Los enredos de las redes (Milenio)


Por  Marco Rascon, publicado en Milenio

¿Tienen las redes sociales una estrategia cuando se utilizan como causa?

¿Puede la suma de opiniones individuales desde la distancia virtual derrotar a los adversarios del mundo real?

Es cierto: en la Primavera Árabe, las redes sociales fueron un factor fundamental de convocatoria, pero en ninguna parte las redes como tales han sustituido la necesidad de organización real.

Las redes llegaron para quedarse. Eso es real. Son la consagración de la comunicación, que tras su forma horizontal esconde a la sociedad individualizada que puede protestar, opinar, criticar, pero sin consecuencias. A diferencia de lo que decía la canción —“en la calle codo a codo, somos mucho más que dos…”—, en las redes sociales, aunque sean miles de hashtags indignados, prácticamente no han generado un mínimo de organización y mucho menos, por sí solas haber ganado batallas. México polarizado y fragmentado es una prueba de ello.

Noam Chomsky decía “que nunca como ahora hubo tanta libertad de expresión (individual), pero al mismo tiempo, nunca hubo tanto control del pensamiento”. En las redes predomina la reacción y cuando se usan como rating de una causa, no convocan a la reflexión.

El problema reside en que hoy se piensa ganar luchas mediante una suma de opiniones que no logran establecer la estrategia que toda organización requiere. Por ello, las redes sociales en México van de una derrota a otra.

Sin estrategia, las redes sociales pasan del catastrofismo sin tonos ni acentos a la desilusión crónica y se convierten en sembradoras de escepticismos. Son llamaradas que se extinguen y pasan de los gritos al silencio, en eslabones que nunca se unen.

En las últimas protestas callejeras de 2014 se entraba por 5 de Mayo, esperanzados al ver tanta fuerza, pero al no existir una estrategia, un objetivo claro en la batalla, del Zócalo vacío de perspectivas se sale de la plaza confundidos, desilusionados… a pareparar otra marcha conmemorativa igual… de la anterior.

Hace 30 años, tras el sismo de 1985, la clave fue la organización real, la reunión, el debate y la asamblea comunitaria, para generar cambios y ganar batallas.Hoy, pese a la gravedad de los problemas, todo parece detenido; lo políticamente correcto no resuelve. Se festejan las divisiones y los linchamientos en nombre de la verdad verdadera y los tufos de intolerancia satanizan cualquier discrepancia.

“Creen que somos tontos…”, se dice continuamente en redes. Tontos no hay, pero ingenuos sí, que pensando que sin organización real ni estrategia, se puede avanzar.

Ver nota original

3 thoughts on “Los enredos de las redes (Milenio)

  1. Estoy de acuerdo con la opinión del autor al poner énfasis en el papel de las redes sociales dentro de la dinámica social, comparando la situación de México y el de la Primavera Árabe, sin embargo considero que habría que considerar que esta diferencia cualitativa en el desarrollo de ambos países debe situarse contextualmente, es decir, el comportamiento de México en redes sociales podría asociarse con el de una adolescente que empieza a descubrir su personalidad asociado con el nivel de apropiación de los medios, esto le lleva a cierto comportamiento inestable, dilemas de negociación entre lo que se “debe” y se “puede” hacer en las redes, asimismo descubriendo nuevos usos, tales como el activismo.
    Es interesante la perspectiva del autor, ya que a diferencia de una gran mayoría reconoce el papel de las redes sociales como medio para la organización y movilización social. Empero, como la plantea, la existencia de estas herramientas no generaran algún efecto de generación espontánea en sí mismas, pues en segundo lugar de la apropiación del medio se debe tomar en cuenta la estructura social en la que se ha instalado.
    En el caso de México, históricamente ha lidiado con problemas de organización social política, desde su independencia hasta estos días, situación a la cual no se escapan las redes sociales. Esto aunado a que dichos medios de comunicación tienden a funcionar para liberar la presión (inconformidad) contenido dentro del sistema para restablecer el equilibrio, sin embargo la inconformidad esta sobre pasando el sólo hecho de publicar un post o twit, sería interesante observar en que se convierte.

  2. Efectivamente a nuestro país le hace falta una sociedad de acción, y aunque las redes sociales pueden ser de gran ayuda para la organización de grupos, siendo una herramienta práctica para hacer llegar a cualquier lugar la información y de manera casi inmediata, además de contar con la capacidad de llegar a una gran cantidad de personas de todo el mundo con tan sólo un click.

    Pero en realidad, muchas personas no les dan un uso verdaderamente útil este tipo de medios, con los cuales se pudieran realizar un cambio significativo y no solamente utilizarlas como medio de entretenimiento, como lo hace la gran mayoría de la población mexicana lo hace.

    En general, las redes sociales representan un arma de doble filo, en primer lugar, pueden ser utilizadas en forma de entretenimiento e incluso podría llamarlas “malignas” por la forma en que el individuo se enajena de la realidad e incluso en casos extremos, crea su propia realidad, pero también podrían ser “bien” utilizadas, como aquí se comenta, para poder formar grupos que luchen por un cambio y dejar de ser esa sociedad que siente que con compartir o publicar alguna foto, publicación, creen que van a lograr algo.

  3. Si bien es cierto que las redes sociales son un medio que mueve masas, no se puede hablar de ellas como una herramienta para generar activismo social. Es importante mencionar que el ciberactivismo, el activismo de sillón no lleva a nada. Una persona puede usar los 140 caracteres de Twitter para escribir algo en contra del presidente o del sistema político en general, sin embargo, ese pensamiento se va a quedar ahí, en la red.
    No basta con hacer que un hashtag se vuelva el más mencionado, eso no hará ningún cambio. Si bien causará una reflexión, ésta será sólo momentánea porque en cuestión de horas llega otra tendencia que borra su importancia. No es mi intención decir que las redes no sirven para nada, porque como dije ayudan a reflexionar pero lo que México necesita es que la sociedad se organice y se preocupe más por la política que por el fútbol.
    Como menciona el autor de la nota, lo que se necesita es organización real, como la del 85, una organización tan grande que haga a México un país libre y listo para salir adelante, para dejar de ser manipulado por unas cuantas personas que tienen los recursos económicos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s