Conapred pide que Nicolás Alvarado ofrezca disculpa: Redaccion (Excelsior)


Por Redacción Publicado en Excélsior.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación solicitó diversas medidas precautorias a Nicolás Alvarado Vale, en relación a las manifestaciones realizadas en su columna periodística difundida en un diario de circulación nacional, mismas que pudieran considerarse presuntamente clasistas y discriminatorias contrarias a la dignidad de las personas de la diversidad sexual.

A través de un comunicado, Conapred detalla que el lenguaje y los actos discriminatorios impiden la construcción de un país justo, equitativo, diverso y próspero.

La discriminación no afecta únicamente a una persona o a algún grupo poblacional, es un problema estructural, histórico y cultural que repercute en el desarrollo social. Además, impide aprovechar la capacidad de numerosos grupos de población para contribuir al desarrollo económico del país”, detalla el texto.

Por lo que el Consejo solicita al comunicador que:

Evite realizar manifestaciones que pudieran considerarse contrarias a la dignidad de las personas de la diversidad sexual y clasistas.

Ofrezca una disculpa por el agravio que pudo haber ocasionado con sus manifestaciones y refrende su compromiso por realizar esfuerzos en su quehacer público para que se respeten los derechos de las personas de la diversidad sexual y de quienes se hayan podido sentir agraviadas

Refrende su compromiso para que en lo sucesivo, las publicaciones que realice en sus notas periodísticas se desarrollen en el marco del respeto a los derechos humanos de las personas, en particular de los grupos de población que históricamente se han encontrado en una situación de discriminación por estigmas y prejuicios socialmente construidos y que tome un curso de sensibilización sobre el derecho de las personas a la no discriminación con el compromiso de que en su quehacer público y privado observe su contenido.

Se abstenga de utilizar un lenguaje que pueda ser considerado discriminatorio en sus notas o escritos periodísticos y en su quehacer como servidor público, a fin de evitar posicionar a las personas que se encuentren en una situación de vulnerabilidad que genere prejuicios sobre ellas y que posteriormente puedan ser materializados en actos de discriminación hacia ellas.

Debido a las disposiciones de los artículos 110, fracción XI y 113 de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la información Pública, y 113, fracción XI y 116 de la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, el Conapred mantendrá la información en reserva, sin poder formular opinión pública al respecto, hasta el cierre del procedimiento.

El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) es la autoridad encargada de promover políticas y medidas tendientes a contribuir al desarrollo cultural y social y avanzar en la inclusión social y garantizar el derecho a la igualdad, que es el primero de los derechos fundamentales en la Constitución Federal.

Ver nota original.

5 thoughts on “Conapred pide que Nicolás Alvarado ofrezca disculpa: Redaccion (Excelsior)

  1. Más allá de haber sido un comentario dirigido al ya fallecido Juan Gabriel, se puede observar que Nicolás Alvarado no fue precavido en el medio en que publicaba y el puesto en el que se encontraba en TV UNAM por lo que las palabras dichas no se tomarían a la ligera, lo cual le llegó a costar su puesto ya que olvidó la imagen que representaba trabajar en la UNAM, donde los principales valores son igualdad y tolerancia, cosa que no fue notorio en sus comentarios despectivos.
    Más allá de ser un tema hablado y mencionado mucho en medios y redes sociales, es de suma importancia que la Conapred insistiera en la disculpa de Alvarado ya que en México la homofobia y discriminación es una acto que se comete a diario y que personas dirigentes y escritores de medios masivos se expresen así da mucho de qué hablar y analizar como sociedad, por lo que el dejar pasar de largo dicho acontecimiento podría suscitarse en protesta o inconformidad social, más enfocado en los grupos afectados por los comentarios despectivos.
    Sin embargo, es curioso notar que se tuvo mayor respuesta de lo dicho por Nicolás Alvarado hacia su no aprobación por Juan Gabriel, que por los muchos despidos que tuvo en TV UNAM haciendo un abuso de poder desde su inicio en el puesto, siendo que los trabajadores se quejaron e hicieron una petición para su renuncia. Y no por ser la discriminación un tema menos importante que el desemplo y abuso, sino, que se puede notar cómo es que las autoridades por ser la homofobia un tema más polémico se ven más involucradas para causar ante la sociedad esa impresión de responsabilidad.

