Diez mujeres periodistas, líderes de opinión (comentario de Elena Poniatowska/La Jornada-México).


por Elena Poniatowska

Fue un gusto abrir la revistaLíderes (de puros empresarios) y encontrarme una lista de 10 mujeres que destacan en el periodismo de nuestro país y han transformado su tarea de comunicadoras y activistas en una defensa de los derechos humanos. También su fotografía tomada por Maritza López es reveladora. Con sólo ver su rostro y su actitud se tiene la certeza de que no les tiembla ni la voz ni la pluma y que están dispuestas a correr cualquier riesgo. ¡Qué diferencia con nuestras diputadas y senadoras, sus bolsas Gucci, sus monederos y sus peinados de salón! Las fotos de Maritza López hablan por sí mismas de lo que significa cada una de estas luchadoras sociales acostumbradas al grito de Prensa, no disparen como escribe muy bien Rocío Estrada.

Claro que encabeza la lista Carmen Aristegui, con sus ojos brillantes, su carita lavada de niña buena, su cabello corto dispuesto a correr todos los riesgos. Carmen se ha enfrentado a los poderosos de nuestro país y muchos jóvenes la consideran la mejor. Lo primero que hacen en la madrugada (a las seis am) es escucharla, a veces hasta antes del regaderazo. Habría que recordar que la avenida Álvaro Obregón, a partir del 7 de febrero de 2011, se llenó de niños, mujeres y hasta ancianos cuando a ella le quitaron su noticiero en MVS. Carmen nos contó que Calderón se tomaba sus copas y le hizo una entrevista súper reveladora a Miguel de la Madrid, el 13 de febrero de 2009, quien habló de la corrupción de Raúl Salinas de Gortari.

Cada vez que sucede algo horrible en México, que es casi a diario, recurrimos a Carmen. ¿Ya le avisaron a Carmen Aristegui? ¿Tienes el teléfono de Carmen? Tres veces Premio Nacional, Premio Mary Moors Cabot de Nueva York, después de su libro Transiciónpublicó Marcial Maciel, historia de un criminal para liberarse de la indignación que a todos nos causó la pederastia en México, sobre todo la de los curas.

Coincidir con Lydia Cacho es siempre un regalo del cielo. Seguramente ha sido la más perseguida de todas. Fundó en Cancún, Quintana Roo, el Centro Integral de Atención a las Mujeres, niños y niñas (CIAM) en el año 2000. En 2005, publicó Los demonios del Edén, que desenmascara a Kamel Nacif en su conversación telefónica con Mario Plutarco Marín Torres y a otros personajes públicos entregados a la pederastia y al comercio sexual. En vez de encarcelar a los culpables, nuestro gobierno persiguió a Lydia, la acusó de difamación, la encarceló y convirtió su joven vida en un infierno. Hoy por hoy, Lydia, que es tan bella por fuera como por dentro, es reconocida por todos y ella misma considera que su contacto con niños y niñas ha sido lo más importante en su vida.

Blanche Petrich, defensora del periodismo honesto, experta en temas de derechos humanos y movimientos populares, participó en los conflictos de Nicaragua, Guatemala y El Salvador. Todavía recuerdo su indignación a su regreso de Haití, después del terrible sismo del 12 de enero de 2010 que casi hizo desaparecer al país. Su vida profesional y su vida personal consiste en acercarse a todos aquellos que viven en situaciones límite. Blanche vive para La Jornada y siempre ha exigido que la envíen a los sitios de peligro. Recuerdo que Miguel Ángel Granados Chapa decía, emocionado, que ningún ejemplo lo conmovía tanto como el de Blanche Petrich.

A Marcela Turati, fundadora de Periodistas de a pie, El País la reconoce como una de las periodistas más importantes de América Latina. Actualmente colabora en el New York Times. Luchadora por el derecho a la información contra el silencio, arriesga su vida en los tiempos más violentos y denuncia a las organizaciones criminales, la desigualdad social, el abuso y la corrupción. La Jornada festejó su Premio Washington Office on Latin America, en 2013. Colaboró no sólo enProceso en México, sino en periódicos de Argentina, Chile y Perú, en medio de las peores amenazas y el dolor que le provoca la tragedia de la frontera norte de nuestro país.

