El Istmo de Tehuantepec, bajo la ley de Los Zetas/amenazas a periodistas (Milenio)


Video interrogatorio, 2da parte obtenido por Milenio.

 

El Locochón, miembro del grupo de sicarios, narra cómo la banda tiene bajo su servicio a servidores públicos para controlar las carreteras, realizar levantones y secuestros, además de amenazar a periodistas.

El Istmo de Tehuantepec, la región de México considerada como estratégica para el país por la cercanía entre las costas oceánicas de Oaxaca y Veracruz, es una zona donde el cártel del Golfo ejerce su propia ley por medio de Los Zetas, su brazo armado. Para ello se valen no solamente de halcones, jefes de grupo, sicarios y comandantes en los que se divide la organización delictiva, sino que también cuentan con la colaboración de policías municipales, ministeriales y federales, de acuerdo con Marco Vinicio Cobo, El Locochón, miembro de la banda detenido en abril pasado. 

El reportero de nota roja convertido en zeta, interrogado por militares de la sección segunda del Ejército en una videograbación obtenida por MILENIO, revela que la banda originaria de Tamaulipas tiene bajo su servicio a servidores públicos oaxaqueños para controlar carreteras, realizar levantones y secuestros, amenazar a periodistas de la región y asesinar a militares, como sucedió con el caso del sargento José Luis Canseco López, agente de inteligencia militar degollado en el puerto petrolero de Salina Cruz.

 

—¿Qué autoridades están organizadas con Los Zetas? —pregunta el militar.

 

—Bueno, pues en una libreta, en el departamento que vi, están municipales de Juchitán, Tehuantepec, Salina Cruz, ministerial de Ixtepec, ministerial de Salina Cruz, ministerial de Tehuantepec, ministerial de Juchitán, ministeriales y municipales de Marqués.

 

—¿Tienes los nombres?

 

—No, nada más venían ahí con apodos. Venía Hermano, ese Hermano nunca supe qué significó, pero venía Reivi, que era personal de la ministerial, venía Me, que era de la ministerial de Juchitán, Miste que era de la ministerial de Matías, y otro que era de la ministerial de Salina Cruz, y los demás venían como Papá… y después decía Juchitán, Tehuantepec, marcados.

 

—¿Con quién consiguen las armas?

 

—Ahí desconozco, señor, porque de eso se encargaban ellos. Eso no lo hacíamos nosotros.

 

—¿Qué otras autoridades están involucradas?

 

—Por lo que tengo entendido, también de la AFI, pero nunca tuve oportunidad de ver números telefónicos o nombre de ellos.

 

—Autoridades municipales…

 

—Hasta el momento nada más esos, como le acabo de comentar.

 

—¿Cuántos han secuestrado?

 

—Hasta donde sé, supe lo de Bracamontes (empresario secuestrado), que lo secuestraron y tengo entendido que se les escapó, y la líder del problema de cuando levantaron al militar, cuando fueron a alquilar el departamento.

 

“El militar se estaba acercando”

 

El militar al que se refiere El Locochón es José Luis Canseco López, sargento segundo, quien pertenecía al 13 Regimiento de Caballería Motorizada del Ejército en Ciudad Ixtepec.

 

—¿Qué sabes de la muerte del militar?, reanuda el interrogatorio.

 

—Por lo que dice Franco, que cuando estábamos ahí en el departamento cuando leímos el periódico, me dijo que era de inteligencia militar y que ya se estaba acercando mucho.

 

—Descríbeme los hechos…

 

—Ese día a mí me pasan a dejar a mi casa como a las tres o cuatro de la tarde, me llevaron a un departamento en el edificio B-7 de los condominios de la colonia Petrolera, departamento 301. Ahí me dicen que me voy a quedar, que no tenía derecho a salir, que me coordinara con Franco para ver a qué hora íbamos a hacer guardias, que el que estaba a cargo de todo ahí era Franco, que tenía que hacer lo que él me dijera.

 

Me dijo Franco que si no era yo el que iba a ir al departamento iba a ser él… Entonces, como a las, no me acuerdo exactamente a qué hora de la noche, venía una camioneta roja tipo americana con una leyenda de California atrás, la reportamos porque nos habían dicho que si la veíamos la reportáramos, andaban buscando esa camioneta. Entonces un… que está ubicado en la frontera avisa que pasó la camioneta, mandó un mensaje por teléfono.

 

—¿A qué hora fue eso?

 

—No me acuerdo exactamente de la hora, pero era antes de la medianoche. En… mandan mensaje y el teléfono lo contesta Franco y Franco da novedades de que habían visto la camioneta.

 

—¿A quién da novedades?

 

—Esa información se la da a Tarzán. Entonces reportan que venían unos camiones del Ejército a esa hora y mandan a checar por qué no habían pasado por Tehuantepec. Entonces mandan al Metralla a checar la autopista…

 

—¿Qué sucedió, qué echaron en la camioneta?

 

—¿En la camioneta roja? Por lo que sé, el militar amaneció muerto en… por lo que salió en el periódico.

 

—¿Quién se llevó al militar?

 

—Pues los que estaban ahí, el Tarzán, Texas, Magui, Katia son los que estaban.

 

—¿A dónde llevaron al militar?

 

—A Matías Romero…

 

—¿En qué se lo llevaron?

 

—En una pick up roja.

 

—¿Quiénes lo mataron?

 

—Pues tengo entendido que fueron ellos los que lo mataron.

 

—¿Quiénes?, da nombres.

 

—El Tarzán, La Katia, El Texas, La Magui, El Buitre y El Zorro.

 

—¿Dónde lo mataron?

 

—Tengo entendido que se lo llevaron a Matías.

 

—¿Por qué lo mataron?

 

—Pues, por lo que me dijo Franco, porque era de inteligencia militar y se estaba acercando mucho, es lo que tengo entendido.

 

Amenaza a periodistas

 

Junto al cadáver degollado del soldado, halla el 20 de marzo, había varias bolsas con cocaína y cerca de 20 mil pesos en efectivo.

 

—¿Qué sabes de la droga que dejaron? —preguntan a El Locochón.

 

—Pues de la droga y el dinero tengo entendido que lo dejaron para que pareciera un ajuste de cuentas, para que pareciera que él estaba metido dentro del narcotráfico también.

 

—¿Quién planeó eso?

 

—La Katia, El Texas, La Magui, El Buitre y El Zorro.

 

—¿Qué drogas dejaron?

 

—Tengo entendido que dejaron varios miles de pesos y varias bolsas de cocaína.

 

—¿Con qué propósito?

 

—Para que pareciera un ajuste de cuentas por el narcotráfico y que pareciera que él estaba metido en las drogas.

 

—¿Qué mensajes dejaste?

 

—Los mensajes no los puse yo, porque yo estaba en el departamento con Franco. En el periódico se veían las fotos con un papel que no se alcanzaba a ver.

 

—¿Qué le dijo Franco a los periodistas para que no sacaran el mensaje en el periódico?

 

—Bueno, lo que tengo entendido, de cuando trabajé en El Sol del Istmo, es que ya estaban amenazados. Cuando estuve comisionado en Huatulco vendiendo periódicos y levantando la nota policiaca, me prohibieron sacar una nota de unos detenidos que tenían armas y me dijeron que no se podía sacar.

 

—¿A qué medios tienen amenazados Los Zetas?

 

—A El Sol del Istmo y el del sur y tengo entendido que están amenazados los de El Imparcial.

 

—¿Quién los amenaza?

 

—La gente de arriba.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s