Univisión se prepara para movilizar a los votantes latinos en Estados Unidos (NT)


Por NICK CORASANITI, publicado en NT

25 febrero 2016

Aproximadamente 11 millones de hispanos acudieron a las urnas en la elección presidencial de 2012 en Estados Unidos. Son muchos, pero son menos de la mitad de quienes tienen derecho al voto.

En consecuencia, los activistas de los dos partidos políticos más importantes han tratado de aumentar la participación mediante campañas de registro electoral. En la izquierda, centrados en la inmigración y el estancamiento de salarios; en la derecha, pensando más en la libertad económica.

Y ahora se suma Univisión.

La empresa, que tiene una cadena de televisión en español y numerosas subsidiarias locales, ha lanzado una campaña que pretende que se registren en el padrón electoral al menos tres millones de electores latinos este año. Se trata casi del mismo número de personas que llegaron a la mayoría de edad desde 2012.

La iniciativa comenzará con la emisión de anuncios en todas las plataformas digitales y de video de Univisión, 126 canales de televisión y radio locales, así como el canal deportivo Univisión Deportes.

Los responsables de las emisoras tratarán de influir en su audiencia con editoriales a la vieja usanza; durante toda la campaña electoral se actualizará una guía en línea para votantes y la empresa organizará eventos similares a los organizados por las bases de los partidos a los que normalmente acuden candidatos —foros en las alcaldías y campañas telefónicas— para tratar de que sus audiencias fortalezcan el bloque electoral latino.

“La regla es que nadie puede llegar a la Casa Blanca sin el voto latino”, dijo Jorge Ramos, presentador estrella de Univisión. “Por eso el registro latino es de vital importancia. Unos cuantos votos más en Nevada, Florida y Colorado podrían hacer ganar o perder a un candidato”.

Una de las estrellas de telenovela más jóvenes de la cadena, William Valdés, de 22 años, explicará cómo adquirió la nacionalidad y se registró para votar en un video destinado a las redes sociales.

Este verano, Univisión organizará campañas para invitar a registrarse en el padrón electoral en los alrededores de los estadios donde se disputará el torneo de fútbol de la Copa América y emitirá anuncios durante las transmisiones de dichos partidos. Se espera que los vean millones de personas.

La iniciativa se extiende a todas las apuestas de Univisión como Fusion, su plataforma digital, con la intención de involucrar a la audiencia de millennials. The Root, un sitio web dedicado a temas afroamericanos, también es parte del “esfuerzo multicultural” de la empresa.

Para Univisión la invitación a votar a través de todos sus canales es lo que los distingue de las cadenas de televisión en inglés, a las que ya ha rebasado en audiencia. Su misión no es solo informar y entretener, sino también “empoderar a la comunidad hispana”. Y debido a que dicha comunidad comparte el mismo idioma, pero no necesariamente el origen étnico o la nacionalidad, ese empoderamiento significa servir como voz unificadora y como fuerza de movilización.

Dado que la elección está a la vuelta de la esquina, “pensamos: si nuestra población está en movimiento, entonces es muy importante participar en una escala mucho mayor que antes”, dijo Roberto Llamas, vicepresidente ejecutivo de la cadena.

Se ha acusado a Univisión de tener orientación demócrata. Si hablan de aprovechar su influencia política, hay quien puede pensar que se trata de una movilización de votantes para el Partido Demócrata. Su propietario es Haim Saban, uno de los principales donantes de la campaña de Hillary Clinton; además, su presentador Jorge Ramos se ha enfrentado al candidato principal de los republicanos, Donald J. Trump.

La cadena insiste en que es apartidista y afirma que la campaña de registro electoral para los aproximadamente 27 millones de hispanos que pueden votar no estará vinculada a ningún partido. Aun así, según los estudios de las tendencias hispanas del Pew Research Center, el 71 por ciento de los latinos votó por el presidente Obama en las elecciones pasadas.

Y eso sucedió antes de que Trump, que promete acabar con la inmigración ilegal, le diera a Ramos un pretexto para iniciar una cruzada en su contra.

“El cambio real es convencer a los latinos para ir a votar, y lo que de verdad resulta interesante es que tal vez Donald Trump lo está haciendo”, dijo Ramos en una entrevista. “Los votantes jóvenes, en especial aquellos que están cumpliendo la mayoría de edad, me dicen que se están involucrando por Donald Trump. No porque estén a favor de Donald Trump, sino porque quieren votar en su contra”.

