Agenda Pública- Análisis del acuerdo de medios sobre cobertura de violencia


Jueves 24 de marzo 2011

Conductores: José Carreño y Gabriela Warkentin

Invitado: Javier Tejado, experto en derecho de información

 

El día de hoy se firmó un acuerdo sobre la cobertura de la violencia en los medios de comunicación. Dentro del marco de Iniciativa México se reunieron 450 medios, 170 de ellos fueron periódicos. México es uno de los sitios más peligrosos para ejercer el periodismo. Es por esto que los medios acordaron una estrategia para proteger la libertad de expresión, a sus periodistas, y también para evitar el terror en la población. Se trata de acuerdos editoriales entre las empresas informativas. De igual forma independientemente cada medio puede elaborar el propio, tal y como lo hizo El Universal.

Arranca José Carreño el programa con el tema de hoy: el acuerdo para la cobertura de la violencia. La propuesta vino del gobierno y se desarrolló dentro del proyecto de Iniciativa México. ¿Qué contiene y qué no contiene el acuerdo?

 

Antes de aclarar los puntos del acuerdo, Javier Tejado, experto en derecho de información e involucrado en la firma del acuerdo, opina que fue un acuerdo que tardó mucho tiempo en construirse y el paraguas de Iniciativa México sirvió para coordinar a los medios. En su opinión hubo dos detonantes para la firma de este acuerdo: la violencia que estaban sufriendo diarios y emisoras y la muerte del narcotraficante Beltrán Leyva en Cuernavaca donde los medios transmitieron las imágenes de unos marines muertos. Desde ahí se empezaron a construir esbozos de acuerdos que hoy se concretan.

 

Gabriela Warkentin señala que se nos olvida que esto no nació de la noche de la mañana. Menciona que “hace tiempo llevábamos sugiriendo que hacía falta un acuerdo para ayudar a reconstruir el tejido social dañado por las informaciones de violencia”. En su opinión, el detonante que más pegó fue la imagen del cuerpo del narcotraficante caído rodeado de billetes, pues fue una imagen totalmente innecesaria. Pero ¿por qué el marco de Iniciativa México fue donde se llevó a cabo este acuerdo? Pues la cobertura mediática e Iniciativa México son dos cosas muy distintas.

 

Tejado responde que este evento es una plataforma donde ya había cientos de medios. Los medios decidieron que esta era una oportunidad para sacar adelante el proyecto del acuerdo. Ya anteriormente muchos medios estaban haciendo este esquema individualmente. Algunos críticos dicen que este acuerdo es para beneficiar al gobierno, lo cual no es totalmente correcto, opina. Por ejemplo, uno de los apartados del acuerdo es que no hay transmitir las detenciones que hace el gobierno. Este acuerdo esta más enfocado a las audiencias

 

Dentro de los criterios editoriales del acuerdo, hay uno en el que José Carreño hace énfasis para el análisis: no convertirse en vocero involuntario de la delincuencia organizada. Este punto es indiscutible para todo país. Ya se había hecho esto en otros países, por ejemplo en España todos los medios acordaron que no podían ser complacientes con la ETA.

 

Todo código de ética, como es este, supone una autocrítica. Se ha estado informando mal y se trata de corregir. Se trata de mejorara el periodismo que se hace, comenta Carreño. Sin embargo se cuestiona cómo se va cumplir y hacer cumplir este acuerdo ¿Como hacer exigibles a las audiencias??

 

En referencia a este cumplimiento, Warkentin menciona que al final de documento se señala la creación de un observatorio ciudadano. Argumenta que esto no se puede quedar solo firmado por los medios, pues se convierte en una carta de buenas intenciones. Sino que sean las audiencias, que ya teniendo un documento, le pueden exigir a los medios que lo cumplan

 

Javier Tejado considera que sí es importante un observatorio ciudadano para que las audiencias tengan un balance de cómo están actuando los medios. Señala que en el acuerdo no hay sanciones, se habla de responsabilidad con tus audiencias y tus periodistas. Si no existe este órgano en México se pierde credibilidad. “Yo creo que aquí se trata de un órgano que coayude a los medios en beneficio de la audiencia. Hay que trabajar conjuntamente medios y academia” opina Tejado.

 

Para José Carreño, se debe estimular a las audiencias a que exijan el cumplimiento del acuerdo. El tema es qué instrumento de autorregulación de medios y se necesita el equivalente de un órgano regulador que exija el cumplimiento.