  2. Lo sucedido con Nicolás Alvarado y su comentario clasista, y de cierta forma homofóbico, hacia Juan Gabriel tuvo mucho eco en los últimos días, debido a varios factores.

    Primero, el fallecimiento del cantante, de fama popular, aún se encontraba fresca, tenía días de haber sucedido cuando Milenio publicó la opinión de Alvarado. Parte del pueblo mexicano, admiradores, e inclusive países de américa del sur, lloraban la muerte del cantante, por lo que, al mencionar las palabras “nacas” y “jotas” en la misma oración fue contraproducente para el exdirector de TV UNAM.

    Segundo, el grupo reducido y objetivo de discriminaciones (como es mencionado en el texto), es decir, la homosexualidad, se encuentra en muchas polémicas a su alrededor. Por ejemplo, la legalización del matrimonio entre dos personas del mismo género, el derecho de la adopción de los mismos, y, además, los grupos opositores a la legalización de lo antes mencionado; como son las religiones practicadas en México.

    Tercero, el puesto que ocupaba al momento de exponer su opinión en un medio púbico. TV UNAM difunde cultura, y dentro de ella se considera la tolerancia y el respeto, por lo que su puesto de director tuvo gran peso en el rechazo hacia su comentario, provocando que la Universidad se deslindara de responsabilidades sobre el comentario hecho por Alvarado.

    Sin embargo, algunos compañeros consideran que lo anterior no es un argumento válido, ya que Milenio es independiente de la UNAM y fuera de ella no representa el puesto de director. Además, en la columna que Alvarado escribe se publica en la sección de “espectáculos”, es decir, le pagan por ser polémico, por hablar de temas que nadie se atreve y de la manera que él lo hace. Por lo tanto, justifican las críticas realizadas hacia el exdirector como “la gota que derramó el vaso”. Argumentan que las personas (sobre todo alumnos y trabajadores de la Universidad) ya trían problemas con él por su falta de preparación para el cargo que le fue asignado, y, también, el haber traído personal de Televisa y correr a unos cuantos que ya trabajaban en TV UNAM.

    Por lo tanto, se puede notar que fue un conjunto de situaciones. El contexto en que fue publicado el comentario, tanto el fallecimiento del cantante mexicano, como la discriminación a esa parte de la población. Y, el puesto “importante” que desempeñaba, que, a pesar del tipo de medio y sección en que fuera publicado, tenía un peso importante como portavoz de una institución importante en México.

  3. El culpable o abusador no debe ser el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) tras solicitarle a Nicolás Alvarado que pidiera disculpas públicas después de haber realizado comentarios poco profesionales al fallecido Alberto Aguilera Valadez, pues para empezar Alvarado se refirió a una persona que acababa de morir, la duda que surge es ¿por qué no se manifestó antes si era tanto el aborrecimiento que le profesaba a Juan Gabriel? Tal vez porque en el fondo lo que quería era causar polémica pues él mismo se identificó como uno de los pocos mexicanos que no asumían al cantante como un ídolo.
    Alvarado estaba en todo el derecho de dar su opinión pero debió meditar la forma en que se expresó; hay distintas maneras de hacerlo, pudo haberlo hecho sin tantos juicios de valor o bien sin tantas manifestaciones con claros vestigios discriminatorios y clasistas. Es importante recalcar que no es el hecho de que se expresará así de una figura tan famosa como lo es Juan Gabriel, sino que los comentarios que hizo afectan directamente a grupos específicos de la sociedad.
    Bien dicen que “el pez por la boca muere”, y Nicolás Alvarado es claro ejemplo de ello, pues él fue el causante de que las personas en redes sociales se abalanzaran contra él por las declaraciones explícitas hechas al cantautor mexicano, además esto da muestra de que nunca se dio cuenta de que antes de su renuncia a TV UNAM, él pertenecía a una comunidad universitaria en donde los principales valores son igualdad y tolerancia, y también de que la mayoría de sus estudiantes son pertenecientes a clase media y baja, cosa que no fue notorio en sus comentarios despectivos. Al final lo único que provocó es que varias personas lo tacharan de intolerante y homofóbico. Pero qué necesidad. ¡Caray!

