Por unos pesos, la UNAM no contrata a Carmen: Juan Bustillos (Impacto/México)


Por Juan Bustillos, publicado en Impacto

El doctor José Narro no sabe en la que se metió; a partir de ayer pasó a engrosar el ejército de enemigos de la libertad de expresión; no sé si al nivel de Joaquín Vargas, pero por ahí debe andar. Y todo porque la UNAM no tiene con qué pagar a Carmen Aristegui y a su equipo.

El rector reveló que seis años atrás, cuando Carmen salió de Grupo W por razones que resulta ocioso recordar, pero que guardan similitud con su problema con MVS, “hubo un acercamiento”, pero “las necesidades financieras de la producción eran muy superiores a lo que nosotros podríamos hacer y Carmen optó por tener alguna otra salida, que fue la de incorporarse a MVS”.

Una vulgar cuestión de pesos, muchos pesos, tantos que ni el Rector los gana.

Narro tiene razón: Se vería mal que la UNAM le pagara de millón a millón 200 mil pesos mensuales, sin contar el carro del año, más los salarios de la productora, reporteros, colaboradores, equipo y todo lo relacionado con un programa de radio, sin duda, rentable, tanto que, por eso, su trabajo se cotiza tan alto, pero, vaya paradoja, a la postre podría ser uno de los elementos fundamentales que entorpezcan su reaparición en otra cadena.

Para decirlo de otra manera, con lo que le costaría tener a Aristegui, la máxima casa de estudios financiaría, y mejoraría, a Radio UNAM.

La cuestión es que, rentable y todo, a Narro se le presentaría un problema de difícil explicación.

Cómo justificar que Carmen, sólo ella, ganara un millón 200 mil pesos mensuales si un profesor de tiempo completo, con 40 horas a la semana, gana, en promedio, unos 50 mil pesos, y si tiene obra publicada se cotiza en 75 mil.

Dirán que la libertad de expresión es cara, y no se equivocarán, pero ésta es ejercida en cada milímetro de las instalaciones universitarias, en cada cátedra y en todos los foros.

Para decirlo de otra manera, sin contar el costo del carro, colaboradores, reporteros y productora, etcétera, el salario de Carmen serviría para pagar a 24 profesores de tiempo completo.

Y reitero: No es que su trabajo no valga tal erogación, pero la UNAM no está como para darse tales lujos.

Hoy hay un problema adicional: El rector termina su gestión en noviembre próximo y en sus prioridades no está heredar a su sucesor un asunto tan caro en tiempos de crisis.

Visto así, la no aparición de Carmen en Radio UNAM nada tiene que ver con la libertad de expresión, sino con el presupuesto, a menos que estuviera dispuesta a renunciar a su salario de MVS y ganar lo que un profesor de tiempo completo, cuya rentabilidad se mide en sus estudios, lo que enseña a sus discípulos y en lo que éstos significan para el futuro del país.

Ver original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s