TV Azteca-Televisa, ¿el inicio del divorcio?; Jenaro Villamil (Proceso)


Por Jenaro Villamil, publicado en Proceso

, D.F. (apro).- El 30 de julio pasado, Ricardo Salinas Pliego escribió tres mensajes en su cuenta de Twitter, inusuales para el estilo de redacción del dueño de TV Azteca en esta red social:

Estos tres mensajes desmentían la versión que circuló en España y en los portales informativos de negocios en México sobre el avance de las negociaciones entre Telefónica y Iusacell, propiedad al 50% de Grupo Salinas y Grupo Televisa a partir de junio de 2012, cuando se autorizó la fusión de los dos supuestos competidores en televisión abierta.

La versión circuló en el sitio El Confidencial, muy vinculado al partido gobernante en España y promotor de la expansión de Telefónica en América Latina. En efecto, la empresa informó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores de España que “existe un proceso de negociación, no habiéndose alcanzado ningún acuerdo al respecto”, sobre la posible compra de 50% de Grupo Salinas en Iusacell.

En otras palabras, Telefónica informó que avanzaba en una negociación con Grupo Televisa para adquirir el 50% de Iusacell y fusionar a las dos compañías de telefonía móvil en México. La fusión de Telefónica y Iusacell se aceleró como posibilidad desde el momento que América Móvil, de Carlos Slim, anunció su intención de desincorporar entre 20 y 30% de sus activos para dejar de ser el “agente económico preponderante” y, por tanto, evitar compartir su infraestructura que le ordena la nueva ley de telecomunicaciones.

La fusión entre Telefónica y Iusacell tiene lógica en los números de mercado de la telefonía móvil, pero no en las relaciones políticas y de influencia que derivan de una operación de tal envergadura. Desplazar a TV Azteca del negocio del triple play será mucho más caro de lo que se imaginan los operadores de la alianza entre la española y Televisa.

América Móvil posee hasta ahora 70% del mercado a través de Telcel, con poco más de 73 millones de líneas. Telefónica, su adversario más importante, apenas tiene 19% del mercado mexicano con 19.3 millones de líneas. Y Iusacell, resultado de la fusión Grupo Salinas y Grupo Televisa, tiene el 8% del mercado, pero en una situación de pérdidas más que de ganancias. Nextel, la compañía que se alió con Televisa en la polémica Licitación 21, apenas tiene el 4% del mercado, pero en un sector de altos ingresos.

La fusión entre Iusacell y Telefónica les daría entre 27 y 28% del mercado. Unidas, evitarían que la venta del 20 a 30% de los activos de América Móvil los desplazara como la segunda compañía más importante del mercado. Slim colocó a sus competidores en una situación de jaque mate en términos financieros  y de mercado.

Para lograr la compra de 50% de Iusacell, Telefónica tendría que invertir entre 3 mil 300 a 4 mil millones de dólares. Apenas en 2011, antes de la fusión de Televisa y Grupo Salinas, la compañía valía 3 mil 200 millones de dólares, según los especialistas financieros. Grupo Televisa pagó mil 600 millones de dólares en 2012 por la mitad de esa infraestructura. Es una operación muy cara para el grupo español, pero clave si desean entrar al mercado del triple play en México, aliados a la televisora más importante.

Aquí empieza el problema con Ricardo Salinas Pliego. El dueño de TV Azteca y propietario de electrodomésticos, banco, empresas de energía eólica y ahora de seguridad, tiene un acuerdo endeble con Televisa, pero eficaz para ambas televisoras en su guerra contra Telmex-Telcel. Recordemos que fue Iusacell quien interpuso más amparos y demandas en contra de la Licitación 21 para romper la sociedad con Nextel y Televisa. Y lo lograron.

Los “cuatro fantásticos” de Televisa decidieron, contra viento y marea, fusionarse con TV Azteca, en una de las operaciones más criticadas por los especialistas en competencia económica. La fusión de las dos televisoras no era un simple negocio de telefonía móvil. Definió la conformación de un claro monopolio de contenidos en medios masivos de comunicación y en el triple play.

