Reforma, 20 años después: el mejor diario impreso con una excelente web, pero… (SDP noticias/México)


Por Federico Arreola, publicado en SDP noticias

Visité no pocas veces las instalaciones de Reforma días antes, y días después, del 20 de noviembre de 1993, cuando este diario nació. Había participado durante varios años, como articulista, en El Norte, de Monterrey, y tuve la suerte de estar en el arranque del nuevo proyecto, en el que permanecí solo tres meses. Cuando dejé Reforma, y desde luego también El Norte, lo que hice fue acompañar a Luis Donaldo Colosio en su campaña electoral presidencial. No como político, pues no lo soy; tampoco como priista, ya que no he militado ni en el PRI ni en ningún otro partido. Simplemente me tocó estar al lado de Colosio durante la última parte de 1993 y el arranque de 1994 cuando lo asesinaron. El próximo 23 de marzo se cumplirán 20 años de su muerte.

El tiempo pasa. Mañana el mundo recordará a John F. Kennedy en el 50 aniversario del magnicidio de Dallas, Texas. Cuando Oswald disparó contra Kennedy el actual director de Reforma, Alejandro Junco de la Vega, era un muchacho de 15 años de edad que seguramente ya se preparaba para especializarse en periodismo porque había crecido, en Monterrey, en el diario El Norte, fundado por su abuelo.

Antes de que Alejandro llegara a la dirección, El Norte era un buen periódico, pero no el que tenía la mejor imagen entre los regiomontanos. Este privilegio correspondía a El Porvenir, hoy tan venido a menos que para todo fin práctico no existe. Las cosas cambiaron cuando Alejandro Junco se hizo cargo de la dirección general. Gracias a su talento, que tiene bastante, la credibilidad de El Norte aumentó exponencialmente y, como empresa, se convirtió en un muy buen negocio.

El Norte llegó al Distrito Federal, con el nombre de Reforma, porque la sociedad capitalina lo pidió. Los líderes de la Ciudad de México estaban desesperados porque sus periódicos eran muy poco independientes, así que voltearon a ver al señor Junco abiertamente para pedirle que fundara un rotativo en la capital del país.

No se podía llamar El Norte porque el DF está bastante al sur comparado con Monterrey; entonces, se buscó un nombre más adecuado. Eran los tiempos del presidente Carlos Salinas de Gortari que, en esa etapa de su sexenio, había encargado la secretaría de Educación Pública a un economista preparado pero bastante curioso como político, Ernesto Zedillo.

Como los nombres de los diarios se registran en una oficina que depende de Educación, y como algún burócrata no quería proceder a autorizar por las buenas el título “Reforma” para el nuevo periódico, Alejandro Junco le envió una carta a Zedillo si no para mentarle la madre, que no es el estilo del propietario del Grupo Reforma, sí para exigirle al que luego sería presidente de México que obligara a sus subordinados a actuar con limpieza. Nada de eso me lo dijo Alejandro Junco ni el entonces director editorial, Ramón Alberto Garza. El que me lo contó fue Ernesto Zedillo, quien consideró que la actitud de Junco era una absoluta falta de respeto.

Los funcionarios públicos estaban acostumbrados a tratar a los directores de periódicos como subordinados. Por lo tanto, Zedillo no supo cómo reaccionar cuando se topó con la socarronería de un editor, de Monterrey, que siempre ha considerado a los políticos como sus empleados, y es que ciertamente lo son, del patrón Junco tanto como del resto de los mexicanos, ya que los políticos viven del dinero que la gente aporta como impuestos.

No solo con actitudes bastante toscas el señor Junco cambió la relación entre los políticos y los periodistas. Lo hizo también, y sobre todo, con un periodismo que sin pretender ser heroico o pendenciero, como el de la revista Proceso, era simplemente objetivo, independiente y crítico. Reforma nació y sigue siendo un diario objetivo, independiente y crítico. Por eso ha sido tan buen negocio.

Reforma es el mejor periódico impreso en México, sin duda. El más creíble y el más influyente, y por lo tanto el que más vende y el que más gana. Ahora, porque internet vino a cambiar las cosas, el producto de papel del señor Alejandro Junco ha venido a la baja. Es una especie de paradoja que la innovación que hizo verdaderamente rico a Junco de la Vega, el internet, sea la que tenga a sus diarios en el peor momento de su historia.