Para Nora Patricia Jara, ganadora del Premio Nacional de Periodismo José Pagés Llergo, es enemiga del periodismo femenino en las secciones de Sociales de la que todas somos víctimas en un momento y en otro. Tú, a Sociales. Le apasiona ponerse en los zapatos del otro para entender sus circunstancias. Conductora de noticias en Antena Radio, Imer, Radio UNAM y TVE Mexiquense también escribe en La Jornada y es experta en contar lo que le pasa al otro.

Sanjuana Martínez mantiene como un escudo frente a amenazas su vocación por el periodismo. La he visto en acción: dinamita pura, es imposible tranquilizarla o quitarle la palabra. Chaparrita cuerpo de uva, no hay quién pueda contra ella. Desde que doña Rosario Ibarra de Piedra le habló de los desaparecidos en México se comprometió con su causa. 20 años más tarde, Sanjuana Martínez defiende a más de 300 mil y trabaja en el tema más horrible de todos: el de la desaparición. Sanjuana es madre de dos hijos, ríe con ellos, los lleva y los trae en las calles de su ciudad natal, Monterrey y se la juega ante todos los peligros. Hace años que decidió que vale la pena vivir en el filo de la navaja y abrazar a las víctimas de tantos delitos impunes. Nos enseña lo que significa la dignidad humana y da voz a quienes no la tienen.

Katia D’Artigues se inició como reportera de espectáculos, aunque había escogido el área cultural. Muy pronto, su columna se transformó en política. Recuerdo que un gran periodista italiano Gianni Proiettis, de Il Manifesto, la consideraba una maestra y no se perdía uno solo de sus artículos. A raíz del nacimiento de su hijo Alan, Katia se entregó en cuerpo y alma a defender los derechos de las personas con discapacidad. La protección a la niñez es uno de sus temas más entrañables y atesoro el recuerdo de una entrevista que me hizo en Chimalistac como ejemplo luminoso de entereza y solidaridad.

Karla Iberia Sánchez fue testigo de la tragedia del 11 de septiembre en Nueva York y la desolación del paso del huracán Katrina en Nueva Orleans. Sus cápsulas televisivas causaron sensación. Recibió el Premio Nacional de Periodismo José Pagés Llergo por Los funerales de mamá, sobre la muerte materna-infantil y el Premio Internacional de Periodismo por la Tolerancia. The National Academy of Television Arts & Sciences la reconoció públicamente.

Laura Castellanos confía en que el periodismo crítico contribuya a forjar otro mundo. Hostigada, intimidada y amenazada por sus artículos sobre el dolor y la impotencia del México violento, en 2010 denunció ante la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos contra Periodistas la intromisión en su departamento de un grupo de hombres que sustrajo su información. A raíz de esta denuncia intervinieron sus teléfonos y correos electrónicos pero también recibió reconocimientos.

A Anabel Hernández, la vi en un excelente programa de Virgilio Caballero, México, ahora o nunca, y me impresionó su inteligencia y su valentía para denunciar a los narcotraficantes, dentro y fuera del gobierno. Me impactó su inteligencia y su coherencia. Su vocación por el periodismo de investigación es extraordinaria. En 2013, sufrió el allanamiento de su hogar –no sabe si por la policía o los narcotraficantes. En su oficio de periodista, Anabel va más allá y ayuda a quienes lo necesitan. Según ella, su compromiso con el periodismo la ha cambiado.

Es gratificante pensar que estas 10 grandes periodistas pertenecen de un modo u otro a La Jornada. Chomsky las abrazaría como ya abrazó a Blanche Petrich. Diez valientes mujeres, son ante todo el meollo de nuestra resistencia. Sin ellas viviríamos a la deriva, ciegos y sordos ante la atroz realidad mexicana. Es grande el acierto de Rocío Estrada y de la revista Líderes mexicanos al reconocerlas y un orgullo para todos nosotros, el tributo que hoy se les rinde.

8 thoughts on “Diez mujeres periodistas, líderes de opinión (comentario de Elena Poniatowska/La Jornada-México).

  1. Bien dicen que las mujeres son el sostén de la familia, y estas 10 maravillosas mujeres son una base importante del periodismo en México y el mundo, féminas reconocidas por su carácter y “garra” en el cumplimiento de su deber.

