Crítica a ‘Gossip girl Acapulco’: Álvaro Cueva (Milenio)


Por Álvaro Cueva, publicado en Milenio

No, no era broma. Ya se estrenó Gossip girl Acapulco, la versión mexicana, en serie, del superclásico de la televisión estadunidense Gossip girl. Obviamente no hay manera de no hacerla garras.

¿Por qué? Porque todo es un disparate. ¿Y sabe qué es lo que más me irrita? Que atrás de esto hay una posición de: me vale.

Lo que estos señores quieren es escándalo, que usted y yo nos rasguemos las vestiduras, que colapsemos las redes sociales, que el tema se trate en todos los periódicos, revistas, programas de radio y de televisión.

Y es que de eso viven: del ruido, de los insultos, de la controversia.

Entre más les peguemos, más golpes, de todo tipo, van a juntar, y entre más golpes junten, más los vamos a sintonizar, más anuncios van a vender y más ricos se van a hacer.

Este título es la cosa más crónica que Televisa nos pudo haber presentado. Es como si su gente nos dijera: no sólo la voy a hacer chafa, la voy a hacer muy chafa y te aguantas.

Vamos a desmenuzar esto para que entienda lo que le trato de decir:

Todas las televisoras, de todos los países, tienen convenios entre sí. Esos contratos las obligan, muchas veces, a grabar refritos de series estadunidenses les guste o no.

Por eso, las adaptaciones de títulos como Brothers & sisters, Desperate housewives, High school musical Glee y Mental se reproducen como hongos por todo el planeta.

O Televisa buscó Gossip girl o Televisa no tuvo más remedio que hacer Gossip girl.

¿Cuál es la diferencia respecto a otros remakes de otras series internacionales? El pudor.

Cuando a los creadores de países como Colombia, por ejemplo, les dicen que van a tener que realizar una versión propia de Grey’s anatomy, en lugar de hacerla en serie, la hacen en telenovela para llegarle a otro público.

Y no solo eso, le cambian el título, le agregan detalles de su cultura y se las ingenian para bajar los presupuestos. Le echan ganas. Punto.

Televisa, en cambio, recibe Gossip girl, ¿y qué dice? Pues la voy a hacer en serie para que la gente que mira series entienda que aquí la que manda soy yo.

Y no solo la voy a hacer en serie, le voy a dejar el mismo nombre y lo voy a contaminar con el de la primera ciudad que se ofrezca a colaborar conmigo, y la voy a hacer con mis presupuestos y la voy a convertir en un tianguis de menciones comerciales.

¡Ahí está la bronca! Gossip girl pudo haber sido una increíble telenovela de Pedro Damián para chavos que jamás tuvieron acceso a esa maravilla.

Pero no, es lo que usted y yo vimos la noche del lunes pasado por el canal Golden Premier y eso duele, eso molesta.

No sé cuál sea su caso, pero yo me puedo inventar 14 mil chistoretes hirientes nada más de lo que vi en el capítulo uno de este proyecto, pero no creo que se trate de eso.

Perrear a Gossip girl Acapulco es darle por su lado, alimentarla, y no, si queremos que esto cambie tenemos que criticarla desde un ángulo que a mí se me hace la verdadera nota de esta producción: la televisión premium.

Mire, objetivamente, Gossip girl Acapulco es una buena serie de televisión para canales de paquete básico. Si no tuviera todos los antecedentes que tiene, será como Los héroes del norte.

A usted le podrá caer bien o le podrá caer mal, pero ahí sí se trabaja, y deberíamos hacerles un reconocimiento a muchas personas.

El problema es que a alguien se le ocurrió colocar esto como gancho publicitario para sumarle suscriptores a Golden Premier, el nuevo canal Premium de Televisa y, pues no.

La televisión premium es la cúspide de la industria mundial de la televisión, donde solo está los exquisito de lo exquisito, donde los presupuestos son enormes y donde solo vemos a los mejores actores.

Ahí se tocan los temas más delicados, se crean espectáculos complicadísimos, se habla como no se habla en ningún otro lado y ni mencionemos lo que pasa con la política, el sexo o la violencia porque entonces sí no vamos a acabar nunca de elogiarla.

La televisión premium es tan elevada que es muy difícil que la podamos ver en canales de paquete básico o en televisión abierta.

Por eso la gente paga más de lo que siempre paga por verla. Por eso pasa lo que pasa con obras maestras como Game of thrones, Mad men y House of cards.

¿Usted cree que Gossip girl Acapulco forme parte de ese círculo? ¿Y por qué? si forma parte de ese círculo ya está anunciada, en unas cuantas semanas, para Telehit y luego para la televisión abierta nacional?

¿Usted va a pagar más de lo que ya está pagando en su cable o antena directa al hogar para ver eso?

¿Ahora me entiende? Esto es un fraude, un abuso, algo que ni siquiera tiene que ver con la producción de este título.

¿Por qué lo permitimos? ¿Por qué le seguimos la corriente? ¿Por qué?

Tan fácil que hubiera sido hacer las cosas bien desde un principio. ¿A poco no?

Ver nota original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s