Se los dijo un pajarito: Pablo Cortes (Reporte índigo)


Por Pablo Cortes, publicado en Reporte Índigo

Informe de Transparencia de Twitter revela que gobiernos hicieron más solicitudes de información sobre usuarios en la segunda mitad del 2014. México fue uno de los países de Latinoamérica que más peticiones hizo

Los gobiernos hicieron a Twitter 40 por ciento más solicitudes de información sobre usuarios en la segunda mitad del 2014.

Así lo revela el Informe de Transparencia de la propia red social, que afirma haber recibido 2 mil 871 peticiones de julio a diciembre del año pasado, en comparación con las 2 mil 058 de enero a junio.

Además, los gobiernos realizaron 796 solicitudes para que Twitter eliminara publicaciones que ellos consideran “ilegales”, casi el doble del periodo anterior.

Brasil, México y Argentina destacan como los países que más peticiones hicieron en Latinoamérica.

A nivel mundial, Estados Unidos, Turquía, Japón, Reino Unido y Rusia encabezan el número de demandas.

—–

Pulse el link para ver la nota con video

5 thoughts on “Se los dijo un pajarito: Pablo Cortes (Reporte índigo)

  1. Las redes sociales virtuales se han convertido en vías de comunicación eficaces que contribuyen a la inmediatez de la información, a la organización social y política de distintos sectores de la población. Son medios que, aunque, no estén abiertos para todas las secciones de la urbe si tienen una importancia para quienes tenemos acceso a ellos.
    A través de estas plataformas uno puede estar informado de lo que está pasando pues muchas personas publican links o palabras que de alguna manera te muestran lo que esta aconteciendo en el país. El acceso es rápido porque se puede compartir o re- twitear la información que alguien más publique.
    Es por eso que el o los gobiernos están tan interesados en saber qué contenido se está publicando para saber qué o para qué se están organizando. Sin embargo, se está violando y privando de la libertad de expresión por parte de los gobiernos y por parte de la misma red social virtual, pues al eliminar las publicaciones que sean “ilícitas” está quitando la libertad de escribir lo que se desea.
    Esta desigualdad que también se nota al compararlo con el IFAI que en muchas ocasiones no te da la información que necesitas o si la da te hace que esperes mucho tiempo. Entonces por qué la información que publica la sociedad debe de ser eliminada y consultado por el gobierno. De la misma forma entonces la población debe de estar informada con plena transparencia lo que sucede dentro de la elite política de nuestro país.

  2. ¿Qué difererencia existe entre una solicitud de información de un usuario y los estudios de Opinión Pública o de Audiencias o de Líderes de Opinión, tan característicos de los gobiernos democráticos? Sólo la plataforma, y la agresividad que supone conocer sin peguntar, de forma individual, a través de la misma.
    Desde tiempos de Lazarsfeld, concretamente con The People’s Choice a mediados de 1900, se pulen métodos para que los gobiernos realicen estudios que les permitan conocer la preferencia electoral y el nivel de aceptación del mismo; con la evolución de la escuela anglosajona de Comunicación Política, se vuelve necesario cuidar la imagen del gobierno, cueste lo que cueste.
    Bajo esta lógica, es comprensible que gobiernos como Estados Unidos, Japón, Reino Unido y Rusia, con una gran historia de política democrática, gran poder económico y militar, problemas que salen de su control y que son modelos de “desarrollo”, dediquen tantas fuerzas a preservar una imagen aceptable tanto interna como externa.
    Pero el error está en querer conocer a sus gobernados de todas las formas posibles, dejando ya de lado los grandes estudios que volvían al individuo como parte de una colectividad, y se acercan más a lo que puede ser el espionaje a través del interés de un sólo individuo y de los registros que deja en el omnipresente mundo de la internet.
    Los estudios anglosajones de Comunicación Política, destinados en fin último a la imagen, han aprovechado las plataformas digitales para ubicar actores los cuales, más que representativos como objetos de las Ciencias Sociales, se vuelven en “amenazas” directas a una imagen. Entonces no es sólo que se conozcan y se utilicen para tapar huecos de simpatía, sino que incluso se profundiza en sus vidas y se corta la libertad de expresión al solicitar se eliminen ciertas publicaciones.
    Para nada es justificable el contacto directo y unidireccional de los gobiernos con actores específicos, pero es comprensible ante la evolución que los estudios sobre el gobierno han experimentado, al ser incapaz de encontrar formas en que la diversidad de opiniones no afecte a la imagen del gobierno que también ha incursionado en el mundo digital.

  3. Es indudable que Internet ha permeado en nuestra vida cotidiana. Independientemente de la brecha tecnológica, el uso de las redes electrónicas ha ido en aumento y, seguro, seguirá creciendo. Sin embargo, la legislación y regulación en torno a lo que podemos publicar, acceder, encontrar en este medio es muy pobre todavía, puesto que Internet es un monstruo que se masificó hace relativamente poco tiempo. Y nuestra concientización en torno a lo que ocurre aquí está en ciernes; es una suerte de prueba y error.