    A mi parecer son un ejemplo a seguir para futuras y futuros periodistas, pues, considero, no hay placer más grande que poder ayudar a quién más lo necesita, y ellas a través de su profesión (nada sencilla) han logrado abrir los ojos del mundo hacia aquellos problemas sociales de los que nadie quiere hablar. Un gran ejemplo de esto es Lydia Cacho, cómo ya lo has mencionado.

    Además de ello, han buscado un reconocimiento social más que económico, y eso también es digno de reconocer.

    Creo que no hay nada como el ojo y corazón de una mujer para hablar de estos temas tan delicados, sin desprestigiar el trabajo de los varones, pero a mi parecer, somos más empáticas, más sentimentales y minuciosas, características que le dan un toque distinto a su labor.
    En fin, una felicitación y agradecimiento a todas ellas.

  2. Es difícil ejercer el periodismo en el país debido a toda la inseguridad que se genera al realizar periodismo de investigación, periodismo en el cual se cumpla la función real de este, el de <> no aquél llamado por Alejandra Xianic <> que únicamente cumple la función de seguir una agenda setting, cargado sólo de notas informativas acerca de boletines oficiales por parte del gobierno.

    Para un comunicador sea hombre o mujer, la tarea de investigar para realizar denuncias sociales se complica ya que son violentados por parte del sector investigado y desgraciadamente según estudios del Centro de comunicación e información de la mujer A.C (CIMAC) la mayoría de estos ataques provienen de funcionarios públicos y todo aquél sector político.

    Es admirable la labor de estas 10 mujeres que presenta Elena Poniatowska ya que por fin se deshicieron de ese estereotipo tan marcado de la dificultad que tienen las mujeres para ejercer en un campo laboral en el que antes dominaban los hombres y que aunque en su mayoría siguen siendo hombres las mujeres también destacan y realizan trabajo periodístico de calidad.

  3. Creo que esto es sólo una muestra más de que en nuestro país las mujeres también ocupan un lugar importante dentro del periodismo. Aquellos tiempos en donde el varón era el único que podía escribir quedaron atrás.

    Si bien, es innegable que existen tanto periodistas que buscan la verdad como los que no, estas mujeres, como muchas otras, dan una pequeña esperanza.

    Lo importante de esto radica en la necesidad de hacer buen periodismo; uno sólido, fundamentado y crítico que lleve a la concientización. En esta ocasión hablamos de las mujeres pero, no debemos dejar de lado a hombres con una larga e importante carrera en la comunicación.

    Así pues, es fundamental el desarrollo de más periodistas ya que así se llevaría al debate y a una amplitud de perspectivas y panoramas, lo cual es primordial en cualquier país cuya finalidad sea defender nuestros propios intereses.

    Desafortunadamente el trabajo periodístico en México es peligroso y este es uno de los motivos por lo que este trabajo se ha mermado. Como ciudadanos está también en nosotros exigir un cambio en la seguridad del país, no sólo por los periodistas sino por nosotros mismos.

    1. Muchas gracias por tu comentario. Invitación a reflexionar sobre el periodismo que necesitamos y, sobre todo, la actitud que hemos de desarrollar como audiencias y lectores críticos e inteligentes.
      Regina Santiago
      académica responsable de la edición de este blog.

  4. La labor perodística es una de las actitudes filantrópicas más importantes en nuestra sociedad, debido a su carácter socializador y penetrante en tanto la información que nos rodea día con día. Los embudos y traductores son los periodístas, y con ello mantienen un código de ética apegado al contexto donde se encuentren; cabe mencionar que los factores económicos y políticos lógicamente invaden el terreno de la “libre expresión” y el “acceso a la información”, y que la censura de prensa simplemente es muestra de la impotencia que muchas veces se sufre por el sistema autoritario político que hay en México.
    Por ello el respaldo a los mensajeros o Hermes de la información es indispensable, este respaldo debería abarcar: su protección física, psicológica y social. Más aún en agradecimiento por su arduo trabajo y el que arriesguen incluso sus vidas o familias.
    Esta lista demuestra el emporio que puede formar el género femenino, así como la apertura de pensamiento como una perspectiva de nuestra realidad social. Ya que las mujeres han sido parte esencial en el transcurso del devenir humano (histórico-contextual) y a partir de la revolución femenina y de personajes como Nellie Bly,surgieron nuevas ideas del labor humano. Es decir, el cambio paradigmático en la ideología social trae consigo consecuencias como el periodismo femenino.
    Anabel Hernández al igual que Marcela Turatti son quienes me han impactado con su frialdad y tajante pluma, un ejemplo es “Fuego cruzado” donde Turatti nos acerca a una realidad no plasmada por los medios, y que está mas viva que nunca. Es una crónica que a mi parecer logra entrar en lo más profundo del tema porque demuestra al lector una cara de la moneda llamada Narcotráfico.
    Poniatowska simplemente te involucra por completo en el fenómeno y más allá de su sencillez literaria, la compleja estructura maravilla a cualquiera que la lee.
    Hay sindicatos hasta para los estudiantes, pero ¿cuándo habrá uno para los periodistas?, ¿qué nos depara a las siguientes generaciones? ¿como mujer sentiré seguridad de ejercer?. Son preguntas difíciles de repsonder, y de hacer.