El reto es real: la participación latina en 2012 fue de 48 por ciento; la afroamericana de 67 por ciento, y la de los blancos fue de 64,1 por ciento, según la investigación del Pew Research Center.

Aumentar este porcentaje de hispanos que pueden votar podría tener efectos significativos en noviembre, no solo en la carrera presidencial, sino también en contiendas cruciales para la elección de senadores. Los remplazos de Marco Rubio en Florida o de Harry Reid en Nevada implican contar con un número alto de votantes latinos.

El Presidente Obama y el Partido Demócrata se ganaron el apoyo de casi siete de cada 10 votantes hispanos en 2012, según demostraron las encuestas de salida. Y, a pesar del triunfo republicano en 2014, los candidatos demócratas conservaron el 62 por ciento del voto latino.

El esfuerzo de Univisión en la elección de 2016 no se limitará a las transmisiones en directo de Jorge Ramos ni al trabajo de movilización de votantes tras las cámaras. El departamento de noticias patrocinará un debate electoral el 9 de marzo y un foro el 14 de julio con la posible participación de los candidatos republicanos y demócratas.

La cadena también planea llevar a cabo una serie de encuestas sobre candidatos y temas electorales y ha reunido al mayor equipo de cobertura electoral de su historia: 16 reporteros, 20 productores y decenas de periodistas digitales asignados a Destino 2016, la cobertura electoral de la cadena.

Sus programas políticos explorarán a fondo temas que la cadena considera de interés para los votantes hispanos y se llevarán a cabo debates sobre las políticas de inmigración, los tratados comerciales, la salud, los salarios o la fiscalidad.

Del mismo modo, la campaña de registro electoral tratará de simplificar en lo posible el proceso de inscripción de electores sin dar por hecho que los ciudadanos saben qué hay que hacer.

“Una vez que la mayoría de los latinos esté en el padrón electoral, es probable que sean los primeros de su familia que votan”, dijo Clarissa Martinez de Castro, vicepresidenta adjunta de NCLR, una organización latina que también se conoce como National Council of La Raza, aliada con Univisión. “Las cosas que parecen sencillas como dónde debo registrarme, qué necesito saber y cuáles son los requisitos son tareas de gran importancia”.

No es la primera cadena televisiva que ha tratado de asumir la responsabilidad del registro electoral una vez que entiende que sus audiencias estaban muy mal representadas en las elecciones. MTV se alió con una organización sin ánimo de lucro, Rock the Vote, que fue pionera de los sistemas de registro por teléfono y en línea en los años 90 para tratar de atraer a más electores jóvenes a las urnas.

Los expertos comentan que los resultados han sido dispares. Y que atribuir esos efectos a iniciativas como las de Univisión es buscarle tres pies al gato. “Hay una cierta superficie de posibilidad en sus demandas y metas”, dice Donald P. Green, un profesor de ciencias políticas en Columbia que estudió los efectos de los anuncios de televisión de Rock the Vote en 2004. “Pero creo que todavía forma parte de la categoría de hipótesis no comprobadas”.

Univisión puede tener ventajas que sus predecesores no tuvieron, dijo Melissa Michelson, profesora de ciencias políticas del Menlo College en California y quien estudia la movilización de los votantes latinos.

“Univisión está en una posición única para llevar esto a cabo, dado su dominio en el mercado”, porque es una “fuente confiable” y porque ya intentó algo similar, explicó Michelson: en 2012, la cadena trabajó para ayudar a miles de televidentes a convertirse en ciudadanos estadounidenses.

Agregó que Ramos “es tan bien conocido por esto que ya tenemos un nombre en las ciencias políticas: el Efecto Jorge Ramos. Es mucho más probable que los consumidores latinos de medios en español estén informados acerca de la elección y tengan mayores probabilidades de votar”.

En una entrevista, Ramos pareció ser consciente de dicho efecto y estuvo dispuesto a hacer alarde de él.

“En el pasado, se nos describió como el gigante dormido”, dijo Ramos, refiriéndose en términos generales a la comunidad latina, aunque quizá se refería también a Univisión. “Pero el gigante ha despertado. Y ahora tenemos que mostrar ese poder”.

Ver nota original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s