La relación entre Telefónica y Salinas Pliego no es buena, a la inversa de su muy estrecha colaboración con Televisa. Dos de los principales ejecutivos de Televisa en el área de telecomunicaciones provienen de Telefónica, en los tiempos que Francisco Gil Díaz dirigió esta compañía.

Gil Díaz y Salinas Pliego tuvieron un agrio enfrentamiento en el sexenio de Vicente Fox por la presunta “cacería fiscal” del extitular de Hacienda.

La lógica indica que Telefónica y Televisa podrían funcionar bien en un esquema de competencia con América Móvil y el posible comprador extranjero de los activos de la empresa de Carlos Slim. El punto medular es Salinas Pliego.

El concesionario de TV Azteca es un actor que gusta de llevar a tribunales todas sus sociedades. Incluso, su mejor negocio es el conflicto jurídico, no la alianza, según han confirmado todos los especialistas que conocen la forma de operar de Salinas Pliego y sus indudables logros para colocarse como uno de los hombres más ricos de México.

El divorcio, si se concreta, no será nada terso. Y si no se logra, el matrimonio por conveniencia entre ambas televisoras puede alcanzar tintes de melodrama, al estilo canal 2 o al estilo canal 13.

Es apenas el inicio de la historia.

Ver nota original

Anuncios

6 comentarios sobre “TV Azteca-Televisa, ¿el inicio del divorcio?; Jenaro Villamil (Proceso)

  1. Televisa y Tv Azteca las dos empresas líderes en cuanto a medios de comunicación en el país, empresas que siempre mantuvieron una supuesta rivalidad incluso en el futbol, ya que el equipo Morelia está bajo el mando de Ricardo Salinas Pliego dueño y presidente de Tv Azteca; por otra parte se encuentra el club América cuya nómina es pagada por el dueño y presidente de Televisa Emilio Azcárraga Jean.
    Una historia de rivalidad cuyo fin pareció producción de Juan Osorio (productor de novelas de Televisa), ya que como dice el dicho “si no puedes con el enemigo únete” Fue así que a través de una licitación grupo Televisa y grupo Salinas firmaron el acta de matrimonio, un lazo que daría impulso a la empresa de telefonía móvil Iusacell.
    Ambas empresas se fusionaban para un gran proyecto del cual Televisa tuvo que invertir 1 600 millones de dólares, de esta manera se apoderaron del 50 % de las acciones. Senadores y diputados, quizás no notaron que eso podría desembocar en un monopolio en comunicaciones a nivel descomunal.
    Una alianza que lentamente pondría en predicamentos al empresario Carlos Slim, amo y señor de las telecomunicaciones con su poderoso Telmex-Telcel, aunado a ello la nueva ley en telecomunicaciones orillo a Slim a vender el 20% de sus activos en la bolsa, suena como a cuento del malo y el bueno o es que las televisoras recibieron una ayudadita divina para hacer crecer su negocio.
    La alianza no era tan poderosa como parecía, ya que apareció un tercero en discordia su nombre es Telefónica Movistar, cuyos dueños son de origen español. Una empresa que buscaba comprar las acciones de Tv Azteca y aliarse con Televisa para de esta manera posicionarse como una de las compañías más poderosas de Latinoamérica, pero sobre todo pelear enserio contra Telcel.
    Sin embargo entre ventas y compras; entre leyes y corrupción los únicos beneficiados son los grandes dueños de la comunicación en México. La gente que tiene que formarse en grandes filas para pagar un recibo carísimo, personas que con cien pesos apenas y pueden hablar 15 minutos, personas a la sombra del poder.