Visionario, Alejandro Junco fue tal vez el primer mexicano que le apostó con ganas e invirtiendo grandes recursos al internet. Por eso, cuando finalizaba el siglo XX y empezaba el XXI, en un auge brutal de las empresas de internet en las bolsas de valores, Junco pudo vender en mucho dinero uno de sus negocios en la web, Infosel, que se integró a Terra, la empresa de internet de Telefónica, de España.

El hecho es que, al margen del patrimonio del señor Junco, los diarios del Grupo Reforma ya no son lo que eran. Circulan cada vez menos y cada día tienen menos páginas, lo que significa que las ventas han caído bastante.

Siempre he pensado que las mejores páginas informativas de internet que hay en México son las de Reforma, El Norte y Mural, los tres diarios del Grupo Reforma. Pero están lejos del líder, que es El Universal, de Juan Francisco Ealy Ortiz. Ocurre así porque no cualquiera puede consultar en internet los diarios de Grupo Reforma. Hay que pagar para hacerlo o estar suscrito a sus productos impresos.

Si Junco abriera sus páginas a toda la gente, le quitaría a El Universal el primer lugar. Pero no lo ha hecho. Ya se verá, cuando lo haga, si es una decisión que se toma a tiempo o demasiado tarde para ganar en un negocio muy complicado y competido.

Junco sabe competir, y lo hace tan bien que, para eliminar competidores, se adueñó de la distribución de diarios en las calles de Monterrey. Años después de que dejé el Grupo Reforma y trabajaba para hacer Milenio, pensé que era buena idea vender en las calles el primer periódico que tuvo el Grupo Multimedios, que es la empresa que está detrás de Milenio. Contraté vendedores para distribuir El Diario de Monterrey en las principales avenidas de la Sultana del Norte. Fueron agredidos, a golpes, por los voceadores al servicio del señor Junco. Cuando un funcionario de El Diario, Juan Ramón Palacios, enfrentó en la calle a un agresivo vendedor de El Norte, el distribuidor de los productos de Junco sacó la peor parte. La empresa de Alejandro Junco quiso hacer de esa riña un caso criminal, y  sus abogados acosaron al empleado de El Diario que simplemente se había defendido.

En la Ciudad de México, Alejandro Junco entendió que necesitaba su propia red de distribución, así que rompió con el monopolio de la Unión de Voceadores. En el conflicto hubo de todo, y Junco ganó. Durante un tiempo se dio en las calles de la Ciudad de México algo así como un duopolio: por un lado, la Unión de Voceadores, y por el otro los vendedores de Reforma que Junco bautizó como “microempresarios”.

En internet es bastante más difícil monopolizar los canales de distribución. Cualquiera, con recursos, puede hacer crecer sus cuentas de Facebook, Twitter y Youtube, que son los principales distribuidores de noticia en la web después de Google, al que también cualquiera tiene acceso.

Muchas veces he mencionado una clasificación pública de portales de internet, la de Alexa. Los primeros lugares los ocupan sitios como Google, Twitter y Facebook. Las webs mexicanas informativas mejor posicionadas son las siguientes:

Lugar

15.- El Universal.

28.- Medio Tiempo, dedicado a deportes, sobre todo a futbol.

35. Milenio.

48.- SDPNoticias.

50.- Esmas, de Televisa.

59.- Excélsior.

68.- Proceso.

70.- El sitio de Carmen Aristegui.

75. Terra México.

78.- Reforma.

94.- El Informador, de Guadalajara.

97.- El Siglo, de Torreón.

101.- El Imparcial, de Hermosillo.

105.- Récord, diario deportivo.

123.- Sin Embargo, que creo es del columnista Jorge Zepeda y otros periodistas.

124.- OEM, que es el grupo de diarios de Mario Vázquez Raña.

128.- Publimetro, diario gratuito.

133.- El Economista.

139.- Sopitas, sitio de un tuitero conocido.

147.- Vanguardia, de Coahuila.

151.- El Debate, de Sinaloa.

158.- Zócalo, de Coahuila.

161.- El Norte.

195.- Animal Político, que creo es de un periodista ligado al PAN, Daniel Moreno.

209.- TV Notas.

224.- Azteca Deportes.

275.- El Financiero, que cambió de dueño pero nada relevante ha hecho desde que lo dirige un empresario afín al grupo político de Ernesto Cordero y Felipe Calderón.

286.- El sitio de Pedro Ferriz.

309.- Radio Fórmula.

