Trasciende que Manuel Arroyo, de El Financiero, no paga lo que debe a Rogelio Cárdenas (SDPnoticias )


Por Federico Arreola, publicado en SDPnoticias

Al finalizar 2012 se supo que la familia Cárdenas Estandía había vendido el diario El Financiero. La prensa mexicana se ocupó bastante de esa operación. Por ejemplo, el señor José Martínez, consejero de la Fundación para la Libertad de Expresión, aseguró que los anteriores propietarios se comprometieron a vender el periódico a la empresa Comtelsat “a cambio de 5 millones de dólares y el pago de todas las deudas, superiores a los 300 millones de pesos”.

Según el consejero de la Fundación para la Libertad de Expresión esa cantidad se iba a pagar de la siguiente manera:

“a) la cantidad de [EE.UU.A.$500,000.00 (Quinientos Mil Dólares 00/100, moneda de los Estados Unidos de América)] en la Fecha de Cierre y;

“b) 9 (nueve) pagos trimestrales (los ‘Pagos Trimestrales’) de los cuales 8 (ocho) de ellos serán por la cantidad de [EE.UU.A.$125,000.00 (Ciento Veinticinco Mil Dólares 00/100, moneda de los Estados Unidos de América)] cada uno y, 1 (un) último pago por la cantidad de [EE.UU.A.$1,000,000.00 (Un Millón de Dólares 00/100, moneda de los Estados Unidos de América)], los cuales liquidará el Inversionista al Accionista Original de conformidad con el calendario de pagos adjunto al presente Contrato como Anexo, a partir de la Fecha de Cierre.

“Para documentar las obligaciones de pago a cargo del Inversionista establecidas en el inciso b) anterior, éste último suscribirá en la Fecha de Cierre 9 (nueve) pagarés emitidos en serie, no negociables, que amparen los Pagos Trimestrales, a favor del Accionista Original”.

El periodista José Martínez dio a conocer lo anterior porque tenía en su poder el “Contrato de Compraventa de Acciones y Suscripción de Acciones” en el que “la parte ‘Emisora’ está representada por la señora María del Pilar Estandía González Luna y la parte inversionista por Comtelsat, S.A. de C.V.”.

El propietario de Comtelsat es el señor Manuel Arroyo, actual presidente del consejo de El Financiero. La señora María del Pilar Estandía González Luna fue esposa de Rogelio Cárdenas Sarmiento, fundador del periódico, y es madre de Rogelio Cárdenas Estandía, actual subdirector de otro rotativo, El Universal.

En su momento se comentó que detrás del comprador, Manuel Arroyo, estaban dos de los principales integrantes del equipo político de Felipe Calderón:

“Detrás del empresario se encontraba Ernesto Cordero Arroyo, quien para entonces había dejado la titularidad de Hacienda para buscar la candidatura presidencial panista, y Alejandra Sota, quien fungía como Coordinadora de Comunicación Social de la Presidencia de la República, quienes se asociaron a trasmano con Manuel Arroyo para adquirir la propiedad del periódico. La intervención de Ernesto Cordero y Alejandra Sota resultó relevante porque gracias a sus influencias políticas disminuyeron considerablemente el monto de los pasivos que El Financiero mantenía con distintas dependencias federales, liberando además a la familia Cárdenas Estandía de algunos procesos administrativos que estaban en curso por el incumplimiento de dichos pasivos”.

¿Qué hacen ahora mismo los personajes de la historia?

1.- Alejandra Sota sigue siendo sinónimo de todo lo que está echado a perder en el sistema político mexicano. La revista Forbes llegó a presentar a la ex vocera presidencial de Calderón como uno de los personajes políticos en México con mayor percepción de corrupción.

2.- Ernesto Cordero acaba de fracasar como aspirante a la presidencia nacional del PAN. Su poder ha quedado brutalmente disminuido.

3.- Rogelio Cárdenas Estandía no solo realiza un muy buen trabajo como subdirector de El Universal, sino que recientemente logró un extraordinario triunfo en el periodismo de negocios: la última entrevista que dio el fallecido empresario Lorenzo Zambrano, de Cemex.

4.- Manuel Arroyo ha invertido muchísimo dinero en armar el proyecto de El Financiero, tanto que –ha trascendido– ya no le alcanza para pagar los abonos a la familia Cárdenas Estandía.

“Toma chocolate, paga lo que debes”, dice El Bodeguero. No es mucho lo que Manuel Arroyo debe a la familia Cárdenas Estandía, o no debería serlo para el nuevo propietario de El Financiero cuya nómina anual de periodistas debe ser superior a los 5 millones de dólares que tiene que entregar en abonos fáciles a los exdueños del periódico.

¿Por qué afirmo que la actual nómina de periodistas de El Financiero debe ser de unos 5 millones de dólares al año? Porque es del dominio público que ha contratado columnistas conocidos por muchísimo dinero. Uno de los últimos en ser fichado, no de los más caros, el del seudónimo “Gil Gamés”, fue seducido por algo así como 20 mil dólares al mes. Y la suya es una columna de las menos importantes ya que está construida solo de chistes políticos… o algo así.

El rediseño del periódico le debe haber costado al señor Arroyo unos 500 mil dólares, y debe haber invertido bastante más en infraestructura para montar el canal de TV Bloomberg-El Financiero. Y ya ni hablo de la fiesta de lanzamiento del diario, que seguramente le salió carísima ni de otros gastos que todo el mundo ve.

¿Por qué Manuel Arroyo, si gasta tanto, no se toma un chocolate y paga lo poquito –para él debe ser mucho muy poquito– que debe a la familia Cárdenas Estandía?

Una de tres:

1.- A don Manuel no se le pega la gana pagar, es decir, pretende burlarse de los propietarios originales de El Financiero. Y que los Cárdenas Estandía le hagan como quieran.

2.- Con tanto gasto en periodistas caros, fiestas rumbosas y costosos canales de televisión especializados en finanzas, al señor Arroyo nomás no le sobra para cumplir con la familia Cárdenas Estandía.

3.- Dinero tiene y quiere pagar, pero dado que ha caído en desgracia el político, Cordero, al que lo han ligado desde el origen de la operación mediante la que adquirió El Financiero, pues entonces Manuel Arroyo se está tomando las cosas con calma para reflexionar acerca de los que tendrán que ser sus próximos pasos en un mercado, el de los medios de comunicación, que no ha resultado tan rentable como pensaba; en el que deberá moverse sin apoyos desde el poder, y en el que, para su mayor desgracia, sobran competidores fuertes porque cuentan con recursos empresariales, periodísticos y económicos sobrados –sería el caso de Excélsior, Reforma y El Universal– o bien con un empuje admirable porque, sin abundancia de dinero, basan sus proyectos en el talento de sus editores, como La Jornada y El Economista.

Lo que sea, ha trascendido que la familia Cárdenas ya busca abogados para obligar a don Manuel Arroyo a pagar lo que debe. El chocolate seguramente se lo van a regalar después de que cumpla.

Ver nota original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s