  2. Muchos intereses se encuentran de por medio, económicos y territoriales por lo tanto su fusión para obtener el control de Iusacell no son factibles para las principales cadenas televisoras.
    Televisa y Tv Azteca hoy en día son y serán las principales cadenas televisoras a menos que surja otra cadena que logre posicionarse como lo han hecho estas cadenas.
    Televisa, de cierto modo se encuentra mejor posicionada que Tv Azteca debido a sus principales inversionistas por mencionar a Carlos Slim, dueño de Sanborns, Sears, Telefonía y posiblemente Iusacell. Como todo buen empresario Carlos Salinas dueño de Telefonía desea ampliar su negocio y negociar con la empresa española Iusacell para poder incrementar su poder en el ámbito de Telecomunicaciones.
    Sin embargo al dueño de Inbursa no le está resultando tan fácil poder adquirir dicha empresa puesto que dentro de la disputa se encuentra Tv Azteca del dueño Ricardo Salinas Pliego. Tv Azteca al igual que Televisa pretenden realizar un convenio para poder tener el control de esta empresa española sin embargo, ninguno de ellos podrá llegar un acuerdo dado que sus intereses de crecimiento se califican de forma individual y no compartida.

  3. Una vez más el conflicto de intereses de los hombres más poderosos del país pone en jaque al resto de la población. El pleito entre Azcárraga/Salinas vs. Slim ha tomado mayor importancia en el ámbito nacional debido a la reforma en materia de telecomunicaciones. La idea que en un principio se nos planteaba como la apertura del mercado, que permitiría la libre competencia en los diferentes aspectos comunicativos del país, se va disolviendo en el aire para mostrarnos la verdadera intención de la nueva reforma.
    Se puede observar como estas modificaciones beneficiaron al grupo de poder liderado por Azcárraga Jean, quien se sabe controla discretamente los hilos del país desde hace ya un buen tiempo.
    Qué credibilidad pueden tener ahora las promesas que se anunciaban como el nuevo despertar de las telecomunicaciones en Mexico cuando los únicos beneficiados son los de siempre.
    Si se llega a dar la alianza entre Salinas Pliego y el dueño de Televisa, se cerrarán una vez más las oportunidades de competencia en el país y se observará que la reforma fue un capricho de los dueños de las televisoras para hacerle frente a un Slim que cada vez les significaba un mayor peligro.
    Sabemos que los servicios de Telcel, Iusacel, Movistar, etc, son deficientes y nada acordes con lo que se debe de pagar. Cuando será el día en el que podamos disfrutar un servicio que valga lo que cueste. Al parecer ese día se va alejando cada vez más.
    Mientras el gobierno siga consintiendo a estos empresarios difícilmente podrá haber un cambio en la manera de contratación de servicios.

  4. ¿Y dónde queda el pueblo? Cuando el presidente Enrique Peña Nieto promulgó la Reforma de Telecomunicaciones a mediados del mes pasado definió, a manera de compromiso político, cuatro rectores que defendían su reforma y beneficiaban al consumidor, pues se prometía una telefonía más eficaz a menores costos, así como mayor competencia para radio y televisión. Los anuncios, los comerciales, no se hicieron esperar: una serie de infografías se multiplicaban en los medios de comunicación (los cuales ya se esperanzaban cambiantes), y esa insistencia en el segundo pronombre singlar, “¿Qué te traerá la Reforma en Telecom?”, no le hablaba a nadie sino al pueblo. Era una reforma para el pueblo.

    Al menos eso prometían los spots de radio, de televisión, las grandes pancartas y todo ese conglomerado de publicidad social que al final, y este análisis de Villamil lo comprueba, no son sino mera propaganda política. Ahí donde las consecuencias inmediatas de la promulgación de la reforma consista en un choque de intereses económicos por parte de las grandes telefonías, ahí donde el escenario mediático no cubra los beneficios para la sociedad sino unos rumores de alianzas, de traiciones, de divorcios y de rumores, se puede ver que la Reforma Telecom –o la Ley Televisa 2, como la llamaba el senador panista Javier Corral– protege los intereses de los grandes consorcios, de las empresas, de los peces gordos.

