Aguilar Camín critica el linchamiento mediático en el caso Mamá Rosa; Murillo le revira (MilenioTV/México)


El observatorio de medios OMCIM considera relevante el diálogo entre Héctor Aguilar Camín y el procurador Murillo respecto al manejo mediático del caso del albergue La Gran Familia en Zamora, Michoacán.

Carlos Zúñiga (Milenio TV) informó   que la Comisión Nacional de Derechos Humanos anunció una investigación por las irregularidades que pudieran presentarse en el albergue “La Gran Familia” en Michoacán. Hoy la PGR permitió recorrer las instalaciones de este lugar en el que todavía se encuentran varios internos.

Añadió que ahí en Zamora cerca de 250 personas marcharon para apoyar a Rosa Verduzco, vistieron playeras con la leyenda “Yo también soy hijo de Rosa”. En el trayecto algunos manifestantes tuvieron enfrentamientos verbales con familiares de los niños rescatados del albergue.

Con Zúñiga Héctor Aguilar Camín, colaborador, comentó: Lamento decir que no vemos este caso porque no hemos hecho nuestro trabajo como periodistas de investigar realmente qué está pasando. Nos hemos colgado de la agresión de la autoridad que tiene muchos fundamentos serios, pero no hemos ido a preguntar seriamente a Zamora -en donde conocen a esta mujer de toda la vida- qué es lo que sucedía y qué es lo que sucedió ahí.

Seguimos de alguna manera la lógica del linchamiento mediático y me parece que estamos, por una parte cometiendo una injusticia de desequilibrio y por otra parte renunciando a la exploración de una historia de extraordinarias dimensiones y de extraordinarias resonancias; de resonancias morales, inesquivables, profundas, de la historia de una mujer extraordinaria, en muchos sentidos terrible, en otros increíble en su esfuerzo de solidadaridad y de arropar a los desprotegidos.

Y estamos, me parece a mí, haciendo un periodismo de muy baja calidad frente a esta historia extraordinaria y compleja. Estamos haciendo un periodismo de acusación, un periodismo de seguimiento de la acusación de la autoridad, que por cierto, ha hecho primero la acusación mediática, que no tiene reversa, antes de completar cabalmente el proceso de investigación y de acusación judicial.

En este momento tiene detenidos a gentes que han sido mencionados algunos de ellos en las declaraciones ministeriales, pero no hay todavía una acusación cabal ante el juez. Y está, no detenida pero vigilada por policías, la señora Rosa Verduzco, que está en el hospital, por si pudiera fugarse.

Me parece que la autoridad, lo menos que puede decirse, es que fue a los medios mucho antes de tener una versión cabal, judicial, aseada y sólida del caso que tenía entre manos. ¿Por qué? Porque es un caso muy complejo, es un caso extraordinario.

Yo creo que lo que hemos visto es el principio de una historia que estaba ahí hace muchos años en Zamora, de una mujer realmente fuera de serie, es una historia gigantesca y la hemos vuelto un proceso acusatorio o disculpatorio.

No veo que hayamos trabajado con esa gente que salió a manifestarse en favor de la señora Rosa Verduzco a preguntarles cuál fue su experiencia. Lo que veo es que seguimos el temita de los alimentos podridos y de las cucarachas y de los niños que se quejan del maltrato.

Yo conversé hoy con Jean Meyer que conoce a esta señora hace muchos años y la va a visitar con frecuencia. Y estuvo a principios de mayo ahí con ella. Y le pregunté en qué se parecía el lugar que él vio a principios de mayo al lugar con que nos amanecimos, el infierno que nos describieron el día miércoles los periódicos, entre ellos el nuestro (Milenio), de la capital de la República y yo creo que de otras partes y también la televisión y la radio.

Y me dijo, “se parecen bastante salvo que yo veo otras cosas”, por ejemplo, “que los alimentos podridos son para los animales de la granja que está atrás y no para los niños”. Me pregunto yo, ¿periodísticamente cómo podemos repetir que hay alimentos podridos que comen los niños, sin preguntar por los enfermos que han comido esos alimentos podridos? Esto, por poner un simple ejemplo.

Creo que estamos enfrente de un fenómeno, de una historia gigantesca y que la estamos volviendo una trivialidad en los usos y costumbres de nuestros medios que tienen una extraordinaria facilidad.

Zuñiga mencionó que el procurador Jesús Murillo Karam estaba en la línea telefónica.

Murillo Karam  aclaró: Quiero nada más hacer unas precisiones. Primero que nada, decir que estoy absolutamente de acuerdo en cuanto a que no ha habido una definición de responsabilidades, lo he venido diciendo en las entrevistas que hemos tenido. Me han preguntado incluso concretamente, si no hay resposibilidades y les digo que primero estoy revisando las circunstancias.

Quiero decirles también, que en cuanto al operativo, el operativo es entendible y fue una medida de precaución absolutamente. Mire usted, en Michoacán, quienes hacen las funciones de seguridad pública es el Ejército. Cuando me dijeron, después de cinco denuncias, que no habían dejado entrar a un ministerio público que se envió para verificar las denuncias, solicité una orden de cateo.

El juez nos autorizó la orden de cateo. Voy a mandarles una copia para que la vean, y con esta orden de cateo les pedí a quienes iban a actuar, que hicieran un cinturón de seguridad al rededor, por la autoridad que está funcionando.

¿Por qué un cinturón de seguridad en este caso?, porque había 500 niños adentro, cualquier incidente pudo haber provocado una desgracia que hoy sería mucho más lamentable. Lo que hicimos fue tener la precaución para hacerlo.

En todas mis entrevistas he dicho que no puedo asignar responsabilidades hasta no haber terminado la investigación, en todas las entrevistas.

Abrimos la posibilidad de que todos los periodistas estuvieran ahí, para que vean la transparencia con la que se está haciendo este asunto; y yo puedo decirle que todavía hoy -y lo acabo de decir hace unas horas, en una entrevista- todavía hoy no puedo precisar las responsabilidades de los implicados en este asunto.

En lo que encontramos en el lugar, si muestra la existencia de delitos, lo que nos falta es fijar la responsabilidad de quienes cometieron los delitos. Me preguntaron hace un rato si podía yo consignar a la señora y les dije que no, hasta que no tuviera evidencia de su responsabilidad.

Ante lo expresado por el procurador  Aguilar Camín mencionó: Agradezco muchísimo las precisiones del procurador, como siempre, inteligentes, precisas y al punto. Sólo remarco que mi crítica no es precisamente a los procedimientos judiciales, sino al hecho de que los medios vayan por la información que proporciona la autoridad, hecho ya el veredicto de culpabilidad y eso no es reversible.

Murillo Karam señaló: Yo comparto a plenitud esta opinión, esta crítica que nos podemos hacer todos. Es inherente a una historia de procesos judiciales en las que efectivamente, han sucedido muchas veces, linchamos previamente y después resulta que no hay responsabilidad.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s