    En este sentido, nos enfrentamos a un arma de doble filo. Por una parte la legislación en cuanto a lo que se debe (o no) publicar en la red, aunado a los derechos de autor y a la facilidad con que se puede plagiar. Lo anterior porque es delicado discutir sobre lo que se puede publicar y la censura está a la orden del día. La línea entre eso y limitar la libertad de expresión es muy delgada. Por otro lado, tenemos la facilidad para acceder a la información de todo el mundo lo que implica que todo el mundo puede acceder a nuestra información con sólo un click. Aquí tocamos un punto crucial del tema de la legislación: la protección de los datos personales de los usuarios de las redes digitales ¿En qué situaciones el gobierno debería estar permitido para solicitar información de algún usuario? No hace mucho tiempo tuvimos un caso en Veracruz de personas acusadas de terrorismo por publicar en su cuenta de Twitter que había una balacera, por mencionar un ejemplo. Entonces, ¿hasta qué punto es pertinente que nosotros como usuarios brindemos nuestra información? No sólo se trata de dar nuestro voto de confianza a la red, también se trata de leer las letras chiquitas (y el texto en general) del “aviso de privacidad” de la página, y no dar click en “He leído y acepto la política de privacidad…”. Y no se trata de justificar las acciones de los gobiernos, pero si ya sabemos cómo son, ¿pa’ qué les damos más cuerda y pretextos para espiarnos? No se trata de echar culpas, se trata de corresponsabilidad de los usuarios con las redes digitales.

  4. Es indudable que Internet ha permeado en nuestra vida cotidiana. Independientemente de la brecha tecnológica, el uso de las redes electrónicas ha ido en aumento y, seguro, seguirá creciendo. Sin embargo, la legislación y regulación en torno a lo que podemos publicar, acceder, encontrar en este medio es muy pobre todavía, puesto que Internet es un monstruo que se masificó hace relativamente poco tiempo.
    En este sentido, nos enfrentamos a un arma de doble filo. Por una parte la legislación en cuanto a lo que se debe (o no) publicar en la red, aunado a los derechos de autor y a la facilidad con que se puede plagiar. Lo anterior porque es delicado discutir sobre lo que se puede publicar y la censura está a la orden del día. La línea entre eso y limitar la libertad de expresión es muy delgada. Por otro lado, tenemos la facilidad para acceder a la información de todo el mundo lo que implica que todo el mundo puede acceder a nuestra información con sólo un click.
    Aquí tocamos un punto crucial del tema de la legislación: la protección de los datos personales de los usuarios de las redes digitales ¿En qué situaciones el gobierno debería estar permitido para solicitar información de algún usuario? No hace mucho tiempo tuvimos un caso en Veracruz de personas acusadas de terrorismo por publicar en su cuenta de Twitter que había una balacera, por mencionar un ejemplo. Entonces, ¿hasta qué punto es pertinente que nosotros como usuarios brindemos nuestra información? No sólo se trata de dar nuestro voto de confianza a la red, también se trata de leer las letras chiquitas (y el texto en general) del “aviso de privacidad” de la página, y no dar click en “He leído y acepto la política de privacidad…”. Y no se trata de justificar las acciones de los gobiernos, pero si ya sabemos cómo son, ¿pa’ qué les damos más cuerda y pretextos para espiarnos? No se trata de echar culpas, se trata de corresponsabilidad de los usuarios con las redes digitales.

  5. A partir de que Internet llegó al mundo y sobre todo a México, hace aproximadamente dos décadas, la información y las formas de darla a conocer han evolucionado, de tal manera que hoy en día es posible conocer los hechos casi en el momento en el que suceden.
    Lo anterior es gracias, en gran parte, por las redes sociales como Twitter que además de los servicios que ofrece “normalmente”, también está la posibilidad de realizar una demanda ciudadana, hacer llegar a algún funcionario el descontento por X situación, etc.
    Las redes sociales han permitido a la sociedad un acceso inimaginable a información y sobre todo a tener la oportunidad de dar a conocer sus opiniones sobre cualquier tema. Es así como blogs y perfiles han alcanzado gran número de seguidores, por las demandas que realizan, comentarios sobre la y los políticos o cualquier información relevante para un país, principalmente de su gobierno.
    Por tal razón es que Internet está regulado en varios países para que la información que llegue a las personas sea lo que el propio gobierno quiere. En lugares como Arabia todos los sitios web deben de contar con una licencia; en Venezuela el presidente ha bloqueado varios sitios por difundir información “sensible”; en China es tal el control, que entre los sitios bloqueados se encuentra Google.
    México es de los pocos países donde aún se puede decir que hay “libertad” para dar a conocer y recibir cualquier tipo de información. Desgraciadamente, debido a esa situación es que el gobierno pretende tomar acciones para el control de todo lo que se difunde en este medio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s