Somos una sociedad de agresores (comentario de Gabriela Warkentin en El Universal/México)


Y bastante indefensos. Los agresores. Y sin referentes. [Que conste que me estoy moviendo en el plano de los agresores, no de los delincuentes. Matiz obliga.]

De bullying, acoso escolar, muerte, lesiones, profesores en fuga, padres quebrados, balbuceos de autoridades, humillaciones, videos, discursos y lamentos, hemos escuchado mucho en las semanas que corren. El caso, terrible y doloroso, de la muerte de Héctor Alejandro Méndez Ramírez, estudiante en una escuela secundaria en Tamaulipas, por las lesiones que le causaron sus compañeros de clase al estrellarlo varias veces contra una pared, ha sido, de los más recientes, el más comentado de los muchos, muchísimos casos de bullying (u hostigamiento) en las escuelas de nuestro país. Y por supuesto no es el único. Ya la OCDE se encargó de decir que de los países miembro, México ocupa el poco honroso primer lugar en casos de bullying en las escuelas. Así que nuevo no es el tema, pero no por ello menos preocupante.

Tras el “caso Tamaulipas” han hablado todos: los padres del niño fallecido (que, con la rabia propia de una tragedia inenarrable, piden las penas máximas para todos los implicados); las autoridades (incluidos los 15 puntos del plan antibullying que presenta la SEP, más en un tono de reingeniería acusatoria que de revisión esencial); especialistas en educación y en comportamiento de grupos (que alertan sobre dinámicas cada vez más agresivas en la configuración de relaciones de poder en los grupos de pares); conductores en medios de comunicación y periodistas (con recuentos minuciosos de casos y ocasos); etcétera. Hasta el presidente Enrique Peña Nieto refirió a la violencia extraaulas como un contexto propicio para los actos de agresión, humillación y disminución del otro que estamos presenciando en las escuelas.

Agrego otro elemento: esta semana revisé las llamadas y los tuits que llegaban a un programa de radio dedicado a entender el bullying? en el hogar: cuando el padre, la madre, el abuelo, golpean a los hijos, los humillan, los denigran. La línea de argumentación es que si el acoso se vive en casa, luego se repite en otros ámbitos de lucha de poder (incluida la escuela). Confieso que me parecieron desgarradoras las centenas de llamadas y de tuits de mujeres (y algunos hombres) que reconocían golpear y humillar a sus hijos, sin saber qué hacer para evitarlo. Tal cual: doctora, ayúdeme, a mi me golpearon, yo golpeo a mi hija, no sé cómo evitarlo; doctora, ayúdeme, sé que humillo a mi hijo aventándolo al agua para que aprenda a nadar, ¿pero si no cómo le hago?; doctora, ayúdeme, siempre le digo a mi hija que es una inútil, ¿pero de qué otra forma hago que se esfuerce? Doctora, ayúdeme.

Somos una sociedad de agresores. Y bastante indefensos. Y sin referentes.

Cuántas veces hemos escuchado en estos días de bullying mediatizado que eso siempre ha sucedido; que en todas las escuelas de todos los tiempos los más grandes han golpeado a los pequeños, al gordo se la ha ridiculizado, a la tonta se le ha escupido, al torpe se le ha aventado, al moreno se le ha denigrado, al otro se le ha aniquilado. Y sí, no es nuevo. Pero eso no es consuelo. Si acaso es una muestra más de la derrota de nuestro vector civilizatorio. Tanta tinta, tantas luchas, tanta energía han corrido, para que nos consolemos diciendo que eso siempre ha sucedido. No, psss sí.

Toca reconocer, como lo han mostrado estudios y encuestas al respecto, que en México tenemos una profunda (y violenta) intolerancia al otro, al diferente, al que no se integra. Que esto se exprese en las escuelas (que además tienen fallas estructurales en la articulación de disciplina, diálogo y construcción comunitaria) es síntoma de algo más profundo. Ojalá esta preocupación no desaparezca con la siguiente oleada de escándalos mediáticos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s