 

Pero se trata también que los medios locales tengan sus instrumentos, añade Gabriela Warkentin. Hay la paradoja de que el acuerdo también funcione para ellos, sino la postura va a ser solo del centro del país.

 

Ante este señalamiento, José Carreño advierte que corremos el riesgo de hacer las cosas desde la capital, hacer las cosas “muy a la chilanga”

 

Tejado aclara que sí se pensó en la postura de los medios estatales. Recalca que entre todos hay que construir un acuerdo que funcione para todos.

 

Hablando de unidad, Carreño indica que este fue un escenario donde aparecieron juntos las figuras de los medios a pesar de sus choques públicos. Estuvieron medios antagónicos presentes: TV Azteca, Milenio TV, Televisa, entre otros.

 

Grupo Radio Centro por fin se sumó a este proyecto, indica Tejado. “No solo es un buen acuerdo de medios, sino también de la academia y las empresas.”

 

Aunque son diferentes Iniciativa México y este acuerdo, es favorable que dentro de este marco se unan los medios, opina Warkentin. Así mismo menciona que hay q tratar de sumar a los medios universitarios porque varios de ellos están en los estados de la república. Comenta que a raíz de que se juntan varios actores de poder puede existir una sospecha de qué estarán planeando, pero “si nos empezamos a acostumbrar que por ciertas causas vale la pena juntarnos y tomarnos juntos una fotografía”.

 

Esto contribuye al esclarecimiento, pues todos los medios han cubierto mal el tema y por eso ya se crearon estar normas, opina Carreño.

 

Respecto a la sospecha, Tejado comenta que siempre ha existido pero no se debe olvidar que este es un acuerdo público. “Teníamos ya meses trabajando en el acuerdo y en 30 días estará el observatorio ciudadano. Son cosas q ayudan a construir un mejor país”

 

Warkentin menciona que una de las sospechas que más se articuló hoy es si vamos a aplaudir todo lo que haga el gobierno, por lo que pide que este tipo de declaraciones hay que aclararlas. Tejado responde que quizás algún comunicador estaba leyendo la versión ejecutiva, la cual no involucra todo lo que hoy se firmó en el acuerdo.

 

