El ‘trending topic’ como consenso y… otras ilusiones; José Carreño (El Universal)


Por José Carreño, publicado en El Universal

Contra las expectativas de democratización y elevación de la calidad del debate que acarrearían las redes sociales, parece haber grupos dispuestos a convertirlas en circuitos de tráfico de bajezas, especulaciones y fanatismos para desbordar los esfuerzos por enriquecer en esos espacios los intercambios de información y argumentación. Hoy proliferan en el mundo investigaciones sobre los trastornos que produce el ciberespacio en la salud y en las percepciones, las actitudes y los comportamientos en la escuela, la oficina, los deportes, los espectáculos y, en general, en las vidas públicas y privadas.

En los últimos años se ha multiplicado la literatura académica que alerta contra los efectos de las redes en la intoxicación del debate público, la degradación de la democracia deliberativa y el aceleramiento del proceso de extinción de la cultura cívica en las sociedades. Y se incrementan, en paralelo, los toques de atención sobre el dramático encogimiento, entre los cibernautas, de los periodos de atención a textos que rebasan un número de caracteres, como lo mostró Nicholas Carr en su libro de 2010: The Shallows, traducido al año siguiente por Taurus con el título Superficiales: Qué está haciendo Internet con nuestras mentes.

Y sobre las expectativas que ofreció la red a favor de la expansión del acceso de las multitudes a la información y a su participación activa en la vida pública, destaca también en los estudios el aislamiento de millones de individuos ensimismados sobre sus pulgares o inflexiblemente autoencasillados en grupos que comparten estereotipos, odios y prejuicios.

Doble ilusión

Hay aquí una versión masiva de ‘pensamiento grupal’, de acuerdo al profesor de comunicación política Adam Garfinkle, del campus Washington DC de la Universidad de California, en su reciente Political Writing, a Guide to the Escentials, publicado en 2012. Se trata del concepto que el sicólogo Irving Janis derivó del creado por Orwell: el ‘pensamiento doble’, o ‘doble pensar’, en su novela 1984. El propio Janis sostiene que ‘pensamiento grupal’ y ‘pensamiento doble’ implican los mismos efectos desastrosos en la capacidad mental y en la aptitud de asumir realidades que Garfinkle encuentra en los involucrados en las dinámicas de ‘pensamiento grupal’ de las redes.

En este modelo se suele partir de un doble salto mortal o de una doble ilusión: el trending topic como sinónimo de consenso y este “consenso” como sinónimo de verdad. El círculo se cierra con el envenenamiento de la conversación pública resultado de enjuiciamientos morales forzados por la presión del grupo de referencia contra los aplastados por esa nueva espiral del silencio impuesta por el hashtag. Una subcultura que, entre otros estragos, aniquila los patrones lógicos de la discusión, concluye Garfinkle para explicar por qué dejó estos enredos fuera de su taller de Political writing.

Otras ilusiones

Un buen muestrario de este aniquilamiento de la lógica por este fenómeno apareció a propósito de las razonablemente exitosas Conversaciones a Fondo videograbadas por el Fondo de Cultura Económica en Palacio Nacional con el presidente Enrique Peña Nieto y comunicadores de los principales medios, con la coordinación de quien esto escribe, en el marco de los 80 años de esa casa editorial del Estado mexicano.

Esta forma de pensamiento grupal invade también a la prensa formal, como se mostró el lunes, entre otros espacios a cargo de comunicadores ilustrados, en la columna de Héctor de Mauleón y su tropiezo con un par de frases para el trending topic que azolvaron su ágil recuento de la historia y de la prehistoria del FCE.

Pero hay otras ilusiones del ‘pensamiento grupal’ señaladas por Janis: la ilusión de invulnerabilidad del grupo y su ilusión de superioridad moral, que vuelve a sus exponentes pendencieros y perdonavidas, y que Janis coloca entre los principales factores de desastre en la gestión lo mismo de gobiernos que de partidos, grupúsculos y cenáculos virtuales.

