Al Washington Post le fue imposible escapar de la turbulencia que engulle a los diarios: Dpa, Afp y Reuters (La Jornada)


Por Dpa, Afp y Reuters, publicado en La Jornada

La venta del emblemático diario estadunidense The Washington Post constituye una de las señales más claras sobre cómo está cambiando el poder dentro de los grandes medios de comunicación en Estados Unidos.

El fundador de Amazon, Jeff Bezos, ha conseguido imponerse de forma implacable como el mayor vendedor al por menor de Internet y ahora compra una de las cabeceras más prestigiosas del país con su propio dinero.

Bezos adquirió el medio de información por 250 millones de dólares a título personal, es decir, de manera independiente de Amazon, empresa que fundó y de la cual es presidente ejecutivo. Con una fortuna de 28 mil millones de dólares, esta inversión apenas hace mella en su cartera, pero le da el control de un poderoso baluarte en los medios de comunicación, el segundo en impacto nacional e internacional sólo detrás del The New York Times.

Al diario le ha resultado imposible escaparse de la turbulencia financiera que ha acabado engullendo diarios y otros medios legendarios, señaló el Washington Post en un artículo sobre su propia venta.

La familia Graham, dueña del diario desde hace 80 años, ganó la lealtad de sus empleados por la gestión del medio, famoso por haber desvelado el escándalo de Watergate, que terminó con la renuncia del presidente estadunidense Richard Nixon.

La industria del periodismo impreso vive una fuerte crisis desde el surgimiento de Internet como fuente de información. Tras el anuncio del lunes sobre la venta, Bob Woodward comentó: Es triste, pero se trata de una cuestión de vida (o muerte), destacó quien junto a Carl Bernstein destapó en su juventud el escándalo de Watergate, una de las grandes exclusivas del siglo XX.

Woodward, de 70 años, quien sigue trabajando en el diario, expresó su optimismo por la compra y calificó a Bezos como uno de los verdaderos innovadores de la economía estadunidense, que revolucionó el comercio minorista hace 10 años con su tienda online.

Los Graham tendían a describir su misión no como un asunto monetario sino como una responsabilidad con el interés público, mensaje que fue transmitido por la familia a través de varias generaciones a los directivos del diario.

A fines de la década de 1970, mucho antes del surgimiento de Internet, se hizo evidente que el compromiso con el servicio público de los Graham podría no ser totalmente compatible con el crecimiento que requiere una empresa que cotiza en bolsa.

Katharine Weymouth, nieta de Katharine Graham y ahora editora del Washington Post, escribió el lunes tras el anuncio de la venta al fundador de Amazon, que “si el periodismo es la misión, dadas las presiones para reducir costos y obtener ganancias, tal vez (seguir como una empresa con cotización oficial) no es el mejor lugar para el Post”.

La revolución digital ha maltratado a la industria periodística, pero irónicamente Donald Graham, amante de la tecnología, que ronda los 60 años, rápidamente captó la amenaza que plantea Internet y las oportunidades que presenta, dijo Larry Kramer, ex editor del diario que se convirtió en un empresario de noticias digitales y fundador de CBS MarketWatch.

Ver nota original

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s