De Fuentes a Fuentes; Ramón Alberto Garza (Reporte Índigo)


Por Ramón Alberto Garza, publicado en Reporte índigo

Saben que los recortes vienen, que son inevitables, lo mismo en Pemex que en CFE, como en otras muchas para estatales

Desde hace meses un medio impreso de circulación nacional dedica amplios espacios a cuestionar todo lo que hace la CFE, con verdades a medias e incluso mentiras abiertas.

La libertad de expresión en México da para eso y más. Después de todo es la credibilidad del medio la que está en juego, cuando se arriesga a publicar presuntos hechos que no van con la realidad.

Pero lo que es sin duda una falta de ética del medio es que no deje en claro que en su redacción labora como reportero el hijo de un líder del sindicato de electricistas.

Y que desde esa posición se aproveche el vínculo para incidir en la línea editorial y beneficiar los intereses muy particulares no de sus trabajadores, sino de los líderes que los usan como carne de cañón.

Porque resulta por demás absurdo que ese medio, que históricamente cuestiona —y con justa razón— los abusos, las corruptelas, las canonjías y las prebendas sindicales excesivas, esté convertido hoy en el defensor de los intereses de los líderes del sindicalismo rapaz al que históricamente cuestiona.

Sobre todo cuando en los hechos, las cifras respaldan —y con creces— los avances en la estrategia de reconversión de la CFE hacia una empresa eficiente, que al paso que va podría igualar en 2018 el costo en el precio de la energía de los Estados Unidos.

Y es quizás por esa búsqueda de eficiencias y por la urgencia de hacerle frente a la crisis global que golpea singularmente a México, que el sindicato busca protegerse.

Saben que los recortes vienen, que son inevitables, lo mismo en Pemex que en CFE, como en otras muchas paraestatales. Que es hora de apretarse el cinturón porque el margen de maniobra no existe.

Sus líderes piensan, erróneamente, que amenazando y despotricando como lo vienen haciendo desde los 70s pueden obligar a que el proceso de cambio que no les favorece, se detenga.

Eso mismo pensaban los trabajadores del SME (Sindicato Mexicano de Electricistas) y ya se vieron los resultados. Desaparecieron. Ellos y la empresa.

¿Dónde están hoy aquellos líderes del SME que se rasgaban las vestiduras prometiendo morir en la raya con sus agremiados?

Si los líderes sindicales del SUTERM no aprendieron de aquella lección, mañana puede ser demasiado tarde.

La crisis financiera global, la cruda e inevitable realidad, deja poco margen de maniobra para preservar privilegios insostenibles. El único camino es sentarse a negociar civilizadamente, con inteligencia y buena disposición, no con fuerza.

Si en su momento ese medio de comunicación aplaudía rabiosamente el fin de la era de privilegios del SME, por qué ahora se envuelve en una bandera diametralmente opuesta para defender a quienes se rehúsan a adecuarse a la realidad de los nuevos tiempos.

Y quizás la respuesta sea que a la hora de informar y formar opinión, hay de fuentes a fuentes.

Ver nota original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s