Director general del Fondo de Cultura Económica

Ver nota original

5 thoughts on “El ‘trending topic’ como consenso y… otras ilusiones; José Carreño (El Universal)

  1. Considero que los avances en la tecnología como las computadoras han revolucionado a la sociedad en la que actualmente vivimos, las personas tienen mayor información a su alcance de cosas, objetos, personas que quizá nunca podrían conocer físicamente, si bien los datos y documentos que en ocasiones pueden estar en internet por poner un ejemplo, no son del todo confiables, existe un mayor acercamiento de la sociedad hacia la información.
    Me parece que el gran desarrollo de la tecnología nos está rebasando en el aspecto de tener casi cualquier cosa al alcance de la mayoría de las personas, dejando atrás en ocasiones la búsqueda de fuentes alternas para obtener información, tal es el caso de internet, un lugar en el que gran cantidad de personas están acostumbradas a utilizar diariamente generando cierta dependencia hacia la tecnología, y no solo a este gran avance llamado internet, sino también las redes sociales.
    El estar pendiente de qué es lo que sucede en las redes ya sea Facebook, Twitter, Instragam puede llegar a generar una adicción en las personas, aislarse del entorno e interactuar con las personas físicamente para entrar en su propio mundo junto con el celular ya que la mayoría de las personas no pueden estar desconectados de ese mundo ni siquiera un día.
    Al hablar sobre un pensamiento grupal, considero que el individuo cambia su forma de ser para poder pertenecer a un grupo, un consenso como se menciona que genera una masificación en la que las personas por medio de las redes dan opiniones o critican a otras personas, pues estando en el anonimato la persona obtiene mayor confianza a apoyar alguna campaña o estar en contra de algún personaje.

  2. La opinión de las mayorías no es, necesariamente, el principal vínculo con la razón; tristemente parece que, pese a todo, la idea anterior sí funge un papel importante en el juicio personal. En efecto, el alcance de las redes sociales incide en el vida de quienes de ellas hacen uso. Ocasionalmente son incluso determinantes a la hora de tomar una posición. Ante la inseguridad o ignorancia sobre un tema resulta más sencillo ampararse en las tendencias, es decir, en aquello que resulta como punto de atracción por motivos que hagan resultar compresible optar por tal camino.

    “Trending Topic” es el objetivo . Así funciona el sistema de seguimiento en redes sociales. En la postura ahí tomada yace el criterio más justo: qué idea tan más engañosa. Es pertinente pues detenerse en este asunto y considerar con base a qué queremos decidir.

    José Carreño expone este asunto en un trabajo que sin duda nos invita a reflexionar a cerca del engaño en que podemos caer en estas nuevas plataformas, donde supuestamente debería existir mayor espacio al debate y la formación de una autonomía crítica. Mas lo anterior es y continúa siendo utópico, el ideal sería alcanzarlo, pero como bien lo denomina Carreño, estas ilusiones sólo representan un obstáculo.

  3. Las redes sociales en la actualidad han cambiado el modus vivendis de quienes la usan, por lo que su importancia es necesaria de analizar. La transformación que ha imperado dentro de la sociedad moderna es la que las redes sociovirtuales sirven como forma de expresión, lo que también ha generado prejuicios acerca de quiénes son los que manejan o lideran la opinión pública dentro de las redes.
    Se ha llegado a decir que las redes sociales son un instrumento revolucionario de lucha en contra de los gobiernos; el ejemplo más sonado es el de las revueltas árabes. Es una incongruencia este tipo de afirmaciones debido a que no se toma en cuenta al contexto en el que sucedió la lucha armada, donde las redes sirvieron como elementos de expresión, pero no fue un determinante para que explotaran las personas hacia las dictaduras.
    Es cierto que las redes sociovirtuales han permitido un mayor margen de expresión a la sociedad, empero pueden ser perjudiciales en el sentido de que todos pueden expresar su opinión aunque no tenga sustento. La manipulación de comentarios u opiniones, desde mi punto de vista es el principal problema al que se enfrentan las redes, ya que al emitir un comentario con determinada ideología puede transformar un hecho a la conveniencia del creador.
    Por último, es necesario que se tome con precaución la incursión dentro de las redes sociales, pues tienen tanto elementos buenos y malos. No se puede caer en la simple emisión de un mensaje, debe de analizarse el trasfondo para poder llegar a entender cualquier situación que se presente.