  4. Todo el mundo estuvo impactado por el reciente fallecimiento del cantautor Juan Gabriel, la mayoría de los mexicanos que lo admiraban le rindieron tributo. Pero no todos lo admiraban, y es algo completamente normal ya que no siempre nos va a gustar un artista, sin embargo aquella nota publicada por Nicolás Alvarado clavó su propia tumba.
    Es respetable que a Nicolás Alvarado, la música de Juan Gabriel no fuera de su agrado, pero los comentarios tan déspotas, clasistas y con un lenguaje ofensivo para algunos, que redactó en su nota, ofendieron a muchos mexicanos ya que asumía que todos aquellos que disfrutan la música de juanga, son unos nacos sin clase y sin cultura y que los únicos con clase y educación no disfrutan de sus letras pobres y forzadas. No sabía que aquella pequeña nota, le costaría la dirección de T.V UNAM.

    Era lógico que Organizaciones como la CONAPRED (Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación), actuaran debido al gran escándalo que se generó a raíz de esto. Pues ahora México está pasando por una situación crítica en cuanto al tema de respeto y equidad que altera a la sociedad. Este llamado a que en las próximas notas periodísticas no contengan lenguaje que pueda resultar ofensivo ni mucho menos sean clasistas, no sólo va dirigido a Nicolás Alvarado, sino que a todos los periodistas.

  5. La libertad de expresión tiene límites en la ética, la legalidad y los valores del periodismo. Nicolás Alvarado tenía el derecho de decir lo que quisiera, como persona, pero como periodista, comunicador profesional y funcionario público tenía también el deber de comportarse de forma ética, plural y respetuosa.
    La aceptación de su renuncia en TV UNAM y la exigencia de una disculpa por parte de la Conapred pueden parecer situaciones excesivas; sin embargo, su responsabilidad sobre lo que ocurrió después de la publicación de su columna: “No me gusta Juanga (lo que le viene guango)” es innegable.
    Una columna fija en un periódico de circulación nacional es una actividad periodística y quien la escribe no puede negarse como periodista. A pesar de haber aclarado desde un principio que su postura era pensando en lo que él sabía sobre el artista y su posición ante ello tenía que tratar de ser menos hiriente, tanto con el ya fallecido “Divo de Juárez” como con sus lectores. Aun en el periodismo de opinión, siempre subjetivo y basado en puntos de vista, debe tenerse en cuenta que es una actividad social y no un diario privado.
    El humor, el sarcasmo y la ironía dentro en un texto periodístico (de opinión) es un recurso válido. Sin embargo basta ir al diccionario para saber que el sarcasmo y la ironía no son los mejores recursos periodísticos: Son burlas hirientes. El periodismo no puede ser hiriente porque cumple una función social informativa, reflexiva y crítica. Al burlarse hirientemente de Juan Gabriel, Nicolás Alvarado se burló hirientemente de parte de sus propios lectores. Lo que tendría que ser un texto al servicio de la sociedad se convirtió en una expresión intimista de sus gustos personales.
    Exponer los gustos personales es pertinente en ciertas ocasiones. Si vienen al caso y son acertados pero en este caso parece más un momento de “vomito verbal”. Un juicio de valor basado únicamente en el gusto personal y el prejuicio implícito de que la llamada “alta cultura” es mejor que la cultura popular. Hay espacio para todo tipo de opiniones y comentarios. Este en particular pudo haber estado mejor en otra parte: un diario personal, un blog ultra subjetivo o una plática con amigos.
    No me parece que sea una cuestión de violación a su libertad de expresión, ni una cacería de brujas “mal habladas” ya que el buen periodismo no puede permitirse discriminar porque debe ser plural, con pruebas, fundamentado, ético y responsable. La discriminación llega cuando uno escribe desde el prejuicio, las falacias, la generalización y las ganas de herir. El periodista ejerce más que un oficio, es una ética que se puede fracturar fácilmente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s