“¡Lo que tenía que decir ya lo dije! le grita EPN a la prensa en Michoacán” (Rogelio Guedea /Sin embargo)


Por Rogelio Guedea, publicado en Sin embargo

Antes de que se me acuse de propeñanietista debo sintetizar lo que he afirmado en mis anteriores colaboraciones. No soy priista. Ni perredista. Ni panista. No tengo filiación partidista. Estoy a favor de la modernización de Pemex, pero en contra de la forma en que quieren llevar a cabo su privatización. Estoy igualmente en contra de la letra chica de la reforma a las leyes secundarias de telecomunicaciones, pues me parece neofalangista. Creo que la reforma educativa es demagógica y, por lo tanto, errática. Sigo pensando que la mejor opción presidencial era Andrés Manuel López Obrador, aunque –como lo dije antes- su mesianismo siempre me ha parecido preocupante y sus seguidores, por lo menos los de Colima, viciosos (más que virtuosos): no sólo provienen de lo peor del PRI sino que, además, entraron a Morena llenos de resentimiento. Sin embargo, tengo algo que decir en contra de los medios antipeñanietistas: que a fuerza de denostar la figura presidencial, y de conquistar adeptos, pierden credibilidad. Un ejemplo de esto es un video que apareció hace unos días en Michoacán 3.0. La nota la titulan “¡Lo que tenía que decir ya lo dije! le grita EPN a la prensa en Michoacán”. Cuando leí el título, pensé: otra vez el presidente EPN se fue de bruces, como aquella vez que desvelaron su ignorancia libresca, o aquella otra que erró el año de la batalla de Puebla, o aquella en que afirmó que Monterrey era un estado. Entré a la liga, vi el video dos veces y no presencié más que a un presidente en medio de una gran concurrencia que chisporroteaba y de la cual salía una voz que le preguntaba por unos fondos. El presidente Peña Nieto contestó diciendo que ya estaban asignados y en cualquier momento se canalizarían. Lo dijo alzando la voz porque en medio de tanto grito era natural que se hiciera escuchar.  Pero no gritó. El presidente, incluso, se veía de buen humor, y en ciertos momentos de su recorrido esbozó una media sonrisa. Sentí, entonces, que lo que anunciaba el título de la nota no correspondía en nada al video que yo había visto, y tal vez eso mismo experimentaron todos aquellos que lo vieron sin apasionamientos. El director de Revolución 3.0 es Epigmenio Ibarra, periodista bien reputado y considerado un duro crítico del gobierno peñanietista. Aun con esto, no creo que valide un tipo de periodismo así. Creo, sí, que imposibilitado para darse cuenta de todo lo que se publica en las filiales de Revolución 3.0 (como la de Michoacán), algo (entre el tsunami diario de noticias) debe escapársele a su ojo entrenado. De no ser así, lo que le espera a Revolución 3.0, medio naciente, es lo consabido: un montón de fanáticos, por un lado, y una pila de querellantes, por otro. Pero jamás verdaderos lectores.

 Ver nota original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s