  5. En un país como México es difícil ejercer una profesión como lo es el periodismo, si a esto se le añade que existen problemas de discriminación, sexismo y demás conflictos sociales, ser una mujer comunicadora es cosa aún más complicada.

    Es de valorarse, entonces, que una mujer se atreva a ejercer dicha labor y qué mejor forma que al sacar la lista de las mujeres más influyentes en esto, el periodismo. Porque nunca está de más valorar ésta profesión tan devaluada, mal pagada y además de todo: peligrosa.

    Por eso, nosotros como nuevas generaciones debemos poner en práctica el respeto que se le debe de tener a la labor de comunicar puesto que seremos los nuevos intermediarios entre los acontecimientos y el público ansioso de información, o de desinformación…

    Hay que ser críticos y dejarnos llevar menos por los intereses personales. Ahora en la carrera nos quejamos de “Televisa” y su contenido basura, pero si al final del día ahí surge trabajo, ni modo de rechazarla porque no es lo que esperamos. Siempre en un medio se puede aportar algo que puede que sea un parte aguas para nuevo contenido.

    Así como Aristegui que a su modo informa, a mi parecer es la periodista más profesional que hay dentro del medio y con la influencia mediática para llegar a un mayor sector. Se adentra en algunos temas, pone a prueba muchas cosas que hacen reflexionar, no por nada es tan influyente.

    Esto nos señala, también que la mujer cada vez más ocupa un rol importante no sólo en los medios sino también en la sociedad actual, cargos que antes eran ocupados por hombres y que ahora al ser pertenecientes a mujeres marcan que no sólo pueden con el puesto, sino que también pueden llenar muy bien ese vacío que dejó el hombre. Es 2014 y debemos modernizarnos en todos los sentidos.

  6. Desgraciadamente existen muchos impedimentos para que un periodista pueda socializar la información de manera libre, pero verás, debido a que hay códigos de ética en las editoriales de periódicos y revistas que siguen una ideología bien marcada, que muchas veces no van a fin con las ideas del reportero.
    Sin embargo, defiendo la idea de que se debe compartir la información sin filtros, o alteraciones y que no debe de haber silencio. A principios del 2014, en el Ángel de la Independencia se solicitó a un mitin, “Prensa, no disparen” en contra de la violencia y amenazas constantes que los periodistas viven a diario, sobre todo en la zona norte del país, que como se sabe, el narcotráfico es una forma de vida.
    Trágicamente tuvo que haber varios periodistas hombres y mujeres asesinados para que se hiciera notar el problema que existía.
    Ahora bien, es de engrandecer la labor periodística de estas diez magnas mujeres, pues a sabiendas del existente peligro, han seguido fielmente sus ideologías, y me enorgullece que sean mujeres las que han permeado en la vida de la sociedad sin miedo a seguir escribiendo.
    Es cierto que muchos jóvenes tienen como líder de opinión a Carmen Aristegui, por el arduo trabajo que ha hecho en el ámbito periodístico, con la profesionalidad que la define se ha inmiscuido en temas de interés mediático y ha demostrado que el periodismo es una labor social.
    Cabe destacar el papel que la mujer está tomando en la sociedad, porque si bien no es una profesión de hombres, ellos son la mayoría, pues en periódicos como la Jornada las notas con escritas por hombres en un 70 por ciento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s