326.- La Crónica.

327.- En el Show, un sitio de espectáculos de SDPNoticias, que pronto será la sección de espectáculos de SDPnoticias.

 

424.- Revolución Tres Punto Cero, en el que participan Epigmenio Ibarra y otras personas de la izquierda más radical.

456.- AM, de Guanajuato.

617.- 24 Horas, diario gratuito dirigido por Raymundo Riva Palacio.

632.- Reporte Índigo, del director fundador de Reforma, Ramón Alberto Garza.

1045.- La Razón, diario del periodista identificado con Carlos Salinas, Pablo Hiriart.

1771.- La Silla Rota, de Roberto Rock que es o fue director editorial de El Universal.

3520.- Eje Central, de Raymundo Riva Palacio.

Es difícil saber el lugar de La Jornada, ya que su sitio está en los servidores de la UNAM que tiene el número 34 en la clasificación de Alexa. Estimo que La Jornada, si dejara de su sumar sus visitas a las de la gente que busca información universitaria, estaría poquito abajo de Excélsior.

En fin, Reforma cumplió 20 años. Felicito al más importante editor de diarios que hay en México, Alejandro Junco de la Vega. Felicito también al hombre que más le ayudó a Junco hace dos décadas, Ramón Alberto Garza.

Ver nota original

Anuncios

2 Replies to “Reforma, 20 años después: el mejor diario impreso con una excelente web, pero… (SDP noticias/México)”

  1. Es muy cierto que en este tiempo, el negocio del periodismo, si es visto de esa manera, es más influyente en el ámbito digital, pues la mayoría de la población que aún lee el periódico, ya no lo hace en el puesto de revistas, sino a través del portal del medio que desee consultar.
    De esta manera, es de suma importancia que los periódicos se actualicen continuamente en este ámbito y sean accesibles para todo usuario.
    También es cierto que el periódico Reforma es uno de los medios más solicitados y que el hecho de que también se venda en internet le quita público, pues en esta plataforma el usuario puede, con toda libertad, acceder a otro medio si el primero le rechazo el acceso.
    Si lo que a Reforma le interesa es seguir generando ingresos en este “negocio” del periodismo, puede recurrir a la venta de espacios publicitarios en su portal, como hasta ahora lo ha hecho El Universal y Excélsior, que si bien para el usuario es un tanto desagradable tener que hacer un “click” para rechazar el anuncio, éste no abandona el medio.

  2. ¿Reforma es el mejor periódico impreso en México?
    Mi observación será un tanto dispersa del tema principal, que el autor Federico Arreola, pretende poner a discusión. Sin embargo me parece vital centrarnos en el adjetivo calificativo que le da al periódico Reforma como “el mejor”. Mi primera pregunta sería ¿el mejor para quién? Si bien es cierto que cuenta con una amplia gama de personajes reconocidos dentro de los distintos sectores de la sociedad como columnistas, sostengo que al artículo le faltan argumentos para poder demostrar que es el mejor.
    Más allá de una historia sentimentalista y hasta cierto grado morbosa, no hay un punto de acuerdo que me convenza sobre su superioridad.
    El primer error que encuentro, es la relación entre el que más gana y el que más influye como una relación causal cuando enteramente se podría hablar de una correlación.
    Usando el sentido de la lógica, Reforma no es el más influyente primero por su precio, uno que suele dobletear el precio de la mayoría de los periódicos. Y que también se demuestra fuertemente elitista. Leer el Reforma es entrar a un mundo que no comparten 53.3 millones de mexicanos por no poder sincronizar con sus secciones como “Gente” al no llevar un estilo de vida opulento o siquiera comprender “Cultura” porque hasta para eso hay que tener dinero, uno que a muchos, no les sobra.
    Abrir un periódico como este, significa estar bombardeado de constante publicidad para la clase alta, nunca falta la cobertura a eventos de la Universidad Anáhuac o del ITAM, ni de los coches más caros, o los relojes más finos. El mejor sí, para las personas económicamente bien acomodadas. Y por lo tanto decir que es el mejor de México, es tanto como decir que las mejores personas son las que tienen dinero.
    Mi análisis no pretende ser una crítica al contenido del periódico que es hito de información y periodismo serio. Ni si quiera es una crítica al mercado que ésta dirigido, pues todos los periódicos se enfocan a uno en especial. Pero no se puede hacer parecer a una opinión como nota informativa objetiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s