  4. A pesar de que las redes sociales se han ido constituyendo como espacios en donde los individuos pueden expresarse de una manera más libre que en cualquier otro tipo de medio, y que incluso han sido gestoras de algunas movilizaciones en contra de ciertas medidas que el gobierno ha implementado o querido hacer, es notable la presencia de una selectividad en los temas que serán tocados por los cibernautas.
    Como se mencionó en el artículo, se está formando una espiral del silencio, impulsada por los hashtags, ya que inconscientemente se crea presión en las personas, que intentan estar al tanto de las últimas cosas publicadas en redes sociales y formar parte del tema del momento, con el fin de sentirse parte de un grupo. Además, el hablar de temas que una mayoría convino, le hace al individuo tener más confianza para poder expresarse sin miedo a que los demás lo rechacen por pensar de manera distinta.
    Sin embargo, aunque llega a pensarse que si todos lo dicen, entonces es verdad, o que mil personas no pueden estar equivocadas, nada asegura que las decisiones que una mayoría está tomando, no son realmente influenciadas por una minoría que pretende formarles un pensamiento a su favor.
    Considero que la vida privada ya no existe como tal; una buena parte de la población (principalmente de las grandes ciudades), no puede concebir su vida sin estar conectado a internet, donde casi cualquiera puede tener acceso a información de su vida privada, lo que me lleva a pensar en ¿Cuánto tardará la sociedad en convertirse en una fiel copia de la descrita por Orwell en 1984?.

  5. Quiero partir del título del libro al que hace mención ¿Qué está haciendo internet con nuestras mentes? En primer lugar, en internet hay todo tipo de información para todo tipo de público. Creo que está es una ventaja y desventaja al mismo tiempo. Ventaja porque es una forma más rápida y accesible de conocer a partir de la tecnología, una computadora, una tablet o un celular son útiles para ponerte en contacto con cualquier rincón del mundo. Ha facilitado el acceso a la información, eso sin duda; sin embargo también tiene sus desventajas.
    La otra parte del asunto es que con tal cantidad de información manejada en la red resulta bastante complicado saber seleccionar, filtrar y, sobretodo, resulta casi inútil el esfuerzo por conocer todos los contenidos que son del interés de un usuario.
    Ese es uno de los puntos del asunto, la enorme cantidad de información y contenidos dentro de la red orillan al usuario a tener muy poco tiempo de búsqueda. Su atención queda limitada a l sencillo porque le da mayor inmediatez y en ese sentido le permite conocer más.
    No se detiene mucho tiempo a pensar si los contenidos resultan trascendentes o muy pocas veces les da una utilidad más allá de la pantalla.
    Así funciona el trendic topic. Con este afán de los usuarios por la rapidez, inmediatez, eficacia y curiosidad por estar conectados en la web, resulta bastante práctico encontrarse con ellos porque facilitan el acceso a la información en la red. Fungen como vasos comunicantes entre la gran cantidad de discusiones en internet y el usuario de una determinada red social.
    El problema radica cuando es tanta la información que el tiempo de atención que se le presta es casi nulo. Además cuando estos debates resultan con nula importancia en la vida real, cuando no aportan contenido que llegue a la vida cotidiana, que se quede en la pantalla o se olvide tan rápido como se llegó a él.
    Pero ¿quiénes forman los trendic topics? Los mismos usuarios o los líderes de opinión (que también son usuarios). Entonces la cuestión es ¿se generan contenidos para poner la atención en otros temas o de plano la gente tiene desinterés total por trascender e ir más allá de sus computadoras?
    Si se la da al público lo que quiere ver, oír, etc no existe posibilidad para el debate, pero en le caso contrario los usuarios no estarían interesados en los temas y jamás llegarían a ser trendic topics.
    El meollo del asunto es darnos cuenta, nosotros en calidad de usuarios, cuál es el uso que hacemos de la información, cómo la manejamos, a dónde la llevamos y cómo la damos por verídica o justificamos.¿Qué está haciendo internet con nuestras mentes? El usuario debería saber si lo entretiene momentáneamente o busca más allá de su dispositivo electrónico.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s