Marchas, tormentas y ciclos de vida de las noticias (El Universal)


Por José Carreño Carlón, publicado en El Universal

Los medios tienden a ir colocando en segundo plano el tema de las tragedias dejadas a su paso por las agresivas tormentas de la temporada. Es una rutina conocida como el ciclo de vida de las noticias, que tiene poco que ver con la duración de los dramas humanos y sus efectos sociales, políticos y culturales.

Cuando los medios —de todo el mundo— estiman que sus audiencias y lectores se han saturado o fatigado de un tema, lo abandonan. Y ya lo retomarán cuando recobre algún pico informativo o cuando se les fatiguen otros temas. Y allí están, por ejemplo, las temporadas en que periódicamente se reviven y mueren —en términos informativos— los dramas permanentes de Haití o los del hambre en África.

Pero hay ciclos cortos y largos de las noticias, dependiendo de la intensidad de los hechos y de sus efectos. En general, las tormentas, las inundaciones, los temblores y otros fenómenos naturales, junto con manifestaciones estudiantiles, políticas o sindicales disueltas con chorros de agua; o algunos incendios, asesinatos por deudas o pasiones y accidentes de tránsito —con lo vistosas que resultan todas estas imágenes para la tele— suelen atrapar la atención de las audiencias y convertirse en temas de conversación, pero sólo como noticias-espectáculo de un día o de unos minutos.

Campos de batalla

A menos, claro, que —por ejemplo— la manifestación haya sido reprimida a sangre y fuego, como en Tlatelolco 68; o que el terremoto hubiera destruido la capital, como en 1985; o que el homicidio haya sido el de un candidato presidencial, como en 1994; o que el accidente automovilístico en cuestión hubiera cobrado la vida de la princesa Diana, como en 1997. En estos casos los ciclos de vida de las noticias se prolongan por décadas y generan efectos cognitivos con frecuencia distorsionados con el paso del tiempo, mutaciones en las actitudes hacia la autoridad y cambios en los patrones culturales y de comportamiento de la gente en el espacio público.

En la actual temporada de protestas, en los campos de batalla en que, según Pierre Bourdieu se convirtieron los medios de comunicación, los contendientes desplegaron esfuerzos por prolongar, por ejemplo, el ciclo de vida de las noticias relacionadas con las muestras de la disidencia sindical de los maestros. En ese intento, sus aliados pretendieron distorsionar informativamente su desalojo del Zócalo, en busca de influir en las actitudes de la gente hacia la autoridad, tratando de conectar ese hecho con el patrón cultural simbolizado en la sangrienta represión del 2 de octubre de 1968.

Largo plazo

Pero este recurso no podía funcionar con la cantidad de cámaras que captaron los esfuerzos desairados de negociación empeñados por la autoridad y la violencia con la que un grupo marginal de manifestantes intentaba repeler a las fuerzas públicas que despejaron el terreno sin más armas que unos chorros de agua saliendo de unas tanquetas. Un esfuerzo fallido por prolongar el ciclo de vida de estas noticias, vía la distorsión informativa y su forzada conexión con un símbolo de represión criminal del Estado de medio siglo atrás.

En la actual temporada de tormentas, inundaciones y deslaves que sepultan pueblos, con un par de centenares de muertes y miles de historias dramáticas de damnificados y sobrevivientes, sin tener la magnitud del terremoto que destruyó la capital en 1985, sí tiene la potencialidad de hacer permanecer sus noticias en un ciclo de vida largo. La diferencia radica en que en su larga vida estas noticias quedan asociadas a una fallida gestión de crisis, como la del presidente De la Madrid en el sismo de 1985, o la del presidente W. Bush ante el Huracán Katrina en 2005. Y aquí hay que admitir que la gestión de esta crisis por el presidente Peña no sólo no ha permitido los vacíos de De la Madrid y Bush, sino que en el ánimo colectivo no ha dejado de estar al lado de las víctimas desde minutos después de dar el Grito el 15 de septiembre.

Ver nota original

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s