5 Replies to “Agenda Pública- Análisis del acuerdo de medios sobre cobertura de violencia”

  1. Iniciativa México 2011
    El acuerdo de “Iniciativa México 2.0” representa una decisión llena de matices, es difícil catalogarla de buena o mala. Por un lado existe la postura desde los medios firmantes de la iniciativa de que existen colegas quienes en su abierta oposición al gobierno federal, lo critican de manera incesante para crear la percepción de que la administración actual no funciona y debe ser cambiada urgentemente.
    El terrorismo se puede definir como un acto violento contra una persona o institución que se magnifica en los medios de comunicación para generar terror en la opinión pública, si bien esta posibilidad es real, resulta difícil determinar cuando los medios informan o en verdad “juegan de parte del crimen organizado”.
    Lo que es verdaderamente cierto es que existe una realidad de violencia ante la cual no pueden evadir los medios de comunicación, hay que tomar en cuenta que aunque pueda infundirse el terror en la opinión pública debido a la forma de difundir la información, los problemas de país y en particular los de la delincuencia organizada no son creación de lo informado sino problemas objetivos y concretos que no desaparecerán mediante la auto censura.
    Es difícil catalogar a esta unión como algo pernicioso para el interés público, pero resulta más complicado creer en las buenas intenciones de quienes la fomentan, y me refiero particularmente a Televisa, pareciera que esta empresa busca legitimarse de nueva cuenta mediante su “responsabilidad social” pero quienes conocen un poco de la materia sabemos que en lo que le compete verdaderamente, sigue siendo una empresa completamente irresponsable con la sociedad, tan sólo hace falta analizar sus contenidos mediáticos para saberlo.
    Tal parece que los firmantes tratan de hacerse ver como “los buenos de la película” y “hacedores de lo que el gobierno no puede hacer”. Un problema severo que vislumbran los analistas, es que mediante este tipo de uniones se lleva a cabo una división entre buenos y malos entre las organizaciones periodísticas, mientras unos se presentan como afines a los intereses de la nación, quienes conservan posturas críticas se convierten de inmediato en los malvados que favorecen los intereses del crimen organizado, se pierde todo tipo de balance.
    En opinión de Edgardo Buscaglia, él mira con mucha sospecha cuando los oligopolios se juntan para gerenciar el flujo de información a la opinión pública; los oligopolios son parte la otra parte del sistema político corporativista, ellos dependen del sistema político y el sistema de ellos creando una relación simbiótica muy poco sana para un país que intenta consolidar la democracia. Los oligopolios manipulan, contienen y tergiversan la información.
    Por otra parte, el especialista en telecomunicaciones Jenaro Villamil, equipara esta versión de la iniciativa México con la del año pasado, en el fondo lo que pretende es crear un ministerio de la información y controlar la opinión pública, se trata de poner a los medios de comunicación como los “responsables” de la situación.
    El periodista Gerardo Albarrán, menciona que los grupos delictivos han vencido al Estado en la lucha propagandísitica, actualmente tienen más poder que el gobierno para transmitir sus mensajes y se ha fracasado rotundamente en la estrategia de comunicación al informar a la gente de los resultados en la “guerra contra el narco” o por lo menos justificar el porqué del uso del ejército en las calles y el accionar de la seguridad pública.
    En primera instancia parecemos encontrarnos ante una iniciativa sana y positiva para el país, pero lejos de fomentar la unión de los medios de comunicación, más bien crea una división entre los medios buenos y malos, aquellos que apoyan al gobierno federal y los que apoyan al “crimen organizado”. Habrá que estar muy pendientes de cómo se lleva esto y de clarificar si lo que se observa no es en realidad una unión de la mayoría de integrantes del cuarto poder para censurar la información incómoda al gobierno y marcar líneas editoriales cerradas. En esta cuestión, los mexicanos corren el riesgo de que los medios de comunicación les presenten una realidad que no corresponde con lo ocurrido verdaderamente, de que se dicte un modelo de opinión pública desde unos muy bien identificados centros de poder.
    En el balance general, creo que los puntos negativos del acuerdo y el sospechosismo inmediato que me provocan los oligopolios unidos, me llevan a considerar este suceso como más malo que bueno, a coincidir en que es un ejercicio corporativo-político-mediático. Finalmente, sea cual sea la verdadera intención de este acuerdo, no deja de ser importante mencionar el decálogo al cual se comprometen los firmantes del pacto:
    1) Proponer criterios editoriales comunes
    2) No convertirse en vocero involuntario del crimen organizado
    3) Dimensionar adecuadamente la información
    4) Atribuir responsabilidades explícitamente
    5) No prejuzgar culpables, exponer como inocentes a los detenidos hasta que se demuestre lo contrario
    6) Cuidar a víctimas y menores de edad
    7) Alentar la denuncia y participación ciudadana
    8) Proteger a los periodistas
    9) Solidarizarse como grupo ante cualquier amenaza a los medios
    10) No debemos difundir información que ponga en riesgo las actividades gubernamentales o propague datos de los operativos en contra de la delincuencia organizada. Esto no quiere decir que los medios dejen de cubrir el tema y de criticar las acciones de combate realizadas desde el gobierno.

  2. En el marco de Iniciativa México, más de 700 medios se sumaron a integrarse bajo una línea editorial para tratar el tema de la violencia en México desatada mayoritariamente por la “guerra” que el gobierno tiene contra el narcotráfico.
    Me parece que regular las notas de los medios de comunicación es una medida para controlar el espacio informativo con contenido específico que alguna persona desea que aparezca, las elecciones, las alianzas, las peleas entre monopolios y la desacreditación de uno hacia el otro (temas que no se han regulado).
    El contenido violento que es lo que se reclama aparece en los medios, y lo que en primera instancia se desea controlar, creo que si es relevante que se regule, pero la cantidad de medios de comunicación que en su mayoría difunden este tipo de imágenes o violencia explícita no es muy grande, incluso aparece en mayor medida en medios electrónicos, los cuales no están regulados.
    No interferir en las acciones de gobierno es uno de los objetivos del presente acuerdo en el que no hay sanciones, solo la responsabilidad con la audiencia y periodistas que se han visto desprotegidos al hablar de estos temas. Habrá que ver ahora los nuevos temas que se manejen en la agenda y la manera en la que esta homogeneización editorial tranquilice a la sociedad, otro de los fines del mencionado acuerdo.

  3. Pacto mediático sobre la cobertura del narco

    El hecho de aplicar una autocensura por parte de los empresarios de la comunicación parece más un discurso creado desde el Gobierno Federal que desesperadamente intenta cambiar la visión sobre su estrategia en el ya muy gastado tema del narcotráfico.

