Los idus de octubre: adiós a La Barbie: Jorge Fernandez Menendez (Excélsior)


Por Jorge Fernández Menéndez, publicado Excélsior

El inicio de octubre tendrá que ser un corte de caja respecto al pasado. No es día 13, el día que separa los meses y época según los romanos, pero tendrá que ser nuestro propio idus, el momento que divida dos etapas. Habrá mucho que ver y analizar al respecto. Pero hay varios capítulos ineludibles.

Primero. Ayer fueron extraditados Édgar Valdez Villarreal, La Barbie, y Jorge Costilla Sánchez, El Coss. Uno fue de los jefes de los Beltrán Leyva, líder del cártel del Golfo, el otro. A la extradición de La Barbie, hay que agregarle dos datos importantes. Fue el jefe de la célula que derivó en Guerreros Unidos, y tuvo bajo su mando a dos de los hermanos Pineda Villa asesinados, hermanos a su vez de María de los Ángeles, la esposa de José Luis Abarca, el exalcalde de Iguala. Segundo, estaba en una celda junto a Joaquín El Chapo Guzmán, en El Altiplano. Todos los extraditados estaban en ese penal. El otro vecino de El Chapo, Sigifredo Nájera Talamantes, alias El Canicón, líder de Los Zetas, apareció muerto en su celda, por un infarto, el 7 de septiembre pasado.  Es la primera vez que el gobierno del presidente Peña ordena la extradición de ciudadanos mexicanos a EU sin que hayan concluido su condena en México. Es un cambio notable, porque se retoma la política de extradiciones que inició el entonces presidente Calderón, cuando extraditó a Osiel Cárdenas, al Güero Palma y a otros narcotraficantes en enero del 2007. Durante su administración hubo poco más de 600 extradiciones de delincuentes ligados con este tipo de delitos. Al inicio de la administración Peña había decidido no extraditar hasta que no se cumplieran condenas en México: la liberación de Caro Quintero y la fuga de El Chapo Guzmán han cambiado, y es lógico hacerlo, esa política.Llama la atención los enviados en este primera camada. Vecinos de la celda de El Chapo, miembros de los Beltrán Leyva y del cártel del Golfo, sicarios de los Aztecas, alguno de Los Zetas, los asesinos (Aztecas y Beltrán) de funcionarios estadounidenses en Juárez y San Luis Potosí. Deberán venir (mejor dicho irse) muchos, más mientras nuestro sistema de penales no esté en condiciones no sólo de garantizar que estos personajes no se escapen, sino también que no puedan seguir operando desde los reclusorios. Segundo tema. Cambian gobernadores y dejan huella. Salvador Jara, en su último día decide regalar 21 notarías en Michoacán. Era interino y era uno de esos independientes de los que ahora tanto se habla. No fue un buen gobernador, pero ni remotamente tan malo como otro independiente, Rogelio Ortega en Guerrero, al que todavía le faltan unos días, pero ha comenzado su despedida cubriendo huellas y dando amnistía a los presos del ERPI. Serán reemplazados por dos buenos políticos: Silvano Aureoles que ya comenzó en Michoacán, es uno de los mejores cuadros, por mucho, del PRD. Héctor Astudillo en Guerrero tendrá que esperar todavía tres semanas que serán muy largas ante el deterioro de esa entidad y el desgobierno de Ortega. En Querétaro asumió Francisco Domínguez, quien tiene todo para mantener y hacer avanzar un estado que José Calzada, dejó bien encaminado. Es una de las paradojas de la política: Calzada fue el gobernador mejor evaluado en los últimos años, pero se votó para que se mantengan y mejoren sus políticas por un talentoso miembro de la oposición que era más confiable que el candidato oficialista. Tercero. Hoy habrá innumerables manifestaciones por el 2 de octubre. Pero quienes se movilicen lo harán, en muchos de los casos, en autobuses robados, secuestrados. Resulta incomprensible que en las carreteras federales no se aplique la ley: más allá de que cualquier robo de un vehículo debe ser castigado como tal, ningún autobús o vehículo robado, secuestrado debería poder circular por vías federales. No se trata de impedir el derecho a la libre manifestación, se trata de que no se pueda delinquir con impunidad.

PERIODISTAS

Francisco Garfías, gran reportero, buen colega y amigo recibió la presea Ricardo Flores Magón por su trabajo periodístico. Es más que merecido, Pancho es una referencia ineludible cuando se debe entender qué sucede en el Poder Legislativo. Es un placer y un honor tenerlo de compañero de páginas.

En estos días, Joaquín López-Dóriga está en el ojo de una tormenta para algunos legítima, para otros prefabricada. Pero hoy Joaquín cumple 47 años de reportero. Su primera adjudicación fue cubrir, en el desaparecido Heraldo, la marcha del 2 de octubre del 68. Nadie puede tener un bautismo profesional así sin engrandecerse o abandonar. Más allá de cualquier vicisitud, Joaquín es un periodista con enorme talento, que fue el primero que comprendió y llevó adelante lo que ahora es casi norma: que se podía y debía ser simultáneamente periodista de prensa, radio y televisión y tener éxito en los tres ámbitos. Medio siglo en esto es toda una vida. Felicidades.

Comenzó la renovación de TV Azteca con la designación de Benjamín Salinas Sada, de 32 años e hijo de Ricardo Salinas Pliego, como su nuevo director general. La apuesta es ir por públicos jóvenes, contenidos atractivos e innovadores. Benjamín había sido en los últimos cinco años, miembro del comité ejecutivo de estrategia del grupo Salinas. Enhorabuena y el mayor de los éxitos. La suerte es sólo de quien la trabaja.

Ver Nota Original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s