El ‘Washington Post’, ante otra revolución para el periodismo (Perfil.com/Argentina)


  • CAMBIÓ LA PRENSA MUNDIAL CON EL WATERGATE Y AHORA PODRÍA LIDERAR LA TRANSICIÓN A FORMATOS DIGITALES. EL ÉXITO DE AMAZON.

Por Leandro Dario | 11/08/2013 | 02:15

La irrupción de Jeff Bezos con la compra de The Washington Post sacudió al periodismo norteamericano y generó varios interrogantes sobre el futuro de la empresa y de la actividad. Esas dudas apuntaron a si sus contenidos se venderán a través de Amazon, compañía que fundó el multimillonario, si el prestigioso diario se volcará más a formatos digitales y si, en el largo plazo, marcará el principio del fin del diario en papel.
Lo cierto es que Bezos, que anunció que no modificará la línea editorial ni la cúpula del diario, tendrá en el Post una caja de resonancia para hacerse oír en los pasillos de la Casa Blanca, el Capitolio y los rincones del poder de Washington. Pero, además, tendrá que demostrar por qué es uno de los empresarios más innovadores del país.

“El negocio que la familia Graham tenía y llevó a las alturas se tornó insostenible, después de siete años de pérdidas. El negocio, al fin y al cabo, tendrá que soltarle la mano al papel, migrando definitivamente para otros soportes digitales”, explicó a PERFIL Rosental Alves, presidente del Knight Center for Journalism in the Americas de la Universidad de Austin, en los Estados Unidos. “Sería difícil encontrar alguien más preparado que Bezos para liderar una transición como ésa. Muchas de las características que hicieron posible crear Amazon pueden ahora ayudar a transformar el Post –agrega el académico–. Amazon fue la primera empresa en usar en el e-commerce algunas técnicas de personalización que podrían mejorar la relación entre el lector y cualquier empresa periodística. Cuando entro en el Post, el sistema no sabe qué leí antes, qué me interesa más. Amazon sabe quién soy, qué libros compré y cuáles me gustaría comprar”.

Por su parte, Jaime Mantilla Anderson, presidente ejecutivo del Grupo Hoy de Ecuador y titular de la SIP, considera que la venta del Washington Post no plantea un problema para el resto de la prensa escrita. “El dilema es la capacidad de los medios de adaptarse a las necesidades de una sociedad en permanente cambio, utilizando las herramientas que más faciliten la entrega de la información y la interacción con la ciudadanía. La industria norteamericana desde hace algunos años ha perdido lectores e ingresos. Con la venta de diarios a inversionistas de Wall Street, se dejó de lado la calidad periodística para buscar el rendimiento económico”, opinó el empresario periodístico.

Henoch Aguiar, profesor titular de Legislación Comparada en la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Buenos Aires, cree que no estamos ante el fin de los diarios de papel, pero que esas empresas se enfrentan a un desafío y una oportunidad. “En un mundo donde se fragmenta la opinión, hay una fragmentación de audiencia por la multiplicación de medios. Los medios que no tienen una gran capacidad editorial serán reemplazados, mientras que los que pueden mantenerse son aquellos que puedan interpretar la información”, explicó a este diario, al tiempo que ofreció un ejemplo de empresa que supo adaptarse a los nuevos tiempos. “La revista The Economist pudo aumentar sus ventas 15% en momentos en que todos caían, en la crisis financiera de 2008. Los medios tienen que hacer estudios de nicho de posicionamiento de sus marcas mucho más agudos”, completó el ex secretario de Comunicación.

Entre los múltiples escenarios que hay en los Estados Unidos, el experto en tecnología Matthew Ingram, del sitio Gigaom.com, cree que el multimillonario debería cerrar la imprenta del Post, integrar el diario en el ecosistema Kindle de Amazon, generar más pautas publicitarias digitales, personalizar todos los contenidos y reconstruir su sitio web.

El auge de internet conmovió a la industria periodística y la obligó a redefinirse. Sólo Google ingresa más dólares por publicidad que todos los diarios de los Estados Unidos juntos. Y Amazon, la criatura de Bezos, factura tanto como toda la prensa escrita de todo Estados Unidos.

Con la llegada de Bezos, el Washington Post espera revolucionar, una vez más, la prensa internacional. Aún no adelantó cuál será su receta para sacar al diario de la crisis, pero todos esperan que, emulando al rey Midas, devuelva al diario a su época dorada

One thought on “El ‘Washington Post’, ante otra revolución para el periodismo (Perfil.com/Argentina)

  1. Si hay algo que Jeff Bezos conoce, es el valor del trabajo duro y constante, elemento que jugó un papel fundamental en el renovado Washington Post. Aunque actualmente Amazon.com es la tienda en línea número uno de Estados Unidos y su influencia está presente en casi todos los países desarrollados del mundo, el sitio comenzó humildemente como una tienda de libros, en realidad no facturó ganancias sus primeros años, sólo perdidas, pero gracias a la perseverancia del equipo creador y de su fundador, nunca se dio por vencido, su crecimiento fue permanente, no sólo cuantitativamente, sino cualitativamente.
    El Washington Post replanteó su estrategia de publicación digital, pero gracias al liderazgo de Bezos, existe cierto entendimiento de que los frutos de la renovación no serán cosechados a corto plazo, sino a largo. Invertir en más reporteros y editores de noticias posicionarán al diario en el gusto del público de nuevo, una app atractiva cuesta dinero y experiencia en su desarrollo, pero a la larga es benéfica para acercar el medio hacía personas que ahora se mueven en el espacio digital.
    La innovación característica de los medios digitales está siendo aprovechada para crear una conexión emocional con la audiencia: la interacción con los lectores a través de redes sociales o las discusiones en vivo en el sitio web son ejemplos de cómo mantener cautivos a quienes leen la publicación. Bezos comenzó una renovación con evidentes costos y la intención de regresar al periódico a su gloria de antaño, pero seguramente está consciente de que nada de esto se logrará en uno ni en dos años, sino en el futuro a mediano plazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s