    Los grandes consorcios mediáticos sumando esfuerzos, tal pareciera que coquetean para obtener preferencias en el tema de las telecomunicaciones, a cambio de un mejor panorama nacional con miras a las próximas elecciones.

    Omitir información es no dejar huella de los acontecimientos, lo que trae a consecuencia que la única vía para generarse una opinión sea la línea de comunicación gubernamental, con probabilidades de ser altamente positiva y victoriosa: esperemos el discurso oficial el primero de septiembre a ver qué tanto el gobierno ganó la narcoguerra.

    Periodismo vendido con promoción, y en el mismo paquete. La ética profesional es interna; cada quien sabe lo que dice y por qué lo dice. ¿Qué ya no hay supuesta oferta y diversidad; el principio democrático de tener la opción de elegir? Alineados sean los grandes informadores que con sus actos altruistas callan sus voces en pro de obtener jugosas adquisiciones.

    Lo interesante será ver qué tanto se limitan y hasta dónde llega el juicio para publicar lo que podría ser concerniente e importante en nuestra sociedad, así como bajo qué coyunturas respetan el dichoso acuerdo. No me sorprendería que desconozcan el mes de marzo cuando su bolsillo se vea amenazado por alguna próxima dificultad, que merezca un cambio de plan.

  4. Se quiere corregir la mala información que se ha difundido, creando un observatorio ciudadano, para que sea la audiencia la que exija a los medios que realicen bien su trabajo. Para lograr esto se han reunido 450 medios.
    México es uno de los países en los que mueren más periodistas, ante esto los medios de comunicación, y principalmente los periódicos han tenido que tomar sus propias medidas para salvaguardar la vida de sus trabajadores, los cuales se ponen en riesgo en el cumplimiento de su deber.
    Ahora resulta que para el gobierno federal, han sido estos los encargados de difundir información exagerada que altera la tranquilidad del país. Uno de los apartados de esta iniciativa es dejar de transmitir las detenciones que hace el gobierno, lo cual es ilógico porque han sido ellos mismos los que han convocado en muchas ocasiones a los medios para grabar la forma tan “eficaz” en la que se esta desmantelando al crimen organizado.
    Pero esta idea se pensaba desde hace varios años, recordemos las declaraciones que hizo Calderón en 2010, en las cuales reclamó a los medios que el gobierno tenía que pagar primeras planas mientras que los criminales obtienen de los medios publicidad gratis. Ahora quieren llegar a un acuerdo por la discreción como el que se firmo en Colombia en 1999.
    La realidad que se vive en México es alarmante, la ola de violencia nacional ha incrementado debido a la guerra que el ejecutivo declaró al crimen organizado. Batalla en la cual cada día mueren civiles inocentes, dejar de informar de manera veraz seria un error.

  5. Ejercer el periodismo en México es una actividad de alto riesgo. Los periodistas están expuestos a diversas situaciones peligrosas. La integridad física como mental, se ponen en juego. Un acuerdo entre los medios de comunicación para “proteger” a los periodistas es necesario para el escenario que tiene México.
    Me parece que debería ser más preocupante la integridad de los periodistas que la regulación de las noticias, a pesar que está integrado en el acuerdo. Debería tener más relevancia dentro del documento. Los medios de comunicación tienen la responsabilidad de crear protocolos de actuación para salvaguardar a los periodistas. Por supuesto, algunos medios de comunicación tienen la intención de proteger a sus empleados, pero es necesario tener acciones en común entre medios para proteger a sus periodistas. Los medios de comunicación podrían tener protocolo de actuación del propio medio y otro desde gobierno. Con el objetivo de que el protocolo interno contenga acciones básicas para actuar y el respaldo del gobierno.
    Sobre la regulación puede caer en censura, por lo cual es necesario que diversos actores sociales se involucren en el proceso. Es oportuno que el observatorio funcione con una diversidad de integrantes, con el objetivo de evitar cualquier tipo de censura. Hay diversos puntos del acuerdo que siempre han sido necesarios dentro de los medios. Por ejemplo, cuidar a menores de edad y víctimas y no exponer a los detenidos.
    Menores de edad y detenidos, son grupos que su privacidad puede ser altamente vulnerada. Ambos grupos dejan de tener control de su información personal, vulnerado su privacidad. También se dificulta que tengan acceso a su derecho de olvido. Ya que las noticias donde están involucrados éstos grupos son muy difundidas. Este acuerdo es un primer paso para prevenir diversas situaciones que afectan al periodismo. Aunque, atrae otros problemas como un probable censura dentro de los medios de comunicación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s