#FuncionarioGandalla: Genaro Lozano ( Reforma)


Por Genaro Lozano, publicado en Reforma

08 Mar. 2016

Vivimos en la era del Gran Hermano. En la Ciudad de México hay más de 14 mil cámaras de videovigilancia que lo mismo multan a infractores del nuevo reglamento de tránsito que muestran el tráfico en las calles o que graban el asalto a una tienda de abarrotes. Los negocios también tienen sus propias cámaras. Salir al espacio público hoy es bajo el riesgo de convertirnos en el próximo escándalo de las redes sociales. Además de todos esos dispositivos de control, unas 10 delegaciones usan la aplicación Periscope con el pretexto de transparencia, pero con el riesgo de exhibir a los ciudadanos que incurren en faltas cívicas, a quienes en la Miguel Hidalgo ya señalan como “vecinos gandallas”.

En transmisiones en tiempo real por Periscope, los funcionarios de la Miguel Hidalgo han exhibido la falta de civismo de señoras que tiran la basura en la calle, de guardias de seguridad que estacionan autos en banquetas y que golpean a los funcionarios, de policías que cobran mordidas o de escoltas del Estado Mayor Presidencial que bloquean con sus camionetas blindadas las rampas para personas con alguna discapacidad.

Tales acciones han desencadenado un intenso debate. Por un lado estamos quienes hemos señalado los peligros de que la autoridad realice funciones para las que no tiene competencia, confrontando a vecinos, acabando con la reputación de una persona antes ignota y tras el escarnio viralmente conocida para siempre como #LadyBasura o #LordMeLaPelas. Por el otro, están quienes piden más videos así, quienes no los ven como un linchamiento público, sino como actos de justicia en un país que tiene un déficit de la misma.

Para quienes defienden esas transmisiones, los que señalamos los peligros del escarnio “nos ponemos del lado de los criminales”, “usamos el lenguaje de los derechos humanos para las ratas, gandallas y delincuentes”. Las mismas autoridades de Miguel Hidalgo han intentado desacreditar los cuestionamientos señalando que quienes criticamos lo hacemos porque “traemos pleito personal”.

En una muestra más de los peligros del uso indiscriminado del Periscope por funcionarios, el autodenominado “City Manager” de la Miguel Hidalgo transmitió un Periscope el martes pasado en el que mostró unas facturas de la administración pasada pagadas a una revista académica que yo edité y argumentando que mis críticas se deben a que “dejé de cobrar en la delegación”.

Hay varias lecturas pendientes de esa acción, entre ellas la Contraloría debería valorar si el funcionario incurrió en una falta a la ley de servidores públicos al usar información pública con fines personales, además de que la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHDF) recibirá una nueva queja.

Ese Periscope le valió al funcionario un regaño público por parte de la delegada, pero el “City Manager” sigue burlándose de sus críticos en redes sociales. Ante los cuestionamientos, la burla y la intimidación. Irónicamente la defensa de la legalidad por parte de la delegada se quedó en un regaño, para el “City Manager” no hubo sanción alguna.

Hasta el momento hay ya 7 quejas ciudadanas ante la CDHDF. Tales quejas han provocado que la Comisión entre al debate junto con el Consejo para Prevenir la Discriminación de la Ciudad de México (COPRED) y con la Asamblea Legislativa para elaborar un manual de uso de Periscope. Nadie pide que se prohíba a funcionarios usar la tecnología para su trabajo, sino en lo que se trabaja es en la elaboración de un protocolo de uso para evitar la difusión de información privada y evitar riesgos de las transmisiones en vivo.

Nadie está en contra de que los funcionarios hagan el trabajo que les corresponde y que lo hagan bien. De lo que se trata es de construir una ciudad con una sólida cultura cívica en la que no se toleren los abusos de autoridad ni a ciudadanos que no respeten las normas de convivencia. El diálogo iniciado entre autoridades es un buen camino para evitar el escarnio, pero también debería funcionar para no tolerar el que los funcionarios se acaben convirtiendo en los gandallas que dicen perseguir.

Ver nota original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s