‘The Guardian’: las mentiras y los mentirosos: Ricardo Alemán (Milenio)


‘The Guardian’: las mentiras y los mentirosos

Ricardo Alemán  /  Milenio

 

16/08/2016

 

El martes 9 de agosto, el vocero del gobierno mexicano convocó a conferencia de prensa para desmentir “un reportaje” de The Guardian, que acreditaba un supuesto conflicto de interés de la casa presidencial con el uso de un departamento en Miami, propiedad de un amigo de Enrique Peña Nieto.

 

Eduardo Sánchez denunció la falsedad de la información difundida por The Guardian y aseguró que no era la primera ocasión que el diario británico engañaba a sus lectores sobre información de nuestro país y que, “en algún caso”, debió ofrecer disculpas a sus lectores, al no poder sostener la veracidad de lo publicado.

 

En réplica al vocero presidencial, reporteros del semanario Proceso defendieron a The Guardian y, a través de una supuesta declaración de Katie Thomás —responsable de comunicaciones del diario británico—, intentaron desmentir a Eduardo Sánchez.

 

Katie Thompson habría dicho —según ProcesoThe Guardian tiene una profunda responsabilidad al reportear en México. Reafirmamos esta historia y jamás hemos pedido disculpas por ninguno de nuestros reportajes previos en México”.

 

El dicho de Katie Thompson fue ampliamente difundido por Proceso, por el portal de Carmen Aristegui y medios que han orquestado campañas de odio contra el gobierno mexicano.

 

Como queda claro, alguien miente.

 

¿Miente el vocero del gobierno mexicano? ¿Miente la vocera de The Guardian? ¿Miente el semanario Proceso? ¿Mienten sus reporteros? ¿Miente la claque de Aristegui?

 

¡Hagan los lectores su juicio!

 

A partir del 7 de junio de 2012 The Guardian publicó “reportajes” —mediante supuestos documentos salidos de Televisa— que presumían que el gobierno mexiquense habría financiado la campaña del candidato presidencial Enrique Peña Nieto.

 

La difamación y la mentira construyeron el mito de que Peña Nieto compró la Presidencia. Más aún, el PRD —aún en manos de AMLO— ofreció el reportaje de The Guardian —ante autoridades electorales mexicanas— como prueba de que Televisa impuso a Peña Nieto en Los Pinos.

 

Sin embargo, el escándalo fue una mentira monumental urdida por periodistas como Jenaro VillamilCarmen Aristegui y medios como ProcesoLa Jornada y Reforma, entre otros.

 

El 16 de agosto de 2012 el IFE declaró infundada la queja del PRD sobre el reportaje de The Guardian. Además la apelación fue desechada por el Tribunal Electoral (TEPJF) el 28 de agosto de 2012.

 

Por su parte, Televisa desmintió el contenido del “reportaje” de The Guardian —a los pocos minutos de iniciada su difusión— y exigió al diario británico aclarar el origen de los documentos que lo sustentaban, los cuales calificó de “falsos”. En realidad se trataba de un invento del reportero Villamil, quien antes los había publicado en Proceso, donde también habían sido desmentidos.

 

Ante el reclamo y la exigencia de Televisa, el 8 de junio de 2012, The Guardian reconoció como “incorrecta” la información difundida en su reportaje: “Archivos informáticos sugieren que Televisa vendió cobertura a altos políticos Mexicanos” y anunció una investigación sobre el artículo.

 

El 5 de febrero de 2013 Televisa y The Guardian difundieron el comunicado “No. T014”, en donde el diario británico se disculpa por vincular a Televisa con Peña Nieto.

 

Dice el texto, entre muchas otras cosas: “Desde un principio, The Guardian aceptó que no fue posible confirmar la autenticidad de los documentos recibidos. Uno de estos documentos ya había sido publicado en 2005 por un periodista mexicano (Jenaro Villamil, de Proceso). La autenticidad de dicho documento fue cuestionada por algunos sectores de la prensa mexicana y desmentido públicamente por Televisa”.

 

Es decir, The Guardian aceptó que no pudo confirmar la veracidad de los documentos presentados en aquella ocasión y que había optado por resolver sus diferencias con Televisa de manera amistosa. Pidió perdón.

 

¿Quién mintió?

 

¡Mintieron los mismos de siempre; los que gustan del “periodismo carroñero”, militante, de consigna y odio!

 

Al tiempo.

 

3 thoughts on “‘The Guardian’: las mentiras y los mentirosos: Ricardo Alemán (Milenio)

  1. El texto lo menciona muy claro y hasta cierto punto veráz, pero me parece que solo lo menciona desde una perspectiva, la del lado del gobierno.

