Ciro en Cadena 3: Gabriel Sosa Plata (Sinembargo)


Por Gabriel Sosa Plata, publicado en Sinembargo

Gómez Leyva se reinventará en su nueva etapa profesional o lo veremos como el periodista que admiramos en CNI? F

La semana pasada se informó oficialmente que el periodista Ciro Gómez Leyva será el titular del noticiario nocturno de la nueva cadena nacional de televisión que lanzará, durante el verano, el Grupo Imagen Multimedia, de Olegario Vázquez Raña y su hijo Olegario Vázquez Aldir.

Después de décadas de espera para la anhelada apertura en este medio de comunicación, dominado hasta ahora por Televisa y Televisión Azteca, el nuevo jugador nacional anticipa su “carta fuerte” en materia informativa, que competirá a los periodistas Joaquín López Dóriga y Javier Alatorre.

Gómez Leyva es un periodista con larga experiencia en medios impresos, radio y televisión. Particularmente fue destacada su labor cuando estuvo al frente de los noticiarios en CNI Canal 40, en los años noventa, con un periodismo ágil y crítico, apoyado por un gran equipo de reporteros, y en diferentes momentos por Denise Maerker y Pilar Álvarez Lasso en la conducción.

Su trabajo en la televisión continuó años después en Milenio Televisión, proyecto que fundó con otros periodistas y donde tuvo la conducción del noticiario estelar entre 2008 y 2013, al tiempo que participaba como analista del programa “Tercer grado”, de Televisa, el cual concluyó sus transmisiones en diciembre de 2014, luego de ocho años de estar al aire.

Por esta importante trayectoria y presencia mediática, Gómez Leyva se convirtió en un periodista afamado. De acuerdo con una encuesta nacional realizada en febrero de 2015 por Parametría, tres de cada diez entrevistados (32 por ciento) lo identifican, aunque los niveles de conocimiento sobre este comunicador no presentan cambios importantes respecto a lo registrado desde el 2013, año en el que dejó su espacio en Milenio Televisión. Pese a esto, se ubica entre los 15 periodistas de la televisión más reconocidos en México.

Por esta presencia, del periodista podemos intuir sus virtudes y fobias, así como sus fortalezas y debilidades periodísticas. Indudablemente es un excelente entrevistador y analista, que sabe encontrar la “nota” y hacerla digerible a sus audiencias. Sin embargo, como a muchos de sus colegas, la ausencia de autocrítica a su trabajo es frecuente, como se advierte diariamente en las respuestas a los comentarios de sus radioescuchas en Radio Fórmula.

Así como Jacobo Zabludovsky fue un antes y un después al salir de Televisa, a Gómez Leyva se le podría caracterizar de la misma manera… pero al revés. A mis amigos de Facebook les pregunté su opinión sobre su llegada a Cadena 3 y las reacciones fueron diversas: desde un incomprensible “mmmhhh” hasta comentarios como “no parece que pretendan (los de Cadena 3) agradar a la audiencia ni hacer un trabajo periodístico interesante”, “¿para eso querían la tercera cadena?”, “pan con lo mismo”, “corto de miras, donde la noticia es minimizada y los juicios emitidos por él, determinando qué es importante y qué no”, etc.

A Gómez Leyva hoy en día se le ve más como un periodista más cercano al poder que a la sociedad o a las audiencias, a diferencia de lo que sucedía antes. Parte de esta percepción quizás se deba a su polémica posición en temas como la Ley Televisa y su apoyo a esta regresiva reforma; a la defensa del indefendible ex líder del PRI en el Distrito Federal, Cuauhtémoc Gutiérrez, acusado de construir una red de prostitución a su servicio; a su férrea defensa a las erradas encuestas de GEA-ISA durante el proceso electoral de 2012, o a su polémica posición progubernamental en torno de sucesos como los de Ayotzinapa, entre otros casos.

La misma encuesta de Parametría refiere que mientras en el año 2010 la opinión efectiva (es decir, la resta de la opinión negativa a la positiva) de Ciro llegaba a 75 por ciento, para febrero de 2015 la misma se ubicó en 42 por ciento, “es decir, en cinco años esta figura perdió 33 puntos de opinión efectiva”.

Por lo que se refiere a Grupo Imagen Multimedia, el mensaje que da a la audiencia y a los diferentes actores de la sociedad, incluido el gobierno, es que no habrá cambios importantes en la política editorial que ya tenía la empresa en los noticiarios de Canal 28 (Cadena 3) y Excélsior Televisión.

Con Gómez Leyva el movimiento de piezas para competir a Televisa y Televisión Azteca es conservador. Los Vázquez Raña-Aldir se apoyan en alguien ya reconocido y formado en otros medios de comunicación, por lo que así se evita la difícil tarea impulsar nuevos cuadros o de reimpulsar a sus propios periodistas para ocupar ese lugar, como Pascal Beltrán del Río, Yuriria Sierra o Martín Espinosa.

Con Gómez Leyva, tampoco se le apuesta –al menos en su noticiario estelar- a los jóvenes ni a la molesta, irreverente y crítica comunidad tuitera y de las redes sociales, sino al mismo público cautivo que permanece atento de los contenidos de la televisión abierta, es decir, las personas de 45 años o más.

El más reciente informe trimestral (septiembre 2015) del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) es útil para comprender este escenario. En lo relativo a las audiencias de televisión precisa: “El envejecimiento poblacional, en conjunto con la innovación tecnológica, ha generado una reducción en la presencia de personas jóvenes dentro de la audiencia de televisión”. ¿Y a qué se debe esto? Fundamentalmente a los contenidos que los jóvenes no encuentran en la televisión, pero sí en internet, así como a los nuevos hábitos de consumo a través de diferentes dispositivos, como los teléfonos inteligentes.

Si la incorporación del periodista a Grupo Imagen Multimedia es una muestra del nuevo proyecto televisivo que conoceremos en el verano, entonces más de uno quedarán decepcionados. No obstante, debemos dar el beneficio de la duda. ¿Gómez Leyva se reinventará en su nueva etapa profesional o lo veremos como el periodista que admiramos en CNI? Aun si quisiera ¿lo podrá hacer en una empresa con una lista enorme de intereses económicos y políticos, producto de los negocios que desarrolla una de las familias más adineradas de México?

La anhelada apertura de la televisión fue acompañada de promesas pluralidad y diversidad en sus contenidos, independientemente del legítimo derecho de explotar comercialmente las frecuencias y obtener un beneficio económico. La familia Vázquez Raña-Aldir tiene el reto de ofrecer una programación que se diferencie de lo que ya ofrecen Televisa, Televisión Azteca, Multimedios y lo que venían haciendo con Cadena 3 y Excélsior Televisión, con excepción de algunos buenos programas de ficción (como las telenovelas) y de análisis (como el programa de José Buendía). ¿Lo lograrán? ¿se lo permitirán?

Ver nota original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s