Las negociaciones secretas del caso López Dóriga-Aramburuzabala (La Silla Rota)


Por HIROSHI TAKAHASHI  Publicado en La Silla Rota

María Asunción Aramburuzabala logrará su objetivo.

Con las recientes acusaciones de extorsión, la constructora Abilia, propiedad de María Asunción Aramburuzabala, evitará desembolsar alrededor de 50 millones de pesos como pago para resarcir los daños que la construcción ubicada en Rubén Darío 225 generará a un aproximado de 1,500 casas habitación en la zona de Polanco.

El pasado 21 de agosto, la empresa desarrolladora dio a conocer un video en el que el abogado Mario Alberto Becerra Pocoroba, representante legal del grupo de vecinos opositores a la construcción, exponía las propuestas para alcanzar un acuerdo que mitigara el impacto negativo ocasionado por la construcción de 122 departamentos en dos torres de 30 niveles.

El material, extrañamente editado, fue presentado como un supuesto acto de extorsión, a pesar de que la parte acusatoria no sólo tenía pleno conocimiento de los detalles del acuerdo que ahí se comentaba, sino que la propia empresa había ya firmado un convenio de mitigación similar con otro grupo de colonos aledaños a zona, habitantes de la calle 3 Picos, en el que la penalización convencional por no cumplir con los detalles del mismo eran precisamente esos 50 millones.

Tales señalamientos se refuerzan con documentos en poder de este columnista, los cuales también fueron entregados a varios vecinos de Polanco, y en los que se documenta que la inmobiliaria sostenía negociaciones con los vecinos de la calle de Rubén Darío para mitigar el impacto en la zona, y en los que claramente se observa la intención de lograr un acuerdo parecido al que había firmado anteriormente, con penalización incluso de hasta 5 millones de dólares, una cantidad coincidentemente idéntica a la que se presentó como parte de la supuesta extorsión.

Entre las acciones concretas de mitigación que se mencionan en los documentos se encuentran la sustitución de infraestructura eléctrica y de movilidad (elevadores), mejoras en fachadas de edificios y apoyo para la remodelación de un jardín de niños, todas éstas como resarcimiento específico del daño que la nueva construcción de Abilia ocasionaría a la plusvalía de las propiedades aledañas.

Lo curioso es que cuando la parte acusadora muestra el video exhibiendo al abogado Becerra, jamás plantean la historia completa ni las negociaciones previas que desataron la furia de María Asunción, una de las mujeres más ricas del mundo.

De hecho, asegura el abogado Becerra Pocoroba, existe un convenio redactado por ambas partes en el que se establecen los acuerdos mencionados resultado de la negociación, el cual no llegó a firmarse ante la difusión de los videos.

Lo que le puedo adelantar es que Mariasun logrará su objetivo: Evitar seguir las negociaciones para resarcir el daño e impacto social y económico de la obra en favor de los vecinos de Polanco; y por otra parte, doblegar a las autoridades encabezadas por Miguel Ángel Mancera para continuar con la construcción del complejo Rubén Darío 225.

En este contexto, es casi un hecho que el Tribunal Contencioso Administrativo del Distrito Federal apruebe el desarrollo de la obra.

Ver Nota original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s