    Ya señalaban Rodrigo Gómez y Gabriel Sosa Plata, coordinadores del libro Los medios digitales: México, lo abrumante que es el duopolio Televisa-TV Azteca o (Azcárraga-Salinas Pliego, para este caso particular) en el campo de las telecomunicaciones. Las reglas ambiguas de la Cofetel y de la SCT hacen el mercado aún más asfixiante.

    La telemonarquía es un severo problema en el país. Y peor aún, cuando esta tiene también una relación recíproca de intereses gubernamentales. Se hablaría, entonces, de una telecracia. Porque las apuestas entre Salinas Pliego, Azcárraga, Slim, y Gil Díaz, no siguen solo una lógica de telefonía, sino de política, no se mueven los intereses de negocios, sino de salvaguardar sus respectivos monopolios y su influencia hegemónica.

    De todo que cuando se habla de grandes cambios, hay que tener presente que se trata solo de un ajuste de poderes, un choque entre las grandes placas tectónicas que son estos personajes orwellianos. ¿Y entonces dónde queda el pueblo? Justo arriba, esperando los terremotos y destrozos que los choques de intereses, las alianzas y desalianzas puedan causar. Eso es, y ahora se puede a la pregunta del Gobierno Federal, lo que trae al pueblo la Reforma de Telecomunicaciones.

  5. La idea de una alianza entre dos rivales que han peleado públicamente desde la aparición de cada uno; no resulta un fenómeno digno de ser analizado con extrañeza; es una estrategía, evidentemente que pretende vorazmente competir contra el hombre más rico del planeta; por parte de los dueños de las televisoras es una estrategia que der ser resultar exitosa, reafirmará su poder ante los medios de comunicación en nuestro País.

    Evidentemente cumplir las metas que se han planteado y conquistar el porcentaje del mercado que planean con la fusión entre las empresas de servicio de telefonía celular es sólo un paso más en el control de medios y la expansión de su empoderamiento. Supongo que además de los evidentes beneficios económicos que esta operación traerá consigo. La idea de arriesgarse para fusionar las empresas encuentran un mayor atractivo en la idea de tener mayor alcance, mayor poder para controlar los servicios de comunicación, además de los medios que ya cada empresario posee.

    Me parece que cuando el Sr. Slim decidió poner a la venta parte de sus acciones de América Móvil, estaba seguro de que ésta estrategia le beneficiaría de múltiples formas, a pesar de que lo hizo porque no tenía otra opción para poder explotar otras oportunidades de negocio, en ningún momento perdió dinero, pues en el momento que ofertó sus acciones en la bolsa , América Móvil fue un boom, muchos inversionistas fijaron sus intereses en ésta empresa. Fue así como Slim que ya no era el hombre más rico del planeta, en tan sólo un día después de haber vendido parte de sus acciones de su empresa de telefonía se posicionó nuevamente como el hombre más rico del mundo.
    Perdió poder, quizá dentro del área de las telecomunicaciones específicamente en la telefonía celular. Sin embargo con este movimiento quedó habilitado para incursionar en otras áreas, en cuanto a la batalla por el mercado de las empresas de telefonía celular, debemos agregar a un nuevo rival: Richard Branson, .otro multimillonario- que recientemente entró a México con Virgin Mobile, será una competencia muy reñida.

  6. Loa medios de comunicación representan un negocio para la clase social dominante en México. Los empresarios fomentan un conformismo social,el cual les permite seguir acumulando capital sin medid.Lo único que importa es la ganancia económica. Por ello, sólo difunden contenidos cuyo principal objetivo es entretener al espectador, el cual actúa como un sujeto pasivo, es decir, una pieza más del sistema capitalista.

    Los empresarios cuidan su mercado, pues hay un control en la información, la cual provoca un impacto en el consumidor.El objetivo es vender y posicionar a la empresa como la número uno del país. Los mexicanos vivimos bajo el dominio del imperio Televisa y Telcel,ya que dichas empresas mueven los hilos de nuestra economía.Si no puedes con el enemigo únetele.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s