¡Gracias y hasta la vista!


Por Antonio Navalón, publicado en El Universal

Antes era más fácil ser periodista, columnista, articulista e incluso, hablador. Hoy es muy difícil. Lo es porque existe la posibilidad inmediata de que la gente te diga si das o no el ancho.

Desde el primer momento que comencé mi colaboración en esta mi casa, EL UNIVERSAL, me inquietó y asustó la interacción con los lectores. Hoy puedo decir que no sólo aprendí sino por fortuna disfruté el juego desarrollado por el periódico de acción-reacción inmediata entre quienes escribimos y ustedes que nos hacen el favor de leernos.

Hoy termino mi colaboración en esta casa editorial y puedo decir que perdí el miedo. Descubrí lo que a estas alturas para cualquiera es evidente: los dueños de los medios son los ciudadanos, ustedes. Nosotros somos transmisores, cronistas de la historia de un día que, como en esos grandes mosaicos, conforman la Historia. Han sido tiempos apasionantes. He sido observador central de un sexenio que agoniza y que está destinado a ser uno de los más profundamente analizados en décadas.

La violencia de la comunicación unida a la violencia de las calles y del momento ha hecho que escribir en este país sea una labor peligrosa y sobre todo una enorme oportunidad de probar, vivir y transitar por los muchos Méxicos que tienen un comportamiento concéntrico.

A partir de aquí, toda la información es de ida y vuelta. Nosotros como comunicadores producimos opiniones pero son ustedes quienes van modelando su verdadero impacto e importancia. Saber que uno va a ser juzgado en el acto nos obliga a usar todos los talentos para pasar la prueba diaria.

Desde el primer momento que comencé a escribir en EL UNIVERSAL hice una pregunta: “¿hay alguien allí?”. Es un gusto saber que no solamente nos leen sino nos combaten, nos corrigen, nos descalifican, nos enfrentan.

EL UNIVERSAL acoge todos los puntos de vista. En el fondo, estas páginas que han defendido mi derecho a equivocarme con el consentimiento, la complicidad y muchas veces el rechazo de ustedes, es una fiel fotografía de lo que es hoy México. He descubierto que es posible tener una opinión y que lo que más importa es poner atención a quienes nos leen, quienes nos cuestionan y nos mantienen.

El día que los políticos sepan tanto como ustedes tendremos un mejor país. El día en el que nosotros, que tenemos la pretensión de que decimos algo que puede interesarle a la gente, también les escuchemos de manera más profunda, tendremos un mejor país.

Hoy es, por el momento, mi última colaboración en EL UNIVERSAL. Quiero dar las gracias pendientes a quienes sostienen el ejercicio de libertad en dos direcciones: libertad como colaborador para expresarme y libertad para usted no sólo para leerme sino para discutirme, cuestionarme, legitimarme o echarme.

Les doy las gracias a mis lectores porque han sido muy generosos conmigo, tanto como los dos directores que me abrieron las páginas y me ampararon durante estos casi cuatro años en esta casa: Jorge Zepeda y Roberto Rock.

Agradezco por todo el tiempo en el que el Presidente del Consejo de Administración, el Lic. Juan Francisco Ealy y el Director General Juan Francisco Jr. también consideraron que mis escritos podían ser una aportación.

En el momento de irme expreso mi sentida aspiración: que el pueblo de México tenga el gobierno no sólo que merece y se le parece sino que lo beneficie y lo engrandezca. Ahora sé que eso no depende sólo de los gobiernos sino de la acción de la sociedad.

No me despido porque al final la vocación por la libertad y la capacidad de pensar, de discutir, de rechazar o de aceptar tiene en EL UNIVERSAL una muy buena representación. La generosidad y el ejercicio de democracia llega hasta tal extremo que me permiten decirles adiós dándoles las gracias.

Como le pasa al país, es importante ejercer el derecho a la equivocación y yo voy a ejercer mi derecho a cambiar. A quienes me quieran seguir con mi agradecimiento profundo a esta mi casa, EL UNIVERSAL, los veré desde otro medio. Hasta la vista…

Ver nota original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s