    Si bien es cierto que existen algunos periodistas en todo el mundo que están más preocupados por hacer terceras cosas (como aventarle tierra a otros, dejar a alguien en lo más recóndito de las críticas, o incluso hasta decir calumnias), también es cierto que el gobierno no es para nada propicio a merecer que lo defiendan.

    Es curioso porque cuando sale algún escándalo a la luz, y es verdad (me refiero a la Casa Blanca, y a muchas otras situaciones que estoy seguro que existen), el gobierno se limita a dar largas, negarlo todo, y una vez calmada la multitud, salir a perdón. Ah, pero no sea que de verdad se dice alguna mentira sobre ellos porque ahí sí muy machitos hasta quieren denunciar.

    La culpa es de todos, el periódico porque al parecer no tiene la capacidad periodística para manejar e investigar situaciones como esta (que vale oro, por cierto), y el gobierno porque siempre da la cara que más le convenga, siendo que no es la primera vez que le sacan sus trapitos al sol.

    Ya lo expone muy bien Carmen Aristegui con su libro “La Casa Blanca de Peña Nieto” todo lo que el gobierno hace bajo la mesa, discreto, porque sabe que es verdad. Y respecto a “The Guardian”, espero que trabajen más la investigación y se aguanten las ganas de publicar algo tan exquisito antes de tiempo.

  2. ¿Quiénes son los que siempre mienten? Según el periodista Ricardo Alemán son aquellos comunicadores que han hecho verdaderos reportajes de denuncia contra las instancias políticas de nuestro país, tal es el caso de Carmen Aristegui, quién realizó una investigación que desató gran polémica en la sociedad: la casa blanca valuada en millones de pesos, propiedad de la primera dama. Incluso el presidente Peña Nieto aceptó que ese evento le había traído consecuencias negativas.
    Entonces la pregunta hacia Ricardo Alemán sería ¿Cómo hacer el periodismo? ¿Los periodistas debemos de creer todo lo que las instituciones oficiales de gobierno nos dicen o debemos de investigar? ¿Ya no debemos de ser los perros guardianes del gobierno que en todas las clases de periodismo nos recalcan?
    Efectivamente, en la publicación del diario The Guardian se dice que la primera dama Angélica Rivera ocupó dos departamentos valuados en millones de dólares en Miami, Florida, uno propiedad de ella y otro del empresario Ricardo Pierdant, además de que este último pagaba el predial de ambos inmuebles. The Guardian aseguró que a cambio de unas supuestas licitaciones futuras, las cuales no están comprobadas, es decir, fueron puras especulaciones.
    Hacer rumores está mal, sin embargo, si hay algo raro (que alguien te pague el predio de un inmueble millonario) el deber del periodista debe de ser publicarlo e investigar más a fondo para poder llegar a una conclusión y a un juicio certero, y eso, no es incitar al odio, como dice Alemán, más bien tendría que hacer conciencia en la sociedad para darnos cuenta de toda la corrupción que manejan quienes nos gobiernan.
    Entonces la pregunta final sería ¿Tendríamos que creer que sólo fue un “favor de vecinos” como dijo el presidente Peña Nieto?

  3. Historia Mundial
    López García Cecilia
    N° de comentario: 1
    19 de agosto de 2016

    Desde siempre se ha sabido que el gobierno mexicano actúa con forme a intereses (corrupción) y que llegar al poder gracias a “favores”, sin embargo en esta noticia The Guardian cometió un error periodístico.
    Principalmente debemos saber que el periodismo siempre busca la verdad, se busca hablar de los hechos de interés social y exponer lo que está mal en la sociedad.
    Pero para llegar a esa verdad se buscan evidencias, una vez obtenidas se deben verificar (asegurarse de que son fuentes confiables, cercanas al hecho, y tener cuidado con los fuentes anónimas).
    Cuando ya se han verificado las fuentes se contrasta la información con otras fuentes, con los demás actores sociales involucrados (políticos, abogados, periodistas, servidores públicos, civiles, etc.).
    Estos dos últimos puntos no se cumplieron en la investigación y publicación del reportaje del periódico británico, que en un primer momento se comprueba con el comunicado “No. T014”, publicado en el 2005.
    Para este nuevo reportaje del departamento en Miami, pese a que no se ha disculpado el diario, ni aceptado que se equivocó; se vuelve a repetir el error de no verificar fuentes y no contrastar la información.
    Si bien yo coincido con la idea de que hay un conflicto de intereses entre el amigo y el presidente Enrique Peña Nieto no podemos suponer o asegurar que existe sin pruebas, finalmente se caería en una mentira o alteración de la realidad, sin la comprobación no podemos decir que algo existe (por lo menos en periodismo).
    Considero que hace falta investigar más, comprobar, verificar, hacer una labor exhaustiva en la metodología periodística para poder generar un reportaje que exponga la verdad del tema y no se quede en suposiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s