado de las elecciones pues esta red no es, en principio, un medio de información y, sobre todo, no es público. Por lo tanto, no cabe esperar o cuestionar su “responsabilidad cívica” pues, si no existen regulaciones gubernamentales que sobre esto rijan, una empresa privada no está obligada legalmente a comportarse con algún ideal político en particular.

    Por otro lado, con los medios tradicionales pasa algo similar: también son empresas privadas y sirven a intereses particulares. Sin embargo, ellos sí nacieron como “medios de comunicación”, tienen una función social concreta que es satisfacer la necesidad de información y, por ello, existen reglamentos institucionales que estipulan, en cierta medida, una “responsabilidad cívica”. Empero, no por ello considero que a ellos, MEDIOS DE COMUNICACIÓN, podría culpárseles de las decisiones que el electorado pueda tomar.

    Como lo explica el artículo, los mecanismos de Facebook hacen que la información y contenidos de los que dispone cada usuario “tienen cierta tendencia, refuerzan lo que ya conocías o en lo que ya creías”. Y esto, de hecho, sucede también en el comportamiento de las personas fuera de las redes sociales, en la vida cotidiana. Los individuos seleccionan uno u otro medio, conviven más con determinado tipo de personas, recuerdan mejor cierta información, etc. Así, los medios tradicionales también son seleccionados por los individuos si se ajustan a sus creencias.

    Si no puede esperarse “responsabilidad cívica” de empresas sin regulación estricta en ese aspecto, como Facebook, y los medios tradicionales con “responsabilidad cívica” son ineficaces para permear en la opinión pública por el hecho de que los usuarios seleccionan medios que refuerzan lo que ya creían, ¿existe algún responsable en concreto?

    Ese responsable, desde mi punto de vista, no es por sí solo el mecanismo de “burbujas que filtran información” de Facebook o sus algoritmos de revisión de datos; tampoco sus posibles intereses particulares. Tampoco la ineficacia de los medios. Es quizá, la actitud social predominante de una sociedad que sí modifica las posturas ideológicas de los individuos y que derivan, como en el caso de las elecciones de EEUU, en el triunfo de un candidato con una postura de odio como la de Trump.

  3. Creer que el todo el contenido que se publica en Facebook es como creer que toda la información que publican en Wikipedia es verídica. Como dice en la nota, si una noticia o escándalo es posteado por un amigo o un familiar, y resulta que la información es falsa, no es necesariamente culpa de la red social. Los responsables del contenido que se comparte son los que publican la información y los que la comparten.

    Un ejemplo claro de este caso es la página “El deforma”. Como su nombre lo indica, deforma las noticias más importantes del momento para darle cierta sátira y que sea del entretenimiento de sus seguidores. Pero, se vuelve un problema cuando una persona cree que la información difundida por dicha página es verdad y la comparte con sus amigos en la red como información real, o inclusive fuera de la red social, en la vida real.

    Pedir a Facebook que regule la información que circula por la red social es muy complicado, ya que hay miles de publicaciones nuevas por segundo, si se pide que se regule todo, se podría refutar con el argumento de la libre expresión. Si se censura la información o desinformación que generan algunos usuarios de las redes sociales podrían involucrarse en el derecho a la libre expresión.

  4. Creo que el resultado de las elecciones podría poner en cuestionamiento, no el hecho de las “burbujas que filtran” información en Facebook o sus algoritmos de revisión de datos, sino la capacidad de los verdaderos medios de información para permear en la sociedad o, incluso, la actitud predominante de la población estadounidense que derivó en la elección de un candidato como Trump cuyo discurso estaba lleno de odio.

    Se sabe que Facebook y demás redes sociales son empresas privadas y, como tal, sirven a intereses particulares. El interés económico se ve reflejado en las tecnologías que personalizan la información que le es ofrecida a cada usuario ya que de ellas depende la eficacia de los anuncios publicitarios, principal fuente de ingresos para este tipo de plataformas.

    Ahora bien, incluso aceptando el hecho de que también existen intereses políticos que pueden influir en el comportamiento de Facebook y en los algoritmos que controlan la información que llega a sus usuarios, tampoco podemos culparlo del resultado de las elecciones pues esta red no es, en principio, un medio de información y, sobre todo, no es público. Por lo tanto, no cabe esperar o cuestionar su “responsabilidad cívica” pues, si no existen regulaciones gubernamentales que sobre esto rijan, una empresa privada no está obligada legalmente a comportarse con algún ideal político en particular.

    Por otro lado, con los medios tradicionales pasa algo similar: también son empresas privadas y sirven a intereses particulares. Sin embargo, ellos sí nacieron como “medios de comunicación”, tienen una función social concreta que es satisfacer la necesidad de información y, por ello, existen reglamentos institucionales que estipulan, en cierta medida, una “responsabilidad cívica”. Empero, no por ello considero que a ellos, MEDIOS DE COMUNICACIÓN, podría culpárseles de las decisiones que el electorado pueda tomar.

    Como lo explica el artículo, los mecanismos de Facebook hacen que la información y contenidos de los que dispone cada usuario “tienen cierta tendencia, refuerzan lo que ya conocías o en lo que ya creías”. Y esto, de hecho, sucede también en el comportamiento de las personas fuera de las redes sociales, en la vida cotidiana. Los individuos seleccionan uno u otro medio, conviven más con determinado tipo de personas, recuerdan mejor cierta información, etc. Así, los medios tradicionales también son seleccionados por los individuos si se ajustan a sus creencias.

    El responsable entonces, desde mi punto de vista, no es por sí solo el mecanismo de “burbujas que filtran información” de Facebook o sus algoritmos de revisión de datos; tampoco sus posibles intereses particulares. Tampoco la ineficacia de los medios. Es quizá, la actitud social predominante de una sociedad que sí modifica las posturas ideológicas de los individuos y que derivan, como en el caso de las elecciones de EEUU, en el triunfo de un candidato con una postura de odio como la de Trump.

  5. Si bien Facebook más que ser una red social es un vehículo de información, en donde, muchas personas prefieren informarse en vez de remontarse directamente a las fuentes, sin embargo no Facebook no tendría que tener la obligación de hacerse responsable de esto.
    Facebook al ser una red social y permitir el contacto con otras personas, además de poder ver su contenido, ayuda a poder ver y seguir de la mano las noticias que acontecen al rededor del mundo, sin embargo el problema que existe hoy en día es la desinformación.
    Si es sabido que Facebook llega a eliminar información e incluso bloquearla ¿porque las personas siguen informándose desde esta red? Ya se por comodidad o simplemente lo que se tiene más al alcance, sin embargo la culpa no es de Facebook si no de los usuarios, que como vi se menciona en el artículo, son aquellos quienes se encargan de difundir información errónea.
    Facebook como Twitter permiten tener la información al instante y, a mi parecer, ambas plataformas no influenciaron el voto por el presidente de Estados Unidos, pues, las plataformas sólo fueron un medio secundario por el cual los candidatos mostraban sus promesas de campaña; y los medios decidían mostrar su vida privada entre otras cosas.
    Si bien Facebook contribuyó a la desinformación que se tenía acerca de los candidatos, dicha plataforma no es la responsable de las consecuencias pues como he mencionado, fb no es una plataforma de noticias e información, que estas se encuentren integradas según tus gustos, intereses, y amigos, es algo más, sin embargo las fuentes de información para poder estar informado de algo no solamente se debe de reducir a Facebook y mucho menos echar la culpa del futuro de todo un país, cuando, a pesar de que la mayoría de la población utilice Facebook, nadie asegura que esa misma mayoría empezó a informase sólo mediante dicha plataforma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s