¿El estratega del PRI? : Alberto Aguirre (El Economista)


Por Alberto Aguirre, Publicado en El Economista

Sin ser desmentido en tres años, el publicista Juan Carlos Limón, mandamás de ByPower Media, ha recorrido todos los foros en mercadotecnia del hemisferio presumiendo ser el genio detrás del triunfo de Enrique Peña Nieto en el 2012 en México.

La manufactura de los spots del abanderado de la coalición PRI-PVEM y los contratos que recibió de las dependencias federales a lo largo del sexenio parecen corroborarlo. Caso distinto del estratega electoral JJ Rendón, quien en esos mismos foros presume de ser quien aportó la diferencia, durante las semanas críticas en que la carrera hacia Los Pinos estuvo empatada. Si en el 2006, las directrices de Dick Morris sirvieron al panismo para derrotar a AMLO, seis años después intervino quien se autodesigna “el samurai de la estrategia” o “el guerrero del marketing electoral”.

¿Quién contrató a Rendón en esas semanas críticas? Los cibernautas del PRI eran controlados por Sergio José Gutiérrez, un exfuncionario de gobierno neoleones, formado por Natividad González Paras y Fernando Lerdo de Tejada, que debe buena parte de su ascenso en el tricolor al beltronismo. En el war room peñista estaba Alejandra Lagunes, aunque todavía no tenía el control absoluto de la estrategia digital.

El estratega venezolano y su colega colombiano Luis David Duque había regresado a México en el 2010, bajo el amparo de la marca Buró Político. Sus antiguos socios, que lo llevaron a Tabasco y Veracruz, hace mucho que lo habían abandonado.

JJ Rendón ya había desmontado el departamento que rentaba, a unos metros del Club Libanés. Por ese piso pasaron muchos aspirantes a cargos de elección popular, dirigentes partidistas,encuestadores, modelos y periodistas. Muchos se quejan de haber sido chantajeados.

Eso fue antes del 2006. Cuatro años después, el estratega venezolano había expandido sus alcances gracias a hackers como Andrés Sepúlveda, cuya reciente confesión a Bloomberg generó el último escándalo que ha golpeado al peñismo.

Ese hacker colombiano, con apenas 25 años, habría estado al frente del equipo que robó las estrategias de campaña e instaló software espía en las oficinas de AMLO y Josefina Vázquez Mota.

¿Dónde estuvo ese “centro de chuzadas” o la oficina de un proveedor de servicio de “seguridad informática y redes sociales”? En la primavera del 2012 —reveló— gastó 600,000 pesos en la campaña más compleja de las que participó, a lo largo de una década como hacker. Una carrera que se interrumpió abruptamente hace dos años, cuando fue detenido.

El feature de Bloomberg carece de contexto y elude los escándalos protagonizados por Sepúlveda en Colombia, donde fue aprehendido por la Policía Nacional, tras de que la revista Semana difundiera un video en el que confesaba al entonces candidato presidencial de Centro Democrático, Óscar Ivan Zuluaga, su modus operandi para intervenir líneas telefónicas y cuentas de correo electrónico. La Fiscalía de Colombia acusó al hacker de sabotear las negociaciones del gobierno de José Manuel Santos con las FARC y logró que un juez lo condenara a 10 años de prisión.

Ese material periodístico tampoco alude a Luis David Luque ni a Lina Luna, quien estuvo casada con Sepúlveda. Exactriz colombiana, lobbyista y estratega electoral, en el 2007 abrió el despacho Marketing and Management Consulting, para asesorar a diferentes empresas y también campañas políticas. Entre el 2011 y el 2013 trabajó para JJ Rendón.

El hacker colombiano posó para la portada de Bloomberg. Vestido de negro —así viste JJ cotidianamente—. Su relato es un compendio de una década de campañas negativas en una decena de países de América Latina, donde Rendón y otros asociados al Centro Interamericano de Gerencia Política han trabajado como consultores.

“Mi trabajo consistía en hacer acciones de guerra sucia y las operaciones psicológicas, (sembrar) rumores y la propaganda negra… El lado oscuro de la política que nadie sabe que existe, pero todo el mundo puede ver”, dijo.

Bloomberg Businessweek solicitó su opinión a Rendón, quien negó cualquier responsabilidad en acciones ilegales y solo admitió haber contratado al hacker colombiano, pero como diseñador web. Sobre su participación en la campaña presidencial del 2012 o sus nexos con el war room peñista guardó prudente silencio.

Palabra contra palabra. Sepúlveda proporcionó a Bloomberg copias de los correos electrónicos que intercambió con Rendón y sus empleados. Rendón dice que los correos electrónicos son falsos. Un análisis realizado por una firma de seguridad informática dijo que parecían auténticos.

 

JJ Rendón irrumpió en la política mexicana hace 18 años. Su primera incursión ocurrió en Sinaloa, contratado por el entonces gobernador, Juan S. Millán. De allí a Tabasco, donde tuvo su primera gran batalla contra el PRD. Y luego, al equipo que asesoró a la dupla Roberto Madrazo-Elba Esther Gordillo, en pos de la dirigencia nacional del PRI, en el 2002.

Ya en el 2013, el gobierno de Nicolás Maduro había requerido la captura de Rendón. Y es que el consultor decidió salir por primera vez del ostracismo, para hacer campaña contra los chavistas. Ahora está exiliado en Miami. ¿Quién lo metió a la campaña peñista?

Ver nota original.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s